domingo, 24 de octubre de 2010

PINTURA SOCIAL


Desde su taller, Daniel Corvino fue testigo de las movilizaciones al Puente Pueyrredón. Sus grandes cuadros muestran la irrupción de las nuevas masas en la ciudad.


Por T.E.

El paisaje de la ciudad cambió de carácter apenas nacido el siglo XXI. La transformación no se debía a altos edificios nuevos ni a espacios verdes ganados a la civilización ni, mucho menos, a coquetos shoppings en el horizonte. El paisaje había mutado debido a la aparición de un nuevo sujeto social: los piqueteros. Hombres y mujeres que abandonaban sus individualidades para transformarse, por obra de la movilización y la lucha, en una multitud, en aquella mítica “masa” que suele protagonizar los movimientos de la historia. En su taller en Barracas, el artista Daniel Corvino se convirtió en un espectador privilegiado de aquella metamorfosis social, que hoy persiste aunque con ropajes nuevos, en un contexto diferente. El Puente Pueyrredón, centro de grandes movilizaciones y donde los militantes Darío Santillán y Maximiliano Kosteki fueron asesinados por la policía, estaba lo suficientemente cerca como para que la percepción de Corvino lograra atrapar esos instantes y los tradujera en realizaciones plásticas.

“El paisaje urbano se fue modificando al ritmo de las crisis”, señala Corvino, que expone en la galería Rubbers. “Esas multitudes, que se naturalizaron en la mirada de los habitantes de la ciudad, son las que provocan la incertidumbre en la sociedad, que modifican la tranquilidad a la que estamos habituados. La fragilidad urbana se manifiesta en la gente sin trabajo, sin obra social, en los chicos que no van a la escuela, que viven en la calle. Ese costado me preocupa y es el que marco, aunque no podría decir cómo resolverlo. De cualquier manera, es claro que estamos mejor que hace unos años.”

Las obras en acrílico muestran una Casa Rosada acechada por los manifestantes, unos cartoneros en primer plano parecen formar parte de la primera fila de una movilización, el Puente Pueyrredón es el escenario de confluencia de columnas piqueteras y el centro de la ciudad, con el Obelisco detrás, es ocupado por los manifestantes, que toman las avenidas como si fueran veredas. Algunas de estas imágenes forman parte de la muestra Encrucijada Urbana, que alberga cuadros de grandes dimensiones.

–¿La temática y las dimensiones de su obra plantean un problema en su relación con el mercado del arte?

–Y... es más difícil. Pero hay coleccionistas interesados en esta mirada. Los grandes artistas pusieron énfasis en retratar su época, desde Goya hasta Berni. Hay un lugar para todos en el mundo del arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada