miércoles, 2 de marzo de 2011

EL SARGENTO GIMÉNEZ NO SE HABÍA OLVIDADO


Como si la Justicia, la historia y la memoria no hubieran certificado que la Argentina de la última dictadura fue el imperio del terrorismo de Estado, el sargento y ex árbitro Daniel Giménez reconoció que el 24 de marzo de 1996, cuando se cumplían veinte años del último golpe militar, desobedeció deliberadamente una indicación de la AFA y no hizo un minuto de silencio como homenaje a las víctimas de la represión.


En una entrevista concedida al programa Tiempo Extra, que emitió anoche TyC Sports , Giménez, vestido con ropa militar y en Chaco, sostuvo que en la Argentina de los años del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional había “una guerra” y desde esa interpretación desobedeció la resolución de la AFA. Al asumir que su omisión del minuto de silencio fue por decisión propia, el ex árbitro contradijo su respuesta de 1996. En ese momento, argumentó que se había “olvidado” de hacer cumplir la medida antes de que comenzara el partido que iba a dirigir entre Belgrano y Racing.En noviembre de 1999, Giménez se había manifestado en términos parecido en una entrevista publicada en Clarín : “Lo pensé rápidamente y me acordé de los compañeros míos que también habían muerto y a los que todos parecían olvidar”.

La acción brutal de la última de las dictaduras militares argentinas dejó como saldo miles de personas desaparecidas, como consecuencia de un plan sistemático de exterminio que vulneró todos los marcos jurídicos y los derechos humanos más básicos. Tanto es así que en la actualidad continúan abiertos múltiples procesos judiciales sobre los responsables políticos y los ejecutores de la represión. El deporte fue un escenario en el que hubo correlatos de esa política y hay muchos deportistas desaparecidos a los que se rinde tributo a través de diversas iniciativas. Cuando Giménez soslayó el minuto de silencio dispuesto por la AFA, legisladores y dirigentes de derechos humanos pidieron que fuera sancionado severamente, pero la AFA sólo lo amonestó. Otras frases "célebres" del Sargento: ¿Sábes cómo se compran y venden árbitros?, vos ni te enterás” "El asistente Juan Carlos Rebollo no era confiable. No actuaba como debía actuar. Siempre se equivocaba para River. No lo quería más. Pompei y Pezotta tampoco lo querían” No veo a los árbitros con el coraje que teníamos en otra época. Son más flojitos, se han tomado libertades que nosotros no las tomamos. No están en un buen momento. El peor árbitro es Lunati, tiene actitudes que no coinciden con la figura del árbitro. Fastidioso, con muchos gestos, se complica solo” Me indigna que digan que el partido entre San Martín y Huracán (por el ascenso en 2007) estaba arreglado. En ese partido me entregaron, me quisieron comprar. Después de ese partido no dirigí más porque ya me fastidiaba hacer el bolso, ir al aeropuerto, me di cuenta de que me tenía que ir”

Tengo amigos (militares) que están detenidos. No puedo decir si con causa o sin causa. Algunos pagan los platos rotos por otros. Recibíamos órdenes y los que tenían que hacerse cargo no lo hicieron. Cómo te vas a oponer si sos cabo, andá a decir que no vas a ir a combatir a los montes tucumanos” Me criticaron cuando no di un minuto de silencio en un Belgrano-Racing de 1996. Vivimos una guerra y las heridas hay que cerrarlas. El minuto de silencio debería ser por la gente que murió de los dos lados. Mi actitud de no hacerlo fue conciente, hoy lo puedo decir” Hoy elijo dirigir un Boca-River antes que ir a la guerra. La guerra es trágica, pero si el país está en riesgo y hay que ir, soy el primero. La bandera y el himno son símbolos que están por sobre todas las cosas” Perón dijo una gran verdad: el hombre es bueno, pero si lo controlás… es mejor” Luego recordó el Gimnasia de La Plata-Boca. Sobre elló relató: “Terminó el primer tiempo con la ventaja del local por 1 a 0 por un penal de Silva que habitualmente no se cobraba. En el entretiempo vino el presidente y dos hombres más y me apretaron por eso suspendí el partido”.

Y agregó: “En la reanudación noté que los jugadores de Gimnasia no querían ganar y Boca ganó 4 a 1. Después me enteré que habían sido apretados para no favorecer a Estudiantes”. En otro segmento de sus declaraciones televisivas el ex árbitro recordó sobre su propia historia personal que “a los 15 años ingresé a la Escuela de Suboficiales y a los 17 egresé y fui destinado al sur del país por el tema del conflicto con Chile” y sobre ello afirmó: “Hubiese sido importante para mí ir a la guerra” aunque aclaró que “elijo dirigir un River-Boca que ir a la guerra pero si el país está en riesgo soy el primero en ir”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada