viernes, 12 de junio de 2009

MURIÓ RODOLFO ALMIRÓN, GENOCIDA DE LA AAA


Rodolfo Almirón, un oscuro policía expulsado de la fuerza por armar negocios sucios y crímenes alevosos, fue además organizador y jefe de la tenebrosa banda terrorista de ultraderecha Triple A.

Fue Lopez Rega quién ya investido como secretario privado de Perón y su esposa Isabel, y ascendido a ministro de Bienestar Social, le dió a Almirón la posibilidad de reingresar a la Federal y quien, de un plumazo lo promovió a inspector, oficial principal y subcomisario. Con licencia para matar.

Si el Brujo fue quién concibió y financió la organizacion criminal estatal, Almirón fue su brazo derecho en la tarea de combatir a todos aquellos que pensaban distinto. La Alianza Anticomunista Argentina, nnca entró en combate con la guerilla. Sólo amenazó y asesinó a periodistas, intelectuales, sindicalistas y sacerdotes.

Se le atribuyen a Almirón los asesinatos de Julio Troxler, el abogado y ex diputado Rodolfo Ortega Peña, el del pensador marxista Silvio Frondizi, quien fue acribillado a balazos en la cabeza y luego arrojado su cuerpo a un descampado de Ezeiza,y el del padre Carlos Mugica.

Al caer en desgracia Lopez Rega, la Triple A que tenía dos ramas, una policial y la otra militar se unificó en las vísperas del golpe del 76.
Para entonces, Almirón ya había huido. En julio del año 76 se había entregado junto a un pequeño grupo de matones que fueron detenidos en la residencia de Olivos y en donde se incautó decenas de armas y hasta panes de trotyl que se cargaban en los baúles de los célebres y temidos Ford Falcon verdes.

Cuando López Rega escapó del país, su lugarteniente le siguió los pasos rumbo a España. Su pista se perdió hasta el año 2006.
Reabierta la causa Triple A en la Argentina, la prensa española lo ubicó en Torrent, cerca de Valencia. Fue extraditado, procesado y enviado a la cárcel de Marcos Paz. Por razones de salud, se le otorgò la prisión domiciliaria.

Murió Rodolfo Almirón, otro genocida, lejos de donde debería haber pasado el resto de su días, la fría y oscura cárcel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada