viernes, 26 de marzo de 2010

TRABAS PARA LA CAPACITACIÓN DOCENTE


La Escuela de Capacitación Docente, que brinda postítulos a maestros y profesores de la ciudad, cerró cursos y viene dilatando el inicio de clases en otros casos. Hoy habrá una protesta con clase abierta frente a la sede del centro, en Santa Fe al 4300.


Casi un mes transcurrió desde el inicio del ciclo lectivo 2010 y todavía muchos alumnos de la Escuela de Capacitación Docente (CEPA) porteña no comenzaron las clases. Luego de varios reclamos y sin una explicación oficial concreta, los estudiantes denuncian que la dilación en la cursada es una más “de las muchas maniobras que utiliza el gobierno de Mauricio Macri para desmantelar y vaciar los recursos de la única institución pública y de excelencia de capacitación y perfeccionamiento para maestros y profesores”. Hoy, a las 17, habrá una clase abierta en la puerta de la sede central del CEPA –Santa Fe 4360–, en reclamo de la reincorporación de los trabajadores despedidos, la reapertura de postítulos y cursos dados de baja, el cobro de salarios adeudados y el cierre de cursos entregados a la Policía Federal.

“Prioridad Nº 1: Los chicos.” La leyenda del gobierno porteño empapeló la ciudad en febrero pasado, cuando faltaban sólo algunos días para que se iniciara el ciclo lectivo 2010. El 6 de marzo, poco más de 400 alumnos del CEPA permanecieron dos horas y media en la puerta del colegio Bernasconi con la intención de comenzar su postítulo, pero la cursada se frustró.

“Nadie informó nada, recién al otro día nos avisaron que nos cambiaban de sede, pero cuando llegamos ni siquiera nos abrieron la puerta. A las dos semanas, nos informaron por mail que volveríamos a la escuela original y, por la misma vía, el viernes pasado cancelaron la cursada”, relató a Página/12 Amalia Flores, alumna de uno de los dos postítulos –“Literatura Infantil y Juvenil” y “América Latina: procesos y problemas de la sociedad y la cultura”– que todavía no pudieron iniciar las clases por falta de estructura edilicia.

Si este año no pudieron garantizar las condiciones materiales para dar comienzo a dos postítulos, “es por una marcada política de vaciamiento de la educación pública que viene funcionando desde que Macri asumió la Jefatura de Gobierno”, dijo en un comunicado el gremio docente Ademys. Un ejemplo: en 2009, la coordinadora del CEPA (Dafne Vilas) cerró más de 30 cursos, cuyo común denominador, según la alumna, era “la historia reciente, porque para los macristas existe un rechazo permanente a las temáticas vinculadas con la relectura de la última dictadura y la vuelta a la democracia”. Pese a no vincularse con lo estrictamente historiográfico, también fue dado de baja el postítulo de matemática.

A fines de 2009, el PRO puso a prueba (permanente) otra de sus iniciativas y modificó el tipo de contrato docente. “Antes eran anuales y ahora son cuatrimestrales, antes eran por módulo y ahora son por locación de servicios, con lo cual en enero y febrero los profesores no cobran y su trabajo cada vez está más amenazado y precarizado”, estimó Flores. Además, el gobierno de la Ciudad despidió a los trabajadores de la unidad de información que se ocupa de procesar las encuestas que se realizan a los docentes que cursan en el CEPA y cuyos resultados permiten evaluar la calidad educativa de los postítulos. Según Ademys, “los datos desmentían rotundamente las opiniones descalificadoras y públicas que sostiene la gestión para cerrar los cursos y desmantelar el CEPA”.

A principios de 2009, y pese a tener 12 años de docencia en CEPA, el gobierno PRO le rescindió el contrato a Fabián Lefebvre. Y en 2010, aún no cumplió con los dictámenes judiciales que “ordenan la reincorporación inmediata de nuestro compañero, quien ya lleva un año sin poder reintegrarse a su trabajo”, destacó en un comunicado la junta interna de delegados de ATE.

Aunque redujo la estabilidad laboral de los profesores de carrera y continúa con la disminución sistemática en la oferta de capacitación docente, el CEPA abrió cursos para que dictaran miembros de la Policía Federal, según ya publicó este diario. En febrero último, uniformados de la Federal dictaron un curso sobre estupefacientes.

Hoy a las 17, docentes y alumnos de los postítulos se reunirán en la puerta de la sede central, entregarán un petitorio con firmas a las autoridades y realizarán una clase abierta, por una “política pública que entienda la educación como una inversión y no un despilfarro”.

Informe: Mariana Seghezzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada