domingo, 24 de octubre de 2010

DISMINUIR LOS NACIMIENTOS PREMATUROS


La campaña de UNICEF que se lleva a cabo desde septiembre en setenta maternidades de todo el país, apunta a prevenir los nacimientos prematuros mediante la planificación familiar y los controles preconcepcionales y prenatales.


Santino nació con 480 gramos a las 23 semanas de gestación, cuando aún no estaba preparado para dejar el útero materno por falta de desarrollo en algunos órganos. Estuvo internado varios meses en una maternidad cordobesa, hasta que los médicos le dieron el alta. Como él, cientos de bebés nacen antes de tiempo en la Argentina: los nacimientos prematuros representan aproximadamente el 8 por ciento de los que se producen en el país. Para disminuir el impacto de la prematurez, la principal causa de la mortalidad infantil, Unicef, con el apoyo del Ministerio de Salud, llevará adelante a partir del lunes la Semana del Prematuro con la idea de difundir medidas de prevención, entre otras, propiciar embarazos deseados y planificados, y promover los controles preconcepcionales y prenatales.

Participarán de la iniciativa más de 70 maternidades, en 45 ciudades de 17 provincias, donde se desarrollarán actividades para capacitar al personal de salud de las Unidades de Terapia Intensiva Neonatal, difundir acciones de prevención, sensibilizar a la sociedad sobre la problemática y agasajar a los bebés internados y sus familias. “Es una oportunidad única para prevenir y concientizar a todas las mujeres embarazadas sobre el derecho a recibir controles prenatales”, dijo Andrés Franco, representante de Unicef-Argentina.


Los niños son prematuros cuando nacen antes de las 37 semanas de edad gestacional, es decir que el embarazo no ha llegado a término. La prematurez es la principal causa asociada a la mortalidad infantil: la mitad de los niños menores de un año que muere en Argentina son prematuros que pesan menos de 2500 gramos al nacer. La tercera parte son prematuros de menos de 1500 gramos que no sobreviven, de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud de la Nación del período 2001-2009. Sin embargo, en los últimos años descendió la mortalidad de los niños prematuros. Entre el 2000 y 2008 hubo un 23 por ciento de disminución de la mortalidad de los niños prematuros con un peso menor de 1500 gramos. “Hemos mejorado la sobrevivencia de ese grupo”, contó Bernardo Chomsky, integrante de la Alianza Argentina para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y Niño (Asumen).


“La mayoría de los niños muere en los primeros 28 días, sobre todo en la primera semana de vida. La causa más frecuente es la prematurez”, dijo a Página/12 Gabriela Bauer, coordinadora de la campaña. Entonces, el mayor problema de la prematurez se concentra en los niños con muy bajo peso al nacer.


La mortalidad en menores de un año fue de 12,5 por mil en 2008: el 38 por ciento que nació con menos de 1500 gramos falleció. En cambio, sobrevivió el 93 por ciento de los chicos que nacieron con un peso entre 1500 y 1999. Chomsky destacó que la mortalidad varía según la región, lo que refleja la inequidad de nacer en un lugar con mayor oportunidad de vida que en otro.


Las causas de la prematurez obedecen a aspectos socioeconómicos, biológicos y psicológicos. En ese sentido, las embarazadas que no se alimentan bien, fuman, consumen drogas o alcohol tienen más riesgos de tener un hijo prematuro, entre otras variables. Algunos de estos niños pueden evolucionar con condiciones crónicas de salud o discapacidades que requieren atención especial. Pueden presentar secuelas graves como parálisis motora, ceguera, problemas de aprendizaje, dificultades de accesibilidad o para prestar atención.


La prematurez es una de las problemáticas que trabaja Unicef por medio del programa Maternidades Seguras y Centradas en la Familia, en conjunto con los ministerios provinciales de Salud y la cartera de Nación. Abrir las puertas para permitir el acceso irrestricto de las mamás favorece la sobrevida de los bebés. Así también se priorizan los vínculos familiares y la lactancia materna en un camino para reducir las muertes en la infancia.


Informe: Soledad Arréguez Manozzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada