martes, 19 de febrero de 2013

NUEVE HORAS QUE INICIARON UNA LEYENDA

El 11 de febrero de 1963, los Beatles registraron su LP debut. Todos los detalles, y la opinión de Juanchi Baleirón de Pericos y el ingeniero Mario Breuer.
 
Por Sebastian Grandi
 
Al parecer, la mañana del lunes 11 de febrero de 1963 era bastante fría, según contó alguna vez el operador de cintas de los estudios Abbey Road de Londres Richard Langhan a la revista Prosound News. Aquel día, bien temprano, cuatro veinteañeros oriundos de Liverpool llegaron a la sala 2 para registrar lo que sería el álbum debut de The Beatles.
Se cumplieron 50 años del histórico momento en que John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr grabaron, en una sola jornada, el disco que los llevaría a iniciar el camino para ser la banda de rock más famosa de historia.
Please please me se registró a lo largo de 9 horas 45 minutos de trabajo bajo las órdenes del productor George Martin, que los había visto en vivo en uno de los legendarios shows del cuarteto en The Cavern Club, y quería plasmar en un LP toda la potencia que la banda tenía en vivo. Langahn recuerda que aquella mañana no sabía quiénes eran los Beatles, pero notó que sus equipos estaban viejos y gastados por el excesivo uso, fruto de las constantes giras que el grupo realizaba por toda Inglaterra. Y que dentro de los estuches de sus instrumentos había cientos de cartas y mensajes de sus fans pidiéndoles canciones de su repertorio basado en clásicos del rock and roll y varias composiciones propias, algo muy poco habitual para la época.
El 11 de febrero de 1963 no fue, sin embargo, el debut de The Beatles en Abbey Road. Ya habían registrado en 1962 las canciones "Love me do" y "PS I Love you", que se editaron juntos como simple en octubre de ese año. Luego grabaron el hit "Please please me" con "Ask me why" como lado B, que se editaron en enero de 1963. A esa altura, el crecimiento de lo que luego se llamaría "beatlemanía" parecía sostenerse en el tiempo y se comenzó a evaluar el inevitable paso de grabar un primer disco de larga duración, que requería sumar unos diez temas nuevos a los cuatro ya registrados. El productor George Martin justificó la agotadora sesión en el escaso presupuesto que tenía de parte de las autoridades de Parlophone pero, sobre todo, en la voluntad de plasmar en un álbum la energía que la banda transmitía sobre el escenario.
The Beatles llevaban una temporada en The Cavern y habían aprendido las claves del oficio en los meses que pasaron en Hamburgo tocando durante noches enteras. Sus canciones estaban arregladas en base a una escasa experiencia pero enorme intuición. En vivo solían alargar las versiones sumando varios solos de guitarra y muchas veces improvisando sobre ellas. Ringo Starr reconoce en el mini-documental que acompaña la edición remasterizada de 2009 que George Martin pulió el sonido Beatle, y en un mismo pasaje de esa película el intempestivo John Lennon agrega que ellos le enseñaron a su productor la rudeza de las nuevas bandas inglesas.
"George Martin no era más que un típico productor de discográfica", dispara Mario Breuer, famoso ingeniero de sonido de buena parte de los discos más importantes del rock argentino. "Reservaba los horarios en el estudio, opinaba sobre el repertorio y proponía arreglos muy orientados hacia la música clásica, que era el mundo del que él venía", agrega.
Para Juanchi Baleirón, voz de Los Pericos y reconocido productor musical, "George Martin tuvo la inteligencia de reproducir la magia de la banda en un disco y trabajar sobre la calidad de la interpretación. Eran jóvenes, pero tenían hambre."
Las crónicas y reseñas sobre Please please me no dejan escapar que se trató de un álbum inicial grabado en condiciones muy precarias y en muy poco tiempo. Tan sólo se gastaron 640 dólares.
"Se trata de un disco muy fresco", sostiene Mario Breuer. "Hasta que apareció el multitrack, prácticamente todos los discos de la época se grababan en uno o dos días y el sonido crudo que tienen los Beatles en ese primer álbum es el que tenían en vivo."
Lo primero que registraron aquella legendaria mañana fue la canción "There's a Place". Según opina el investigador Ian MacDonald en el imprescindible libro The Beatles: revolución en la mente, este es un claro ejemplo de cómo el cuarteto se encontró a sí mismo con la responsabilidad de ser compositores y de reivindicar su condiciones de hombres independientes (se grabó en 13 tomas y MacDonald nota que esa mañana, incluso, John Lennon ¡estaba resfriado!).
Luego grabaron "I Saw her Standing there", hoy un clásico del rock and roll, que anotaron en los registros de Abbey Road del 11 de febrero simplemente como "Seventeen". Tras nueve tomas seguidas, a las 13 horas debieron parar porque el personal del estudio tenía su hora de almuerzo. Retomaron las sesiones a las 14:30 con "A Taste of Honey", una canción originalmente instrumental creada para una adaptación de Broadway de una obra de teatro inglesa llamada igual, que se convirtió en un pequeño suceso pop poco antes de que The Beatles entrara a grabar Please please me. A pesar de dejar conformes a todos en pocas tomas, Paul McCartney tuvo que regrabar su parte de las voces.
Luego se encargaron de "Do you Want to Know a Secret?", otra canción propia creada para que George Harrison pudiera lucirse como cantante. Una vez que terminaron, cerraron la sesión de la tarde con "Misery". Pocos días más tarde, el productor George Martin le agregaría el piano del medio.
"Es muy difícil hablar de errores en las interpretaciones de este disco. Las hubo porque eran inexpertos, pero supieron ponerle la garra necesaria para trabajar y darle emoción a su música", reflexiona Juanchi Baleirón.
A las 18 horas tuvieron que volver a parar y retomaron las sesiones a las 19:30 con "Hold me Tight", que finalmente fue incluía en su segundo álbum, With the Beatles. Usaron una hora de la sesión nocturna para esta canción que era parte del repertorio en vivo de The Beatles entre 1961 y 1962, y cuya versión final jamás los dejó conformes.
A pesar de la cantidad de canciones de otros compositores que registraron para este disco, haber logrado imponer ocho temas propios en un mismo larga duración era algo muy poco habitual. A principios de los años '60, hasta los más consagrados artistas de la época se veían obligados a grabar canciones de otros autores en sus discos. En su debut, impusieron más de la mitad del álbum con su música, que ya era requerida por artistas que se relacionaban con McCartney y Lennon en la escena británica.
"En esa época las compañías no confiaban en el material de los artistas nuevos. Apostaban a que toquen covers y se hagan conocidos de ese modo", agrega Baleirón. "Para eso, había un A&R (artista y repertorio) que seleccionaba lo que se iba a grabar y lo llevaba al grupo. También fue muy inteligente de su parte que todos canten un poco, mostrando en su debut que era un grupo muy completo."
La noche siguió con "Anna (Go to Him)" y con "Boys", que tenía a Ringo Starr cantando y tocando la batería a la vez. Luego grabaron "Chains" en la voz de George Harrison y "Baby It's You" con John Lennon en la voz principal.
A las 22 era la hora de cierre de los estudios Abbey Road, pero todo el mundo decidió quedarse un tiempo más para terminar el álbum. Surgió entonces un debate sobre cuál debería ser la última canción en grabarse y alguien, según recuerda el ingeniero de sonido Norman Smith en el libro The complete Beatles recording sessions (de Mark Lewinson), sugirió "Twist and Shout". Era un tema con el que la banda cerraba sus shows en vivo y dejaba a su público extasiado. Pero la voz de Lennon estaba agotada y había que pensar bien cómo abordar el desafío. Entonces músicos y técnicos fueron a beber algo y descansar, y más tarde regresaron al estudio 2 para grabar.
Los recuerdos de esa noche dicen que la banda trataba a técnicos y asistentes como si fueran un honroso público presente y que Lennon se había sacado su camisa. La interpretación de la versión que quedó en Please please me se hizo en una sola toma y dejó asombrados a todos por la potencia y la fuerza que el grupo podía transmitir. De hecho, Ian MacDonlad observa en Revolución en la mente que hacia el final, McCartney expresa un "¡Hey!" de alegría por el esfuerzo hecho.
"El grupo se apropió de 'Twist and Shout' al punto de que ya nadie se acuerda cómo es la versión original. Nunca dejó de sorprenderme que el tema icónico de este disco se haya grabado en una sola toma", sostiene Juanchi Balerión.
John Lennon dijo luego que la grabación de esa canción le afectó la voz por un largo tiempo. "Siempre me sentí un poco vergonzoso de 'Twist and Shout' porque pude haberla cantado mejor, pero ahora no me molesta tanto", dijo en una entrevista en 1976 rescatada para la compilación Anthology.
Al rato intentaron una toma más, pero la voz de John Lennon ya no existía. En una sola jornada de 12 horas, en 9 horas 45 minutos de cinta, The Beatles había grabado su disco debut.
"Aquel 11 de febrero cada uno cumplió su rol. No hay que olvidar que el sonido les pertenece exclusivamente a ellos. Geoff Emerick (asistente de grabación) logró llevar eso a las cintas", agrega Breuer.
Please please me no pasó a la historia por ser un disco revolucionario ni por tener las mejores canciones de los Beatles. Su fama radica en ser el primero de una carrera siempre en ascenso, la base de una historia de la que 50 años después se habla en todo el mundo. «
Se grabo un tributo
Como parte de los homenajes al 50º aniversario de Please please me, varios artistas de primera línea regrabaron el primer disco de los Beatles.
La idea fue que se llevara a cabo de la misma manera en que se grabó el álbum originalmente: en una maratón de trabajo de 12 horas y usaron el mismo y ya mítico estudio 2 de Abbey Road, con buena parte de los equipos originales de esa época.
El ex-vocalista de Simply Red Mick Hucknall y la banda galesa Stereophonics fue parte de la sesión que la BBC transmitio en directo y a la que llamaron 12 hours to please me.
Dos canciones ya son de dominio público en europa
Beatles libres. Las canciones "Love Me Do" y su lado B "PS I Love You" son desde enero de este año de dominio público en la Unión Europea, por haberse cumplido 50 años de su publicación. Su estatus legal cambió y desde ahora pueden ser reproducidas, distribuidas, copiadas, interpretadas y comercializadas por cualquier ciudadano europeo. De hecho, el sello especializado en grabaciones históricas Pristine Classical lanzó hace pocos días "Love Me Do", remasterizada, como single nuevo.
En 2009, la Unión Europea reformó la ley y extendió hasta 70 años el plazo la propiedad de los derechos de una obra para todas aquellas canciones que hayan sido publicadas desde 1963 en adelante, pero esta enmienda no entrará en vigencia sino hasta 2014 y la oficina de derechos de propiedad del Reino Unido apenas comenzó a avanzar sobre las consultas al respecto para su aplicación. El propio gobierno británico había presionado en su momento a las autoridades comunitarias para corregir este problema en virtud de la crisis que vive la industria discográfica y porque la propiedad del catálogo beatle comenzaba a liberarse.
Algo parecido sucedía con las primeras grabaciones inéditas de Bob Dylan, pero el sello Sony Music se protegió editando en Europa apenas 100 copias de un disco al que llamaron brutalmente The 50th Anniversary Collection. The Copyright Collection Vol. 1, que en las tiendas digitales se cotiza como oro. Aunque la nueva ley dice que las obras publicadas desde 1963 estarán protegidas por los próximos 20 años, hay una zona gris que se debate en Europa sobre los derechos del álbum Please please me que cumple 50 años de su primera edición el próximo 22 de marzo.
Por estas tierras, según dice el famoso libro de Mario Sanmartino, Daniel Lewi y Marcelo Ravelo, ¡A, B,C, D, Paul, John, George y Ringo! The Beatles: sus discos originales en la Argentina, las primeras publicaciones locales de material Beatle corresponden a 1963 bajo el nombre de Los Grillos, con un simple editado por Odeon con la canción "Para ti" (From me to you) y luego en noviembre otros temas se cuelan en un compilado llamado Para jóvenes Vol. I y II.
El álbum Please please me se edita en la Argentina recién en 1964 y sus derechos vencerán dentro de 21 años.
 
Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada