jueves, 11 de octubre de 2012

HACEN UN CENTRO DE SALUD PARA LOS AFECTADOS DEL RIACHUELO

Por Pablo Novillo

Está en Lomas de Zamora. Allí, en la zona sur, viven los vecinos con más riesgo: son los que iniciaron la causa que derivó en el plan de saneamiento. A principios de 2013 atenderán 250 consultas por día.

A más de cuatro años del histórico fallo de la Corte Suprema que les ordenó a la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad que presenten y ejecuten un plan para sanear la cuenca Matanza-Riachuelo, son pocos los avances profundos que se lograron. Sin embargo, algún paso hay: la Municipalidad de Lomas de Zamora, zona del conurbano donde se originó la causa que motivó la intervención de la Justicia, está construyendo un centro de salud especializado en las enfermedades que puede producir el río más contaminado del país.
El centro queda en la calle Metán, de Villa Lamadrid, donde viven 200.000 personas. Es de un predio de 488 metros cuadrados, cuya construcción es financiada por el Gobierno provincial. Comenzaría a funcionar a principios del año que viene.
En el complejo sanitario habrá un laboratorio toxicológico propio para detectar patologías producidas por la contaminación . Además, habrá un equipo de 12 especialistas, entre clínicos, nutricionistas, psicopedagogos, epidemiólogos, psicólogos y trabajadores sociales. También habrá atención de diabetología, ginecología, pediatría, obstetricia y odontología. En la Municipalidad estiman atender unas 250 consultas diarias .
El daño a la salud es sin dudas el más importante de todos los problemas que causa el Riachuelo. En la cuenca viven más de 6.000.000 de personas, entre 14 partidos del conurbano y 12 barrios del sur de la Ciudad. De ese total, se estima que un 20% está en situación de riesgo . Y unas 10.000 personas directamente viven en asentamientos en la ribera del Riachuelo y están siendo relocalizadas.
La exposición a metales pesados y residuos cloacales puede causar múltiples daños, desde infecciones hasta intoxicaciones, algunas mortales.
La Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) viene realizando relevamientos de salud y exposición a la contaminación a la población de los distritos afectados por el curso del río, especialmente a los chicos. Además, firmó convenios para construir centros de salud en esos municipios.
Pero las carencias siguen siendo muy graves. Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), aseguró: “Respecto a la salud de la población de la cuenca, la ACUMAR puso en marcha los nodos de vigilancia epidemiológica e impulsa los laboratorios de análisis toxicológicos, al tiempo que se procesaron los primeros resultados del Estudio de Nutrición, Desarrollo Psicomotor y Toxicológico en menores de 6 años (ENUDPAT 2010), los que dejaron en evidencia una gran afectación de la salud de los niños. Sin embargo, a cuatro años del fallo todavía no se ha identificado cuál es la población que se encuentra en situación de riesgo, ni se han puesto en marcha las medidas para atenderlas. Ello pone en evidencia la falta de desarrollo de una política en materia de atención sanitaria”.
Según ese estudio ENUDPAT 2010, el 34% de los niños estudiados mostró sospechas de déficit en el desarrollo psicomotor; el 4% tenía plomo en sangre; el 3,5%, arsénico en orina; 1,78%, con cromo y 1%, con mercurio. Además, el 29,1% de los menores de dos años estaba anémico, y también el 13,2% de los chicos de entre dos y seis años. Se estima que en la cuenca viven unos 700.000 chicos .
El plan de saneamiento fue puesto en marcha luego de que la Corte Suprema fallara el 8 de julio de 2008 contra la Nación, la Provincia y la Ciudad en el caso iniciado por Beatriz Mendoza y otros vecinos, por los daños derivados de la contaminación.
El supremo tribunal decidió además que la ejecución del fallo quedara en manos del juez federal de Quilmes, Luis Armella, quien ahora quedó envuelto en una denuncia por supuestos favores a empresas allegadas a él para que hicieran las obras del saneamiento.
 
Fuente: Clarin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada