martes, 11 de diciembre de 2012

UN GRUPO DE FAMILIAS QUE DEFIENDE LA ESCUELA PUBLICA

“Familias por la educación pública” organiza festivales y trabaja con las autoridades escolares para que sus hijos reciban mejor educación.
 
En el marco de una tendencia que le da a la educación privada cada vez más alumnos y muestra un virtual estancamiento en la matrícula de las del Estado, “Familias por la educación pública” es una organización que, desde el compromiso de los padres, busca resistir este embate y lograr que la educación pública siga siendo “el mejor lugar para hacer del mundo un lugar mejor”. Habla Ernesto Golomb, un vecino de Villa Urquiza comprometido con esta causa. Tiene dos hijos, uno en la primaria y otro en la secundaria, ambos en escuelas públicas.
La agrupación funciona desde 2009 y una de sus actividades es realizar festivales de música al aire libre (como el último de Parque Avellaneda, a principios de noviembre) para difundir y concientizar sobre la importancia de la educación libre y gratuita.
Además, cuenta que trabajan codo a codo con las autoridades escolares, y que suelen poner plata de sus bolsillos para que las cosas funcionen. “Hay veces en que se quedan sin detergente y tenemos que comprarlo nosotros. De otra manera no pueden limpiar los colegios”, cuenta este padre.
Golomb cree que la principal responsabilidad en esta situación la tiene el Estado. “En la Ciudad sigue habiendo aulas con 40 alumnos en condiciones imposibles. Y días en los que no hay clases, no por los paros docentes sino porque las aulas se inundan después de una lluvia”. También opina que existe una competencia desleal entre las privadas y las públicas: “Este año se multiplicó el subsidio de las escuelas privadas y vivimos una profunda desigualdad”.
Golomb, ferviente defensor de las escuelas del Estado, rescata que allí “pasan cosas maravillosas desde el punto de vista educativo y social, se mezclan chicos con realidades socioeconómicas diferentes y se construye ciudadanía. Las condiciones en que esto se logra son dificilícimas y los docentes y los padres le ponemos el cuerpo”.
En cuanto a la calidad educativa, asegura que “a la hora de querer ingresar a los colegios universitarios (Buenos Aires, Pellegrini), los que provienen de escuelas públicas tienen tanto o mejor rendimiento que los de las pagas”.
 
Fuente: Clarin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada