jueves, 18 de octubre de 2012

EL CIGARRILLO O LA SILUETA

Especialistas reunidos en un congreso sobre tabaquismo advirtieron que más del 22 por ciento de las mujeres son fumadoras y que muchas de ellas no abandonan el hábito por miedo a engordar. Y explicaron que el aumento de peso se puede controlar.
 

Comparta esta nota con un amigo

E-Mail de su amigo
Su nombre
Su E-Mail
En Argentina, “más de un 22 por ciento de las mujeres son fumadoras y muchas tienen miedo de dejar el cigarrillo por temor a engordar, sin evaluar los beneficios para la salud que les trae la decisión de abandonar el tabaco”, alertaron ayer distintos especialistas durante el Congreso Argentino Tabaco o Salud que se realizó en la ciudad de Buenos Aires y analizó como uno de los temas centrales “el impacto del cigarrillo en la salud de la mujer”. En promedio, se estima, que “las mujeres aumentan alrededor de dos a siete kilos después de dejar de fumar”, dijo María Inés Medín, médica especialista en Neumonología, pero destacó que “ese incremento puede ser controlado de manera efectiva siguiendo pautas de alimentación y con actividad física”.
En este país “muchas mujeres tienen miedo de dejar de fumar por temor a aumentar de peso”, indicó Medín. “Lo cierto es que el hecho de poder dejar atrás el consumo de tabaco trae aparejado beneficios considerablemente mayores que cualquier otro problema que pueda traer un ligero aumento de peso. Alguien de 30 años que lo deje hoy ganará diez años de esperanza de vida”, añadió. También, explicó: “Se aumenta de peso en el comienzo, cuando se deja de fumar. Y es importante saberlo, ya que si una mujer muy preocupada con su silueta deja de fumar y gana un kilo el primer mes puede calcular que ganará doce kilos por año, y esto no siempre es así. Hay que explicarle que es algo manejable, sobre todo si se trabaja con un nutricionista”.
En diálogo con Página/12, Daniel Buljubasich, presidente de la Asociación Argentina de Tabacología (AsAT), expresó: “La mujer cada vez fuma más. Cada día mueren en el mundo 2700 mujeres a causa del tabaquismo, muertes que podrían ser perfectamente evitables”.
Un informe presentado en el congreso reveló que “en el 2000 murieron casi un millón de mujeres debido a enfermedades causadas por el tabaco en el mundo”. “La enfermedad más común para ambos sexos, como consecuencia del cigarrillo, es el cáncer de pulmón. Pero en la mujer, el tabaquismo conlleva a enfermedades ginecológicas, como el cáncer de mama y de cuello uterino, y puede ocasionar aparición temprana de la menopausia. Además, tiene ciertos efectos en la salud reproductiva de las fumadoras: incrementa la infertilidad, puede llevar a embarazos ectópicos, ocasionar partos prematuros y posibilidad de síndrome de muerte súbita en el lactante”, explicó Buljubasich a este diario.
Según los especialistas, la nicotina suprime el apetito e incrementa la tasa de metabolismo en reposo. Los fumadores, en promedio, tienen menos peso que las personas que jamás han fumado, y los fumadores que dejan el cigarrillo tienden a ganar peso. Si las fumadoras tienen éxito en librarse del tabaquismo puede que necesiten una ayuda adicional para el logro de una imagen más realista de su cuerpo, y para que presten atención a las pautas de comida que dañan su salud, en particular, si ya tienen exceso de peso. En este sentido, el inicio de la actividad física es fundamental para aquellos que deciden abandonar el cigarrillo. Los médicos indicaron que en el caso de las fumadoras “moderadas” de hasta 24 cigarrillos al día, que empezaron a practicar entre una y dos horas de deporte a la semana engordaron una media de 2,2 kilos, cuando dejaron de fumar, que lo revirtieron en pocos meses.
En tanto, Silvia Rey, vicepresidente primera de la AsAT, dijo: “Las recomendaciones nutricionales que se dan es ayudar a controlar el aumento de peso, pero sin ser excesivamente restrictivas para evitar la recaída por el consumo de tabaco”. “Lo ideal es incorporar variedad de vegetales y frutas frescas, leche descremada, cereales y respetar las cuatro comidas”, dijo Buljubasich a este diario.
“Es aconsejable aumentar el consumo de agua y tomarla en los momentos de la tentación de encender un cigarro, resulta muy eficaz y aporta grandes beneficios para el organismo”, dijo Rey. “También existen fármacos y productos de venta libre que ayudan a dejar de fumar como el reemplazo de nicotínico que retrasan el aumento de peso, mientras dura el tratamiento para dejar de fumar”, añadió. “Nunca es tarde para dejar de fumar ”, expresó Buljubasich.
 
Informe: Sabrina Améndola
 
Fuente: Pagina/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada