domingo, 19 de julio de 2009

REPORTAJE A LAS PELOTAS EN EL DIARIO LA CAPITAL DE ROSARIO


“La verdad es que conseguimos algo difícil que es como una frescura, que cada tema tenga su propia vida. Hay algo que va más allá de la música, que es la emoción y lo logramos”. Así definió Germán Daffunchio la idea detrás de “Despierta”, el último álbum de estudio de Las Pelotas. El cantante y guitarrista contó a La Capital cómo fue el proceso de creación del álbum que viene acompañado por un DVD y que está disponible en las disquerías.


-En varios temas mencionan la necesidad de volver a creer, la importancia de los sentimientos. Aunque conservan una actitud contestataria, ¿hay también un mensaje esperanzador?
-Me alegra que se note. De distintas maneras el disco tiene un mensaje esperanzador, sino sería “matate” o “muere de una vez” (risas). Pero es real. Ese tema es una especie de mantra religioso, cuando uno está en ese estado en que dice “a ver loco, vamos para adelante, que venga alguna buena”. La consigna era disfrutar de la grabacion. La verdad que conseguimos algo que es difícil de conseguir que es una frescura, que cada tema tenga su propia vida. Hay algo que va más allá de la música que es la emoción y lo logramos.


-¿Cómo le hacen lugar a la esperanza en medio de la crudeza de temas como “Saben”, el corte de difusión del álbum?
-Creo que de alguna forma lo que decimos representa a una porción de la gente. Toda nuestra vida siempre fuimos iguales. No estamos cambiando un discurso. Al contrario, seguimos diciendo lo que sentimos y lo que vemos. Y lo que decís sobre las palabras esperanzadoras, es empezar a poder proyectar como si fuera una nueva actitud a partir de que despertás.


-¿La inclusión de un coro de chicos en ese tema que abre el disco tiene que ver con eso?
-Claro, si yo sólo digo, como en el tema, “dicen que cooperarán a arreglar el mundo cuando en realidad les chupa un huevo”, podrán pensar: “Uy, mirá este loco de Daffunchio, estos siempre igual, putean…”, pero al ponerles chicos es algo fuerte porque esas son las generaciones futuras.


-¿La ausencia de Alejandro Sokol los hizo pensar en una especie de refundación de la banda?
-Primero hay una parte humana que es la más importante, con una amistad de toda la vida y lo que significa la partida. Sé que si estuviera vivo estaría orgulloso del disco que hicimos. Después nada más. No he hablado y no quiero hablar por respeto a su memoria. Me alcanza con decir que era mi hermano y que su espíritu va a estar siempre presente en la banda.


-Este es el primer disco en el cantás solo. ¿Te sentís cómodo en ese rol que antes compartías con él?
-Nunca aspiré a tener lo que tengo ahora, ir al frente y todo eso. A esta altura de mi vida es tanto lo que disfrutamos que si tengo que hacer eso lo hago. Pero no es que me creo que ahora soy un divo de la voz (ríe). Nos tuvimos que enfrentar a cosas complejas, duras y tristes y siempre prevaleció nuestro espíritu guerrero. Es más, el día que me falte un brazo trataré de tocar la guitarra con una sola mano (risas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada