miércoles, 2 de noviembre de 2011

UN BOLETO PARA LOS ESTUDIANTES



El beneficio alcanza a los alumnos de la UNLP y la UTN platense y lleva la tarifa de colectivos a un peso. “Es una reivindicación histórica del movimiento estudiantil”, destacó la Federación Universitaria y recordó La Noche de los Lápices.

Entró en vigencia el boleto universitario platense que, por ahora, funcionará en las líneas de colectivos locales y beneficiará a los alumnos regulares de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y también de la UTN. “Es una reivindicación histórica del movimiento estudiantil”, destacan desde la Federación Universitaria de La Plata y apuntan, a su vez, que es necesario ir por más: lograr la extensión del boleto a nivel provincial y nacional. Basándose en los proyectos elaborados por los propios estudiantes, el gobierno municipal de Pablo Bruera elaboró un texto propio que fue aprobado por unanimidad en el Concejo Deliberante. Ahora, las autoridades de la UNLP están iniciando gestiones para que haya un boleto de alcance provincial. Varias ciudades y universidades del país ya cuentan con beneficios similares para sus estudiantes.
En La Plata, el boleto se puede usar de lunes a sábado, de 7 a 23, y su costo es de 1 peso. Para el resto de los pasajeros, las tarifas dentro de la ciudad son dos: 1,10 (primera sección) y 1,90 (segunda). El alcance del nuevo boleto estudiantil es local y deja afuera importantes líneas de colectivos como la 273, 202, 214, 275 y la 307, que conectan a la ciudad con su periferia: el problema es que allí vive gran parte de los alumnos que estudian en La Plata. Los que viajan desde Ensenada o Berisso, por ejemplo, no entran en el beneficio y pagan la tarifa de 1,90.
La iniciativa fue apoyada por siete consejos directivos de las diecisiete facultades de la UNLP, y se reunieron más de cinco mil adhesiones estudiantiles a su favor. “El boleto universitario es una lucha histórica. Celebramos haberlo conseguido en la misma ciudad donde se secuestró a compañeros por la misma reivindicación –dijo el presidente de la FULP, Cristian Deleón (Frente Darío Santillán), recordando La Noche de los Lápices–. Por eso salimos a plantear nuestro reclamo, a disputar un modelo de sociedad. Ahora buscamos que el boleto tenga un carácter interurbano, y vamos a encabezar jornadas nacionales para que pueda contemplarse a nivel nacional.”
También la Franja Morada presentó su propio proyecto a la municipalidad. En rigor, con sus matices, la mayoría de las agrupaciones estudiantiles apoyan la medida, lo que demuestra el grado de consenso alcanzado por el boleto estudiantil. También hay cierto consenso en la necesidad de avanzar aún más: “Si bien es un logro, y por eso lo apoyamos, también entendemos que es bastante específico –advirtió la dirigente de Miles Verónica Sforzin–. Es necesario empujar la campaña por el boleto estudiantil nacional. Los ejes son el 50 por ciento de descuento para estudiantes de nivel superior en corta, media y larga distancia, y la gratuidad para estudiantes de los niveles de escolaridad obligatoria”.
El presidente de la UNLP, Fernando Tauber, ya mantuvo encuentros con funcionarios del área de infraestructura de la provincia en busca de ampliar el alcance del boleto: “Con el mismo empeño que supimos gestionar este logro ante las autoridades locales, lo estamos haciendo con los principales referentes políticos y legisladores provinciales –aseguró Tauber– para lograr que este beneficio se extienda a todas las líneas de colectivos que recorren la ciudad y sus alrededores”. Además, las últimas construcciones de la universidad se han emplazado lejos del centro urbano, y son mayoría los estudiantes que toman colectivos de dependencia provincial.
Varias universidades y ciudades del país cuentan ya con medidas similares. A fines del 2009, en la ciudad de Córdoba se aprobó el boleto que disminuía un 28 por ciento la tarifa. En Rosario se aprobó un boleto universitario urbano que beneficia a los estudiantes con el 50 por ciento de descuento, cuando antes tenían sólo el 20 de bonificación. La ciudad de Santa Fe cuenta también con su boleto, de carácter interurbano. Bariloche, por su parte, también tiene boleto estudiantil municipal, como el de La Plata. En Mendoza, en cambio, el boleto es provincial y beneficia tanto a los alumnos de universidades públicas como privadas, y a los que asisten a institutos terciarios. En Catamarca, por último, se presentará un proyecto de boleto universitario en los próximos meses. Mientras, el Congreso tiene pendiente tratar un proyecto de ley para crear el boleto estudiantil nacional.






Informe: Agustín Saavedra.
//

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada