martes, 16 de octubre de 2012

MENOS RIESGOS PARA LOS BEBES

LA LACTANCIA MATERNA REDUCE A LA MITAD EL RIESGO DE MUERTE SUBITA
Además de los beneficios conocidos, la leche materna estimula el sueño seguro y disminuye las apneas, posibles causantes de la llamada muerte súbita.
 

Comparta esta nota con un amigo

E-Mail de su amigo
Su nombre
Su E-Mail
Del 1º al 7 de agosto se celebro en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destinada a fomentar la ºleche materna desde la primera hora de vida como un mecanismo natural que genera beneficios para el desarrollo físico, emocional e intelectual del bebé. Entre ellos se destacan la disminución en un 50 por ciento del riesgo del síndrome de muerte súbita en neonatos y lactantes, también el de padecer bronquiolitis (infecciones virales) y neumonía (infecciones bacterianas). La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusiva (definida como la no ingestión de agua, otros líquidos o alimentos) durante los primeros seis meses y aunque en los países de la región “la práctica de la lactancia materna ha aumentado, sólo el 60 por ciento de los bebés la recibe de forma exclusiva durante los primeros seis meses”.
Alejandro Collia, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, afirmó que “los bebés que son amamantados hasta el sexto mes en forma exclusiva reducen a la mitad el riesgo de muerte súbita”. En tanto, Antonio Morilla, presidente de la Subcomisión de Lactancia Materna de la Sociedad Argentina de Pediatría y referente en esa materia de la cartera sanitaria provincial, señaló a Página/12 que “la leche materna estimula el sueño seguro”. “Contiene sustancias llamadas aminoácidos que generan un mayor nivel de alerta del bebé durante el sueño y disminuye las apneas” –pausas prolongadas de la respiración– que son las que tendrían relación con las muertes inesperadas en la cuna.
“La leche materna, al ser la más adecuada para el bebé porque es de su propia especie, provoca un vaciamiento gástrico más rápido que la leche de fórmula, lo que lleva al pequeño a despertar más fácilmente para volver a alimentarse”, comentó Morilla. “Claro que a la leche materna hay que sumarle otras medidas para reducir aún más el riesgo de muerte súbita, como no abrigar demasiado al bebé, no fumar en los hogares donde hay un lactante y dormirlo boca arriba y en su cuna”, agregó.
Los especialistas en lactancia materna afirman también que un chico amamantado desde la primera hora de vida tiene menos riesgo de ser “rechazado” y “maltratado” por su madre. “La primera hora es crucial para el enamoramiento entre la mamá y su bebé. Por eso, es indispensable fomentar el contacto piel a piel no bien nace un niño, toda vez que éste se encuentre sano y no requiera de cuidados médicos especiales”, dijo Morilla. Lo ideal, aseguran, es dejarlo en contacto con la mamá, a solas y tranquilos. De esta manera, ambos comenzarán a reconocerse y, más o menos a la hora de nacer el bebé, se prenderá al pecho sin dificultad.
La leche materna contiene todos los nutrientes que necesita un lactante, incluye grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y agua. Según la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), la lactancia materna brinda “una enorme cantidad de factores que promueven el crecimiento y la maduración de los mecanismos de defensa del organismo, lo que redunda en un mejor desarrollo de las estructuras y funciones relacionadas con la respiración”.
“Las prevalencias de lactancia materna exclusiva en la provincia, luego de un período de amesetamiento, volvieron a aumentar –hoy están en un 40 por ciento– y las de destete volvieron a descender. Aun así, el camino que queda por recorrer para alcanzar índices elevados es largo aún, y en eso se trabajará esta semana, bajo el lema `Lecciones aprendidas, desafíos pendientes`”, dijo Flavia Raineri, directora de Maternidad e Infancia de la cartera sanitaria bonaerense.
 
Informe: Sabrina Améndola.
 
Fuente: Pagina /12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada