martes, 14 de julio de 2009

13 CHICOS CAEN POR DIA EN ARGENTINA EN LAS REDES DEL TURISMO SEXUAL.


El viaje incluye sexo. Sexo con menores de edad. El pasaje, la estadía en el hotel, los cotos de caza en el sur, los botes para la pesca en el norte, las excursiones del caso, la entrada a los museos, la cena en un restaurante. Y sexo, pago, con nenes y nenas pobres, que viven en barrios marginales y que provee el hotel o un intermediario amigo del hotel que se lleva una suma suculenta, en euros o en dólares, y arregla a la victima con un par de zapatillas nuevas o un MP4. De eso se trata el turismo sexual en Argentina. Las organizaciones que trabajan en la explotación sexual comercial de menores de edad –un delito que incluye el tráfico y la trata de personas, la pornografía infantil y el turismo sexual, entre otras prácticas aberrantes-, advierten que tras la caída de la convertibilidad, Argentina no sólo se volvió un destino atractivo para el turismo tradicional. Al igual que los países más pobres de Centroamérica, donde la problemática crece desde hace años a la par de la pobreza , el país de las Cataratas del Iguazú y del Glaciar Perito Moreno, se volvió un paraíso para los turistas pederastas. Según estadísticas de la Policía Federal, citadas por Periodismo Social en un informe difundido este sábado, por día, trece chicos argentinos caen en las redes del turismo sexual. La cosa podría ser más espeluznante. Fuentes de esa misma fuerza y de las organizaciones que trabajan sobre la problemática, afirmaron que la mayoría de los casos no son registrados y las cifras reales, podrían triplicar esos números.



SIEMPRE IGUAL. El informe advierte que el método de captación de los chicos siempre es el mismo: son niños y adolescentes vulnerables, en situación de calle, captados por adultos en plena vía pública, a cualquier hora del día y llevados a hoteles de lujo -y no tanto- donde son abusados sexualmente por turistas. La Red Alto al Tráfico y la Trata de Niños, Niñas y Adolescentes (RRAT), denunció hace poco que en las villas 21 y 14 se captaban menores de edad de entre 11 y 16 años para llevarlos a un hotel del centro porteño de una importante red internacional.



“Siempre hay intermediarios y en general, son empleados del hotel, de las remiserías, de las agencias turísticas o mujeres que se dedican a la prostitución y hacen el enlace”, explicó a Críticadigital el coordinador nacional de la Red, Fernando Mao. Las modalidades del turismo sexual son dos. Por un lado, el all included, a través del cual los turistas arreglan en el "combo" el sometimiento de menores con agencias y/u hoteles. Por otro, están los pederastas que viajan por su cuenta y hacen los contactos una vez que llegan al destino. “En el caso de la trata de personas la mayoría de las victimas son mujeres pero en el turismo sexual, la demanda de los varones es cada vez mayor”, agregó Viviana Caminos, otra de las integrantes de la RRAT. La activista señaló que en los cotos de caza del sur y en las lagunas donde se pesca, en el norte del país, las excursiones muchas veces incluyen las prestaciones sexuales de los chicos ya sean provistos por los hoteles o por sus familias, que los ofrecen en las inmediaciones. “Hace poco recibimos la denuncia de una mujer de Corrientes, de Villa Vista, porque a la hija la habían subido a uno de los barcos que sale con turistas para pescar”, contó Caminos y dijo que la RRAT recibe un promedio de 10 denuncias diarias, telefónicas y a través de la página web, con picos de 30 consultas cuando los medios exponen el tema en programas periodísticos como La Liga o en ficciones del prime time como Vidas Robadas. Pese a la resistencia que genera en el mundo empresario, la problemática se impone y de a poco, gana terreno en el ámbito de las regulaciones. La Secretaría de Turismo, el Ministerio de Justicia y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) debaten, junto a los organismos de la ONU y las cadenas internacionales de hoteles, la realización del Código de Conducta que genere consenso en torno a la erradicación de estas prácticas delictivas y promueva la denuncia.




DELITOS GRAVES:. El turismo sexual es un delito que se cruza, muchas veces, con la trata y el tráfico de personas esto es, la captación, transporte, traslado y recepción de personas, bajo amenaza o coacción, rapto, fraude, engaño y abuso de poder, con fines de explotación. “Todos los delitos se unen. Muchos de los chicos que son ofrecidos para servicios de turismo sexual son victimas de trata”, afirmó a Críticadigital Daniela Cinillo, de la Fundación María de los Ángeles , la organización creada por Susana Trimarco, la mamá de Marita Verón la joven que fue secuestrada en abril de 2002 por una red de tráfico de personas. Trimarco todavía busca a su hija, que continúa secuestrada, creo la fundación y ya intervino en el rescate de casi 150 víctimas. Cinilo señaló que en Tucumán, las cadenas hoteleras también son las que ofrecen este “servicio vip” y que el delito es posible porque hay complicidad, policial y judicial, y porque “se naturalizaron muchas cosas”. “Esta porque quiere”. “Lo hace porque le gusta”. Son algunas de las frases que justifican el delito.



“Tucumán es una provincia de captación. Hay provincias de paso y provincias de explotación como Córdoba, la Capital Federal y la Patagonia”, explicó Cinilo y advirtió que a partir de la crisis del 2001 además de la oferta hacia el exterior, creció la trata interna. “Son argentinos que explotan argentinos –continuó-. Ya no conviene traer mujeres del exterior”. El informe de Periodismo Social indica que el 90% de los niños que desaparecen son secuestrados para destinarlos al mercado de la pedofilia en Capital Federal, un cálculo relevado a través de informantes clave y organizaciones sociales que trabajan la problemática porque los datos oficiales no existen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada