martes, 12 de febrero de 2013

EL OBISPO CASADO TODAVIA SIGUE LEVANTANDO SU VOZ A FAVOR DE LA JUSTICIA Y LA LIBERTAD

 Reúnen sus escritos en un libro, Jerónimo Obispo: un hombre entre los hombres.
 
 
 
A mediados de los años sesenta, un joven obispo y una mujer, enamorados, rechazaron el dogma de la incompatibilidad entre el amor divino y el amor humano, en un enfrentamiento con la jerarquía vaticana que culminó con la formación del Movimiento de Sacerdotes Casados. Jerónimo Podestá creaba por entonces serios inconvenientes a la dictadura militar de Juan Carlos Onganía, con su trabajo misionero en las barriadas obreras de Avellaneda. El amor que lo unía a su compañera Clelia Luro resultó también una dificultad en el seno de una sociedad todavía muy ligada a la sumisión total a ciertas instituciones sociales. Pero a la vez es un ejemplo de los anhelos de cambio que abrigaban aquellas generaciones hambrientas de libertad.
Hace unos dias se presento Jerónimo Obispo, un hombre entre los hombres, un volumen a cargo de la propia Clelia Luro de Podestá, publicado por Ediciones Febro. Construido a partir de un valioso archivo que reúne cartas abiertas, análisis, textos y conferencias recogidos durante sus 33 años de vida compartida, Clelia consigue trazar lo que ella misma denomina "una autobiografía post mortem" de Jerónimo.
Jerónimo y Clelia fueron militantes activos contra los diferentes gobiernos cívico militares que usurparon el poder en la Argentina, debiendo exiliarse en los años sesenta para escapar de los Escuadrones de la Muerte de la dictadura del general Videla. De regreso, vivieron en Buenos Aires, participando no sólo del Movimiento de Sacerdotes Casados sino de acciones en defensa de los Derechos Humanos. Falleció el 23 de junio de 2000. <

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada