miércoles, 6 de noviembre de 2013

LAS PREGUNTITAS DE FRANCISCO

Bergoglio envió a todos los obispos 39 preguntas que deben ser respondidas antes del sínodo del año próximo. Consulta sobre los divorciados vueltos a casar, el matrimonio entre personas de igual sexo, el aborto, los métodos anticonceptivos. Aquí, el cuestionario.







“¿Existe en el país una ley civil de reconocimiento de las uniones de personas del mismo sexo equiparados, de algún modo, al matrimonio?”; “¿qué atención pastoral es posible desarrollar en relación a las personas que han elegido vivir según este tipo de uniones?”; “¿cómo es anunciada a los separados y a los divorciados casados de nuevo la misericordia de Dios?”. Ayer se dieron a conocer las preguntas que preparó el papa Francisco para los fieles de todo el mundo sobre temas cuya reflexión considera “urgente y necesaria”: el matrimonio igualitario, el control de natalidad, el aborto, la adopción por parte de las parejas del mismo sexo, el divorcio, la maternidad subrogada, entre otros. El cuestionario está dirigido a las distintas conferencias episcopales para elaborar un documento introductorio con vista al Sínodo de Obispos Extraordinario sobre la familia que se realizará el año próximo en Roma. Las respuestas podrán ser enviadas al Vaticano hasta enero del 2014 y se recomienda a los obispos consultar con sus fieles.
La encuesta está conformada por 39 preguntas que apuntan a permitir a las iglesias particulares “participar activamente en la preparación de un sínodo extraordinario”, según señaló en conferencia de prensa su secretario general, Lorenzo Baldiserri. La reunión con los obispos y cardenales de todo el mundo, convocada por Francisco el mes pasado, se celebrará del 5 al 19 de octubre del año próximo en el Vaticano. “Para iniciar el proceso de consulta se invitó a las diócesis a difundir el documento de forma capilar en los decanatos y parroquias con el fin de obtener datos concretos y reales”, agregó Baldiserri.
Previo a las preguntas, el documento enviado a los obispos plantea un cuadro de situación: “En el tiempo que estamos viviendo, la evidente crisis social y espiritual llega a ser un desafío pastoral, que interpela la misión evangelizadora de la Iglesia para la familia, núcleo vital de la sociedad y de la comunidad eclesial. La propuesta del Evangelio sobre la familia en este contexto resulta particularmente urgente y necesaria”. Y, en el mismo tono, más adelante agrega: “Hoy se presentan problemáticas inéditas hasta hace unos pocos años, desde la difusión de parejas de hecho, que no acceden al matrimonio y a veces excluyen la idea del mismo, a las uniones entre personas del mismo sexo, a las cuales a menudo es consentida la adopción de hijos”. El documento enumera otras “problemáticas inéditas” que surgieron en el último tiempo como “los matrimonios interreligiosos”, “la difusión del fenómeno de la maternidad subrogada”, las “formas de feminismo hostil a la Iglesia” y el “pluralismo relativista en la concepción del matrimonio”. Sin embargo, el escrito reconoce que la urgencia para plantear estas cuestiones se debe a “la debilitación o el abandono de la fe en la sacramentalidad del matrimonio”.
Entre las preguntas, se indagan cuestiones como el porcentaje estimado en cada comunidad de parejas separadas y divorciados vueltos a casar, qué piden esas personas a la Iglesia y qué actitud asumen las iglesias particulares ante esta situación. “¿Existe una pastoral orientada a la atención de estos casos?”, interroga el escrito.
En el apartado titulado “Sobre el matrimonio según la ley natural”, se pregunta: “¿Es comúnmente aceptado, en cuanto tal, el concepto de ley natural en relación a la unión entre el hombre y la mujer, de parte de los bautizados en general?”. Y: “¿Cómo es contestada, en la práctica y en la teoría, la ley natural en lo que respecta a la unión entre el hombre y la mujer en vista de la formación de una familia?”.
En otro de los apartados, referido a las enseñanzas de la Iglesia, la encuesta se pregunta si éstas “son integralmente aceptadas” y si “se verifican dificultades para ponerlas en práctica”. “¿Cómo se difunden las enseñanzas de la Iglesia en el contexto de los programas pastorales?”. “¿En qué medida dichas enseñanzas son realmente conocidas, aceptadas, rechazadas y/o criticadas en ambientes extra eclesiales?”
La Conferencia Episcopal Argentina –que preside monseñor José María Arancedo– se encuentra reunida esta semana en Pilar analizando el cuestionario para poder remitir una respuesta al Vaticano.
La convocatoria al sínodo fue realizada por Francisco el pasado 8 de octubre. Este tipo de asamblea, de la que participan obispos, arzobispos y presidentes de las conferencias episcopales del mundo, se llevó a cabo solo en dos ocasiones: en 1969 y en 1985. De acuerdo con los estatutos del Sínodo de Obispos, la asamblea general extraordinaria se reúne “cuando los temas a tratar, aunque relativos al bien de la Iglesia Universal, requieren una solución rápida”.
En el apartado titulado “Sobre la apertura de los cónyuges a la vida”, se interroga sobre la postura de la Iglesia en torno del aborto y los métodos anticonceptivos no naturales, contenida en la encíclica Humanae Vitae:
- ¿Tienen los cristianos un real conocimiento de la doctrina de la Humanae Vitae sobre la paternidad responsable? ¿Qué conciencia se tiene del valor moral de los diferentes métodos de control de los nacimientos?
- ¿Es aceptada la mencionada doctrina moral? ¿Cuáles son los aspectos más problemáticos que dificultan la aceptación en la gran mayoría de los matrimonios?
- ¿Qué métodos son promovidos de parte de las iglesias particulares para ayudar a los cónyuges a aplicar la doctrina de la Humanae Vitae?
- ¿Cómo se puede promover una mentalidad abierta a la natalidad? ¿Cómo se puede favorecer el aumento de los nacimientos?
Fuente: Pagina/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada