jueves, 17 de octubre de 2013

ESTÉTICA Y SIGNIFICADO

Por Ana Isabel Guérin
Iluminación de edificios. Las reglas de una vieja costumbre que define el paisaje urbano. 

Para el segundo aniversario de la Revolución de Mayo, en 1812, la Gaceta de Buenos Aires informó que debían iluminarse las casas consistoriales, la Recova y la Pirámide en las noches del 24 y 25 de mayo. Doscientos años después, iluminar monumentos y edificios públicos es usual. Sabrina Mandel es arquitecta y docente de Diseño de Iluminación en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UBA. Explica por qué algunos edificios porteños están bien iluminados y otros no corren con esa suerte.
“La iluminación de edificios y monumentos hace al entorno nocturno urbano de cualquier espacio. Sus razones van mucho más allá que la adecuación a una más prolongada vida nocturna, hacen al destaque estético de nuestro entorno a partir de que en horarios nocturnos ‘lo que no esta iluminado no se ve’”, explica. 

La iluminación artificial, cualquiera fuere, altera el juego de luces y sombras de un edificio o monumento. ¿Ese efecto se acentúa cuando se usan colores?
La iluminación artificial genera luces y sombras sobre un monumento. Las puede destacar o las puede ocultar, de eso se trata el diseño de iluminación de monumentos. Respecto de la iluminación con colores fijos y con colores dinámicos, que es lo que se está viendo cada vez seguido en nuestra ciudad, hay que ser bien prudente. 
¿A qué se llama iluminación dinámica? 
La iluminación dinámica se refiere a la variación y cambio de color e intensidad en relación con algún tema. Una aplicación interesante suele ser acompañada con alguna música en particular o con algún show de luces especifico regido por algún tema. Un ejemplo interesante es la iluminación del edificio de Tribunales, que posee cambio en la temperatura de color blanco: varía de blanco frío, a neutro y a cálido. Respeta la estética y prestancia tanto de la morfología arquitectónica del edificio como lo que éste significa para la ciudad. Por otro lado, considero que la aplicación de la iluminación al Monumento a los Españoles no está bien resuelta, ya que el cambio de color no parece obedecer a ningún criterio específico y eso degrada completamente la idea. La iluminación no respeta el significado y la importancia del monumento y los cambios de colores saturados se realizan de manera no planificada. Esto genera un alto contraste que distrae a los conductores en un centro de cruces donde, para evitar accidentes, no pueden distraerse.

¿Cuál es su opinión sobre la iluminación de la Casa Rosada? 
Considero que la iluminación nocturna de la Casa Rosada despojó al edificio de la formalidad y presencia sólida que posee de día. El color utilizado no tiene que ver con su nombre “Casa Rosada”, sino que ha sido iluminada con un color magenta que se asocia más a otros usos. El contraste utilizado a mi criterio destaca sólo algunas formas y otras quedan tan apagadas que desaparecen en la noche. Creo que con un buen argumento, la iluminación de color puede ser muy interesante, pero no cuando se la aplica sin criterios y en lugares poco funcionales. La iluminación nocturna urbana de edificios y monumentos tiene que considerar aspectos estéticos, pero también aspectos de seguridad para transeúntes y seguridad para el confort visual de conductores vehiculares.

¿Es preferible que los edificios tengan iluminaciones más sobrias?
Me parece que no se puede generalizar de esa manera, no existe una iluminación buena o una mala en sí misma. Creo que existe un diseño de iluminación para cada edificio según la significación, funcionalidad e identidad de cada caso.

¿Existen diferencias entre la iluminación de edificios y la de monumentos? 
El concepto es el mismo, la idea es que la iluminación nocturna refleje un pensamiento y que responda a destacar de la arquitectura, funcionalidad e identidad del edificio o monumento.

Fuente: Diario Z

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada