jueves, 17 de marzo de 2011

UNESCO PREMIÓ A ABUELAS


Por Lesa Humanidad


Un reconocimiento al trabajo del organismo y a la búsqueda de 500 chicos apropiados por la dictadura.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo fue galardonada en París con el Premio de Fomento de la Paz Félix Houphouët-Boigny, que otorga la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Estela de Carlotto dijo: “Estoy muy emocionada. Es un honor que se hayan ocupado de nosotras y que hayan pensado que lo merecemos. Es el reconocimiento a una lucha tan dura”.Hubo varios aspectos que el jurado tuvo en cuenta a la hora de premiar a Abuelas. Por ejemplo, que el organismo logró agregar nuevos artículos en la legislación internacional de la Declaración por los Derechos del Ñiño, que incorporan el derecho a la identidad como un derecho inalienable. Los integrantes del jurado también tuvieron en cuenta una ley aprobada en 1987, surgida de una iniciativa de las Abuelas de Plaza de Mayo, y por la que se creó en la Argentina el Banco Nacional de Datos Genéticos, que archiva y sistematiza los mapas genéticos de todas las familias que tienen niños desaparecidos.La postulación de las Abuelas de Plaza de Mayo fue realizada en diciembre del año pasado por el senador y ex ministro de Educación, Daniel Filmus, miembro del Comité Ejecutivo de la Unesco, quien también las candidateó para recibir el Premio Nobel de la Paz, que elige el Comité Oslo de la Fundación Nobel. “Es el máximo homenaje que la Unesco rinde a personalidades e instituciones comprometidas con la lucha por la paz, los derechos humanos y la no discriminación”, dijo Filmus. El senador explicó que presentó la candidatura de las Abuelas “por su aporte a la lucha por los niños desaparecidos y apropiados, y a los derechos humanos durante la dictadura, y a la memoria, justicia y la identidad a partir de la democracia”.El galardón está dotado de 150 mil dólares. Se concede todos los años a uno o más premiados, y su designación corre a cargo de un jurado internacional integrado por importantes personalidades, que es presidido actualmente por el ex presidente de Portugal, Mario Soares. “El premio resalta el combate infatigable a favor de los derechos humanos y la paz realizado por las Abuelas frente a la opresión, la injusticia y la impunidad”, señaló Soares.El último galardonado por la Unesco en 2009 fue el ex presidente de Brasil, Lula da Silva. En ediciones anteriores también lo recibieron Nelson Mandela, Frederik W. de Klerk, Yitzhak Rabin, Shimon Peres y Yasser Arafat; el rey de España, Juan Carlos I y el ex presidente estadounidense Jimmy Carter.La entrega del premio a las Abuelas se producirá entre mayo y junio de este año en la capital francesa, en el marco de un acto al que será invitada la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y otros mandatarios. La jefa de Estado y Filmus se comunicaron inmediatamente con Carlotto, que está de viaje en Roma, para anunciarle la noticia y felicitarla.El secretario de Derechos Humanos, Eduardo Duhalde, remarcó que “este merecido premio reconoce la lucha inquebrantable de las Abuelas”, quienes, junto a otros organismos de derechos humanos, “dieron el primer paso para quebrar el muro de impunidad instaurado con los indultos y las leyes de Obediencia Debida y Punto Final”. “En este proceso contribuyeron, muchas veces de manera silenciosa y anónima, a que el derecho a la identidad se constituya como pilar de la construcción de una democracia plena”, dijo Duhalde.Desde su creación en 1977, en plena dictadura, las Abuelas han luchado para restituir a sus familias biológicas a todos los niños secuestrados o desaparecidos durante el régimen de facto. Gracias a su gestión, 102 niños, de los cerca de 500 que se calcula que fueron robados a sus familias biológicas, han recuperado su identidad en los últimos años. Según indican en su web, Abuelas busca “crear las condiciones para que nunca más se repita tan terrible violación de los derechos de los niños, exigiendo castigo a todos los responsables”. “Trabajamos por nuestros nietos –hoy hombres y mujeres–, por nuestros bisnietos –que también ven violado su derecho a la identidad–, y por todos los niños de las futuras generaciones, para preservar sus raíces y su historia, pilares de toda identidad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada