miércoles, 21 de octubre de 2009

HACE 40 AÑOS MORÍA JACK KEROUAC


Un día como hoy, hace 40 años, nos dejaba Jack Kerouac, uno de los máximos exponentes de la «generación beat» y escritor de culto gracias especialmente a su novela «En el camino», que se convertiría en la referencia de numerosos jóvenes y no tan jóvenes que soñaban con esos aires de experimentación y libertad que ruzumaba la obra.


Jack Kerouac nació en Lowell (Massachusetts) el 12 de marzo de 1922 en el seno de una familia canadiense de lengua francófona y no aprendió a hablar inglés hasta los seis años.


A la literatura llegó pronto. Con diecisiete años ya estaba escribiendo sus primeros textos, influenciado por autores como Hemingway,
Thomas Wolfe o Jack London. Antes había tenido tiempo de descollar en el fútbol americano, pero una lesión en la pierna le impidió desarrollarse en este campo profesionalmente. Un sueño frustrado que le llevó a enrolarse en la marina mercante, donde esperaba vivir grandes aventuras. Cada vez que atracaba su barco, Kerouac cogía lápiz y papel y se dejaba llevar por su pasión literaria.

Posteriormente se trasladaría a Nueva York, ciudad en la trabaría amistad con Allen Ginsberg, William S. Burroughs y
Neal Cassady, los otros grandes referentes de lo que no tardaría en conocerse como «generación beat». Un termino éste que nació de una conversación entre el propio Kerouac y John Clellon Holmes y que quedó inmortalizado gracias a un artículo publicado por este último en el «New York Times Magazine». El rechazo a los valores clásicos de la sociedad estadounidense, la influencia de la filosofía oriental la libertad en materia sexual y el uso de sustancias alucinógenas constituían algunas de las señas de identidad del movimiento.


Un escritor fascinante.


La primera novela de Kerouac, «El campo y la ciudad», veía la luz en 1950. En ella relataba sus dificultades para adaptarse a la vida en las grandes metrópolis. Pero lo mejor estaba por llegar. Su afán de rebeldía le llevó a emprender un viaje por todo Estados Unidos junto a Neal Cassady que acabaría desembocando en tierras mexicanas. Más tarde vertería esa experiencia en las páginas de «En el camino», novela que le encumbraría definitivamente como uno de los grandes de las letras norteamericanas y cuya redacción le llevó apenas tres semanas. Una velocidad de escritura que no era sino el reflejo de la rapidez con la que vivía Kerouac.


Narrado por Sal Paradise, álter ego del escritor, el texto arranca presentando a Dean Moriarty, que no era otro sino Cassady, como instigador de las peripecias que ambos vivirían en esas desoladas carreteras que tantos lectores del libro han recorrido después tratando de emular sus aventuras. Chicago, Colorado, Utah, California Nueva York, Texas y, finalmente, México D.F. eran algunas de las paradas de este alocado viaje de autodescubrimiento en el que el jazz, el sexo y las drogas eran compañeros inseparables de los protagonistas.


Un relato que sigue fascinando medio siglo después de su publicación y que constituyó el cénit de la carrera de un escritor que no volvería a conocer un éxito similar pero que también encandiló con novelas como «El ángel subterráneo» o «Los vagabundos del Dharma».


Testimonios todos ellos de la genialidad de un escritor que nunca pudo emanciparse de sus demonios interiores y que acabó despeñándose hacia el abismo con la compañía del alcohol, del que no consiguió librarse ni yéndose a vivir a la casa materna de Northport, Long Island. Apenas tenía 47 años cuando un derrame interno, provocado por la cirrosis que padecía, acabó con su vida el 21 de octubre de 1969. Su tormento se extinguía pero su obra es imperecedera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada