sábado, 17 de noviembre de 2012

PARANA SE SUMA A LA CRUZADA

El Gobierno Municipal cerro los ocho prostibulos que funcionaban en la Ciudad. La medida, explicó la intendenta Blanca Osuna, apunta a combatir la trata de personas y la explotación sexual. En el prostíbulo más antiguo de la ciudad instaló la sede del Consejo Municipal de la Mujer. Rescataron a unas ochenta mujeres.
 

Comparta esta nota con un amigo

E-Mail de su amigo
Su nombre
Su E-Mail
El gobierno municipal de la ciudad entrerriana de Paraná, encabezado por la intendenta Blanca Osuna, se sumó a la cruzada contra el funcionamiento de prostíbulos: cerró todos los cabarets, whiskerías y locales de la zona donde se ejercía la prostitución e inauguró en Pensión 14 –una de las casas de citas más antiguas de la capital provincial– el Consejo Municipal de la Mujer, como “un espacio para resignificar y restituir derechos”. En diálogo con Página/12, Osuna señaló que la decisión de clausurar los ocho albergues que funcionaban en Paraná significó “visibilizar una problemática que involucra a muchas mujeres que todos los días son explotadas sexualmente”.
“Como senadora trabajé en la elaboración de la Ley de Trata de Personas Nº 26.364 –sancionada en 2008– y apenas asumí la intendencia de Paraná, a fines del año pasado, decidí que había que inspeccionar los lugares que estaban habilitados como bares sin elaboración de comida y modificar la ordenanza municipal Nº 8955, que permitía su funcionamiento.”
Las acciones comenzaron a mediados de febrero y desde ese momento y hasta mayo se cerraron los prostíbulos Pensión 14, Barrabás, Reina de la Noche, La Escalera, Que Quen, El Zorzal y otros dos locales, con lo cual Paraná se convirtió en una ciudad libre de prostíbulos. En mayo de este año y con la aprobación de la Ordenanza Nº 9005, que “prohíbe el funcionamiento en la capital entrerriana de todas las casas o locales con acceso abierto o restringido, que permitan a sus propietarios, administradores o terceros obtener lucro, ganancia o comisión por la explotación sexual o el ejercicio de la prostitución con o sin consentimiento”, se le dio marco legal a la iniciativa impulsada. La nueva legislación municipal estableció también “la caducidad automática, la inhabilitación de por vida para la tramitación de cualquier licencia comercial y la aplicación de multas para los propietarios de locales donde se constaten actividades de explotación sexual”.
“En los procedimientos pudimos rescatar a unas ochenta mujeres que ejercían la prostitución y que se encontraban en condiciones infrahumanas, es decir, convivían en medio de la suciedad en estos locales y con un alto riesgo de contraer enfermedades. Lo más llamativo es que al ser consultadas, muchas de estas mujeres decían que ‘estaban allí por su propio consentimiento’, pero estoy convencida de que la prostitución no es una opción que satisfaga, sino que tiene que ver con una práctica cultural que está vinculada con la miseria, con la pobreza y con la necesidad, como bien lo dicen muchas mujeres que la ejercen”, expresó Osuna.
Como contrapartida, desde la Oficina de Empleo municipal se trabaja para la inclusión de las mujeres que estaban en esos sitios en talleres de capacitación en oficios, que duran entre dos y nueve meses. Además, se les posibilita líneas de financiamiento de hasta 15 mil pesos para el desarrollo de microemprendimientos, en articulación con el Ministerio de Trabajo de la Nación.
La intendenta relató que “todos los allanamientos a los locales fueron diferentes. En algunos lugares hubo mayor resistencia a dejar lo que estas mujeres consideraban su única fuente de trabajo”. Además, comentó que “la prostitución establece una relación que no es laboral, sino de explotación, ya que las mujeres entregan el 50 por ciento de su pase en prácticas donde se expone al máximo su intimidad”. La intendenta dijo a este diario que “en total encontraron a unas ocho mujeres víctimas de trata provenientes de la provincia de Buenos Aires o de nacionalidad dominicana, que a través de reclutadores eran llevadas a Paraná para prostituirse, algo que desde el municipio comprobaron en diálogo con las víctimas, todas ellas mayores de edad”.
Además, dijo que con la inauguración del Consejo Municipal de la Mujer en un lugar donde desde hace más de cincuenta años se ofrecían mujeres para ser explotadas sexualmente, “el gobierno local apostará al desarrollo personal de las víctimas, mediante diversas actividades de concientización que reforzarán el valor simbólico de la lucha por los derechos de la mujer”.
 
Informe: Sabrina Améndola.
 
Fuente: Pagina/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada