viernes, 22 de octubre de 2010

PAPA: 24 NUEVOS CARDENALES Y SÓLO 2 LATINOAMERICANOS


Benedicto XVI nombró a los arzobispos de Quito y de Aparecida, Brasil.

Por Julio Algañaraz



Al convocar al tercer Consistorio de su pontificado de cinco años para el 20 de noviembre, el Papa anunció ayer el nombramiento de 24 cardenales , 20 de los cuales están llamados a elegir a su sucesor en un eventual Cónclave. El anuncio es deprimente para los latinoamericanos, donde vive el 45% de los católicos del mundo: solo dos purpurados, uno de Brasil y el otro de Ecuador, provienen de esa región.


Ocho nuevos cardenales electores, en cambio, son italianos, que ahora tienen en total 25 de los purpurados del Sacro Colegio.


Entre los “creados” (ése es el término eclesiástico) se encuentra monseñor Gianfranco Ravazzi, “ministro” de la Curia Romana para la Cultura. Ravazzi es un biblista de gran prestigio, candidato a futuro arzobispo de Milán y un “papable” en el próximo Conclave de los cardenales . Esta gran presencia de italianos favorece que uno de ellos sea elegido como futuro Papa, cuando haya que decidir por el sucesor de Benedicto XVI.


Durante 455 años los pontífices fueron italianos, hasta que en 1978 surgió el polaco Karol Wojtyla, Juan Pablo II, y su sucesor ha sido un alemán, Joseph Ratzinger, Benedicto XVI.


Los europeos, que mantienen desde siempre la hegemonía en la Iglesia, aunque el número de bautizados se ha reducido a poco más del 30% de los 1.150 millones de fieles en todo el mundo, cuentan ahora con la mayoría (62) del cuerpo de cardenales, que tiene la vieja costumbre de elegir al nuevo Papa entre uno de sus miembros, aunque ésta no es una obligación canónica.


Los cardenales electores serán 120 desde el 20 de noviembre, cuando se celebre el Consistorio. Hoy son 121 pero un purpurado letón cumplirá 80 años el 14 del mes próximo y no podrá participar de la elección.


El Papa nombró cuatro cardenales de más de 80 años por razones honoríficas, elevando el total del Colegio de Cardenales a 203, de los cuales 120 son electores, como dispusieron los papas Pablo VI y Juan Pablo II. Benedicto XVI mantiene esta composición.


Los dos nuevos cardenales latinoamericanos son el arzobispo de Aparecida, Brasil, monseñor Raymundo Damasceno Assis, y el arzobispo emérito de Quito, Raúl Eduardo Vela Chiriboga.


El Papa dejó su marca en favor de los europeos conservadores y del reforzamiento de la Curia. Diez nuevos purpurados son “ministros” y altos funcionarios del gobierno central de la Iglesia.


Pero Benedicto XVI también demostró su voluntad de exaltar a la Iglesia africana, nombrando cuatro nuevos cardenales de ese continente, entre ellos el arzobispo de Kinshaha, Congo, Laurent Pasinya, y el emérito de Lusaka, Zambia, Medardo Mazomwe.


De Asia, el continente que alberga a la mitad de los habitantes del planeta y que atrae como centro de gravedad mundial por la presencia de China, India, Japón, Indonesia y Corea del Sur, el Papa eligió un solo nuevo cardenal, el arzobispo de Colombo, Sri Lanka, Albert Ranjith Patanbendige Don. Solo el 2,5% de los católicos viven en Asia.


Entre los “residenciales” de las grandes diócesis, Benedicto XVI nombró cardenales al arzobispo de Washington, Donald William Wuerl; al de Munich, monseñor Reinhard Marx; al arzobispo de Palermo, Italia, monseñor Paolo Romeo, y al arzobispo de Varsovia, Kazimierz Nycz.


El Consistorio del 20 de noviembre será precedido el día anterior por una reunión consultiva de todos los miembros del Sacro Colegio de cardenales con el Papa Benedicto XVI.


El Consistorio concluirá el 21, fiesta de Cristo Rey, con la solemne concelebración de Benedicto XVI con los nuevos purpurados que recibirán el birrete rojo y el anillo de oro de su rango.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada