lunes, 22 de junio de 2009

LAS NUEVAS VICTIMAS DE LA CRISIS.


Mientras los estados de las grandes potencias mundiales siguen inyectando cifras astronómicas para sostener a bancos que paradojicamente se desvalorizan cada vez mas, millones de personas comienzan a sufrir las consecuencias sociales de la actual situación financiera global. De acuerdo con un informe elaborado por Oxfam, una ONG de origen británico, "la vida y posesiones de 1.000 millones de las personas más pobres del mundo están bajo serio peligro, como consecuencia de la escalada en los precios de los alimentos y los efectos directos de la crisis financiera mundial".

En su sitio de Internet, Oxfam se presenta como una organización dedicada a efectuar programas de desarrollo a largo plazo y sostiene que su objetivo es "poner fin a las reglas injustas de comercio, pedir mejores servicios sanitarios y educativos y combatir el cambio climático". Duncam Green es uno de los responsables del informe, denominado "Crisis Global de Alimentos", y en declaraciones a la agencia de noticias mexicana Apro aseguró que con mucho menos del dinero que los países desarrollados están destinando a la banca financiera podría solucionarse los problemas de hambruna y pobreza global. "Con los 700.000 millones de dólares con el que el gobierno de Estados Unidos piensa salvar a Wall Street se podria erradicar la deuda acumulada de 49 de las naciones mas pobres del mundo -que suman 375.000 millones de dolares- y quedaria dinero extra. Green agrego que la suma destinada por la Reserva Federal para salvar a la banca estadounidense es equivalente "a siete años de la ayuda global, que fue de 104.000 millones de dolares en 2007. Y suficiente para erradicar toda la pobreza mundial para los proximos dos años, ya que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo -Pnud- calcula que llevaria 300.000 millones de dolares hacer que la poblacion mundial salga de la linea de la pobreza".

Precisamente el informe de Oxfam denuncia que "mientras los paises ricos se afanan por afrontar las otras dos crisis globales agudas -el elevado precio del petroleo y la precaria situacion del sector financiero -la atencion que dedican a la crisis de los precios de los alimentos es mucho menor". Recuerda que en la ultima cumbre de la FAO, celebrada en Roma en junio de 2008, se anuncio la aportacion de apenas unos 12.300 millones de dolares para promover la proteccion social, "algo que contrasta enormemente con la respuesta de la comunidad internacional a la actual crisis financiera, para la cual se han movilizado ingentes recursos financieros en cuestion de dias".

Otro dato interesante que aporta el trabajo de Oxfam es que de esta crisis global hay quienes estan obteniendo reditos extraordinarios. Por ejemplo, Thailands Charoen Pokphand Foods, uno de los principales grupos en Asia, preve un aumento de sus ingresos de un 237 para este año, las ventas globales de Nestle se incrementaron un 8,9 por ciento en la primera mitad de 2008, y Monsanto, la empresa de semillas mas grande del mundo, reconoce haber haber aumentado su ingresos en un 26 por ciento entre marzo y mayo de 2008.

Oxfam caracteriza la actual crisis como "una tormenta perfecta" que nace de "un numero de causas complejas e interrelacionadas, como las politicas de biocombustibles, los altos precios de la gasolina, un aumento en la demanda y las reglas injustas en el comercio mundial". Un coctel motorizado por las grandes potencias y de cuyos efectos aun se ignora su alcance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada