lunes, 15 de octubre de 2012

"EUROPA VIVE UNA NOCHE NEGRA"

El cientista social Juan Carlos Monedero  traza equivalencias entre la crisis política de su país con el proceso vivido en Argentina durante el 2001 y advierte que Europa debe tomar como espejo a Sudamérica para romper el modelo neoliberal.
 
Por Eduardo Anguita
      
"América latina está siendo puntera de muchas cosas en el mundo de hoy, repitiendo el papel pionero en lo social que cumplió a principios del siglo XX”, resalta, desde Madrid, el reconocido politólogo y sociólogo Juan Carlos Monedero. Asesor y amigo de varios gobiernos sudamericanos, Monedero observa, por estos días, en vivo y en directo la revuelta de la juventud española y la comparación con el 2001 argentino le resulta inevitable: “En la Puerta del Sol hay banderas de la Plaza Tahrir De Egipto, hay recuerdo de lo que paso en Túnez y hay recuerdo de lo que paso en América latina. Entonces, pues no hacemos sino mirar a ustedes y decir van por el buen camino”.
–¿Influyó la crisis económica en la elección española? ¿O, en realidad, el Partido Popular ya tenía asegurado, independientemente de la recesión, su regreso al poder?
–El Partido Popular ha actuado como con el carnet por puntos. Entonces, ellos tenían el carnet de conducir con puntos llenos y llegaron a la campaña electoral poniéndose de lado, afirmando lo menos posible, diciendo en un sitio una cosa, y en otro, la contraria, porque sabían que no iban a ganar las elecciones porque, directamente, la estaba perdiendo el oficialismo. Un Partido Socialista que lleva el apellido de socialista y está haciendo políticas de ajustes en España, que ustedes tanto conocen en América latina.
Entonces, la gente piensa “el Partido Socialista me ajusta”, Zapatero pone cara compungida diciendo lo lamento y, claro, el Partido Popular reconoce que va a apretar más todavía. Y eso ha hecho que la gente haya dicho prefiero el original a la copia; hay mucha gente que ha dicho “si ésta es la oferta, no juego”. Qué es lo que hay detrás del movimiento 15 de Mayo, gente que dice “me están cerrando todas las puertas, pues voy a saltar por la ventana”. Además, el capitalismo en crisis también genera una respuesta reactiva en la sociedad. Un 20 por ciento de la gente en momentos de crisis activa no tiene ningún tipo de problema en asumir posiciones netamente de extrema derecha, fascistas y racistas. El miedo siempre ha sido muy reactivo y cuando hay crisis, pues hay miedo.
–Qué coincidencia que la figura prominente del socialismo francés haya caído repentinamente en desgracia por estar ahora procesado que José Luis Rodríguez Zapatero haya salido a reconocer la derrota sin una actitud de torero. La socialdemocracia está pasando una noche negra.
–La socialdemocracia tiene una noche negra desde el momento en que renuncia a ser socialdemócrata. Es decir, cuando en vez de asumir ser la defensora de la gente más humilde pasa a ser la defensora de los más poderosos, pues demuestra ser una mentira. Una persona como Strauss-Kahn, que está acostumbrada a estar en una estratósfera donde ve a la gente como meros números en cálculos, prioriza su interés personal, por supuesto. Y Zapatero, igual, cuando se hace una foto en la Moncloa con treinta empresarios. Es curioso que sean los empresarios con más participación en el Producto Interno Bruto de España; pero en absoluto son los que crean más empleo. Es decir, estamos en una gran mentira como el capitalismo financiero, un capitalismo de rescate a los bancos que después se reparten los bonos entre ellos y al mismo tiempo vemos que los socialistas duermen en habitaciones de tres mil dólares la noche, no puede ser. La gente se cansa.
–Usted conoce Latinoamérica; ¿cómo ve, entonces, este momento político de la región?
–Pues, ustedes han empezado a despertar. Es decir, que el modelo neoliberal de los años ’80, ’90, 2000, los apretó a vosotros durísimo; es decir, los planes de ajuste que estamos empezando a conocer nosotros aquí, los habéis conocido vosotros de primera mano. De eso, nosotros aprendemos de vuestra experiencia; es decir, en la Puerta del Sol de Madrid el “Que se vayan todos” está en el ambiente, pero si el “Que se vayan todos” significa el peligro de que regresen los de siempre, aquí la gente ha tomado conciencia. Entonces, la experiencia latinoamericana, la salida que está teniendo, el enemigo que es igual, el enemigo que es el modelo neoliberal, es un modelo económico que se puso en marcha para salir de la crisis del keynesianismo y creo que así era para apuntar al beneficio empresarial que tenía necesariamente que ser pagado por los sectores populares; incluso, por las clases medias.
–Hasta que dijimos basta.
–Claro, emergió (Hugo) Chávez, en Venezuela; Lula, en Brasil; Néstor Kirchner, en Argentina; (Fernando) Lugo, en Paraguay; (Rafael) Correa, Evo Morales; esos referentes populares dijeron no queremos ser los que financien ni el bienestar del norte ni financiar ese pequeño norte que hay insertado en cada sur; esas élites con mucho poder mediático, con mucho poder financiero que habitan en Argentina, Brasil. Entonces, pues no hacemos sino mirar a ustedes y decir “van por el buen camino”. En la Puerta del Sol de Madrid hay banderas de la Plaza Tahrir de Egipto, hay recuerdo de lo que paso en Túnez y hay recuerdo de lo que paso en América latina. Entonces, lo que dice mi maestro Boaventura de Sousa Santos (intelectual ligado a los Foros Sociales mundiales), de que el Norte tiene que aprender del Sur, pues ahora se está expresando con toda su contundencia. Ustedes han empezado antes que nosotros.
–¿Podría poner un ejemplo?
–Habría que recordar una cosa: la gente piensa que la primera constitución con derechos sociales del mundo fue la Constitución de Weimar del año 1919 y no es cierto; la primera constitución de ese tipo es la de Querétaro de 1917. ¿Por qué?, sencillamente porque los mexicanos empezaron antes la revolución con Emiliano Zapata, con Villa, entonces ese grito de tierra y libertad se tradujo en derechos sociales. América latina, en ese momento, estaba siendo puntera de muchas cosas; ahora, pues miren ustedes, ocurre algo similar. Tampoco es extraño que los grandes grupos mediáticos disparen siempre con bastante coherencia contra Cristina Fernández de Kirchner, contra Evo, contra Correa. ¿Por qué? Porque con todos los errores, con todas las contradicciones, con todos los problemas, están intentando encontrar una salida alternativa y el único éxito que garantiza el triunfo del neoliberalismo es aquello de There is no alternative de Margaret Thatcher, es decir que no hay alternativa. Si ellos son capaces de imponer la visión de que no hay alternativa, seguirán triunfando, y el ejemplo de ustedes es claro que afirma otra cosa.
 
Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada