lunes, 4 de noviembre de 2013

LA DESIGUALDAD SOCIAL , BAJO LA LUZ DE LAS GRANDES VIDRIERAS.

Pibes intoxicados con pegamento en el Alto Palermo.


Hace unos dias, once chicos menores de edad debieron ser hospitalizados por un masivo cuadro de intoxicación, tras inhalabar pegamento que tenían dentro de una bolsa de polietileno. Estaban en la puerta del Alto Palermo Shopping y fueron trasladados al hospital Fernández, donde horas después fueron dados de alta. “Son chicos y chicas en situación de calle que están en esa zona desde hace años”, confirmó la legisladora por Buenos Aires para Todos, Laura García Tuñón.
Desde el Consejo de Menores y del Ministerio de Desarrollo Social porteño indicaron que el viernes por la mañana fueron a buscar a dos de los chicos porque no habían dormido en el alojamiento que les habían brindado. En ese momento, y tras denuncias de vecinos, comprobaron que los niños estaban en los alrededores del centro de compras. “Es importante destacar que esta información tomó estado público porque hablamos del barrio de Palermo y de la entrada a un conocido shopping. Cuando la intoxicación sucede en zonas que han quedado en los confines de la Ciudad esto se naturaliza y no es noticia”, afirmó Tuñón. “Es importante que la gente entienda que hablamos de niños y niñas que están en peligro, y necesitan de una base de políticas universales que garanticen los derechos económicos y sociales, que les permitan poder pensarse a futuro.”
Los once pibes fueron trasladados en ambulancias del Same al Fernández, con apoyo del personal de la comisaría 21, para atenderlos. Desde el Ministerio de Desarrollo Social informaron que varios de los menores se negaron a ser atendidos y se fueron del centro asistencial, al tiempo que los restantes fueron dados de alta horas después. “Los trabajadores de la niñez vienen denunciando que se hace muy poco en la promoción de derechos y prevención. Parece que al PRO sólo le importa ‘que no se vean pibes en la calle’ en lugar de abordar la problemática de fondo”, dijo la legisladora.
Gilda Manco, Plenarista del Consejo de Derechos de Niños/as y Adolescentes, planteó que “la noticia sobre los once chicos intoxicados es un emergente extremo de la vulneración de derechos en la que se encuentran nuestros pibes. El consumo de sustancias tóxicas en estos contextos es el resultado de no garantizarle condiciones de vida plena”.

Fuente: Miradas al Sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada