jueves, 4 de junio de 2009

EL LADRÓN QUE DISPARÓ.


El ladrón que disparó fue probablemente un chico de la calle, varias veces preso. De él surgió toda la marginación a que lo sometieron desde chiquito y también el resentimiento.

El ladrón disparó al policía que lo perseguía, y pensó: "otra vez en cana , no". El ladrón disparó, pero no le dió al policía, sino que su tiro le pegó a una nena de 17 años, justo en el estómago.

El ladrón disparó y le dió a una chica hermosa e inteligente que lloraba mientras moría. Lloraba y pedía por su mamá mientras moría. Era una nena de 17 años, muerta por la bala de un ladrón, que fue torturado cuando estuvo detenido, tal vez golpeado y violado cuando vivía en la calle, hambreado y maltratado.

Ese día mató. Mató a una nena hermosa que comenzaba a vivir y que murió sin entender. Murió pidiendo por la mamá.

Chicos contra chicos. Miseria. Hoy velamos a la chica. El chico que la mató hace mucho que esta muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada