lunes, 25 de octubre de 2010

"QUE UN TEMA TUYO SUENE HASTA EN LA CALESITA ES MUY FUERTE"



Para entender la trayectoria de Fidel Nadal, no alcanza con fijar la vista en su turbante o en la barba de rey mago que contornea su cara. El trabajo es mucho más complejo. Habría que revisar una foja de servicios rockera que empezó a escribirse en los sótanos de los ochenta, cuando piloteaba ese tren nihilista lanzado al vacío que fue Todos Tus Muertos. Después, tendríamos que hacer una parada en Mano Negra y ver que hay debajo de aquella piedra fundamental del rock alterlatino que se tituló Casa Babylon. Más tarde, deberíamos viajar a Jamaica, revisitar el sound system de Lumumba y disecar una docena discos solistas que garabateó en nombre de Jah y de los negros.


Aún con todo ello, estaríamos lejos del hombre que esculpió uno de los hits ATP más fulminantes de la última década. De eso se trata International Love y también su flamante álbum, el cual verá la luz en pocas semanas bajo el título de Forever Together . Como si en su historia aún quedaran muchos renglones por llenarse, Fidel se encoje de hombros, mira al futuro y propone unirse para siempre a una masividad que otrora lo desconocía y hoy le besa la mejilla.


¿Se sintió la presión a la hora de hacer “Forever Together”? Sí, fue complicado. Pero, depende de cómo te lo tomes. Cuando vi todo lo que pasaba con International Love , en el momento de pensar en hacer el próximo disco, el famoso sucesor, me compliqué. Para mis adentro, dije: “Uhhh… ¡La puta! ¿Cómo hago ahora para hacer un tema mejor, que pegue más?”. Porque esto es como un deporte: cuando saltás la valla de un metro diez, en la próxima Olimpíada la tenés que saltar de un metro quince (risas)… No podés ir a lo mismo, hay que saltar más alto. Me pareció un desafío difícil. Me puse nervioso y no sabía si me iba a salir. Ahí, me engañé a mí mismo y me dije: “Bah, no importa porque esto se trata de hacer temas y música”… Pero sabía que me decía eso para tranquilizarme, porque el objetivo era hacer un tema mejor, sí o sí (risas) Sinceramente, ¿no te asombró el éxito de esa canción? Sí, me asombró. Y ahora, que la distancia me deja ver todo más tranquilo, me sigue asombrando. Que un tema tuyo suene hasta en la calesita es muy fuerte. Que esté en el juego FIFA 2010, también es groso. Si bien ya me había asombrado desde un principio, porque lo veía un tema diferente, lo que atrajo fue mucho más de lo que esperaba, sinceramente. Una vez, iba caminando por la calle y una señora le dijo a su hijo: “Ahí va el del tema”. Allí quedo todo claro, ¿me entendés? ¿”Forever Together”, llega como para cerrar una trilogía y confirmar una fórmula? Todo se fue como macerando.


Emocionado , International Love , Forever Together . Si los tengo que ver así, en orden, veo una progresión en ellos. Veo claramente que acá armé un plan, me puse con una idea y la plasmé, lo cual me permitió avanzar disco tras disco. No sé si está bien o mal que yo lo diga pero, en el nuevo disco, la idea salió mejor. Igualmente, no sé si encontré la fórmula. De hecho, más que de fórmula, yo hablaría de estilo.


¿El título delata alguna intención particular? Cuando estaba pensando el nombre, se me pasó por la cabeza la idea de unión con mucha gente, como una forma de consolidar mi relación con la gran audiencia. “Juntos para siempre” tiene algo como de más compromiso, que estrecha un lazo.


Antes de “International Love”, habías grabado 14 discos solistas. ¿Nunca te frustró que esos trabajos pasaran desapercibidos? La verdad que no. En esos momentos, tenía una gran ansiedad por sacar mis discos, mis temas. Nunca me sentí frustrado porque nadie comprara mis discos, porque hice lo que quería y, además, tenía gustos complicados. Esos discos no los grababa un amigo que tenía una PC y estaba practicando… ¡No! Me iba a Panda, gastaba un montón de plata en cien horas y grababa en cinta de dos pulgadas, analógica. Me daba mis gustos a pesar de que eran discos que no los iba a comprar nadie y que, incluso, eran borradores.


Otra cosa que cambió es el mensaje que das. Te desprendiste del aura de artista enojado o combativo y empezaste a hablar de cosas más universales como el amor… La lectura no es equivocada. De hecho, hace un tiempo, ya me había planteado hacer temas que hablen de cosas más universales, pasar la barrera de la música que escuchan sólo los que te siguen. También, hablaba de mi religión y de cosas que a mucha gente no le llegaban o no las entendía. Hablar de temas simples o coloquiales es más difícil que hablar de temas complicados.


¿De dónde surge esa conexión tan grande con la cumbia villera y con exponentes del estilo como Pablo Lezcano? Me gusta por el lado de que representa el sonido de los barrios, de la periferia. Partiendo de la base de lo que es la cumbia, que es un ritmo que me gusta desde siempre; especialmente a principios de los años noventa, que sonaba mucho. Después, cuando explotó la cumbia villera, me pareció algo genuino que me llamaba la atención.


Cuándo comenzaste con Todos Tus Muertos, ¿imaginaste que ibas a terminar siendo un músico popular? Si me tengo que remitir a aquellas épocas, no pensaba cómo iba a continuar mi carrera. Pensaba en ese momento, nada más. No tenía en mi cabeza una construcción a futuro ni, mucho menos, planearlo. Pero, siempre tuve como objetivo que, lo que hiciera le gustara a todos.


¿Te agradó enterarte de que TTM volvía a tocar sin vos? El grupo fue mi jardín de infantes, mi escuela primaria y secundaria. Ahí aprendí y puse en práctica casi todo. Ese fue un proyecto muy mío. Cuando salieron a tocar sin mí, me dolió mucho, me lo tomé a mal. A medida de que fue pasando el tiempo, lo pensé y me di cuenta de que no era algo malo. Está bueno que sigan tocando… Yo sigo en la mía y mal no me va, ¿no? «


Los recuerdos del gran Luca.






“No sé por qué a Luca se le metió en la cabeza que Todos Tus Muertos eran lo más, la única banda ‘de verdad’ y la mejor. Le decía a Pettinato que nosotros éramos lo mejor que había y él, con su típico humor, le decía: “¿Qué pasa, dormís en la casa de ellos, les debes un favor?”. El tipo se había enamorado de nosotros. Pero, un día, vino a nuestra prueba de sonido en Cemento y yo justo no estaba de buen humor. El tipo me vino a hablar y le corté el rostro, porque, en ese momento, yo me sentía underground, y él era consagrado… ¡Me saltó el resentimiento! Ahí, se puso loco y yo lo veía desde el escenario irse de Cemento a las puteadas, gritando que éramos unos caretas. Después de eso, hizo una entrevista y nos dio con todo. Dijo que nosotros hacíamos música para tener un Mercedes Benz (carcajadas) Nunca más salió un mito como Luca”.


El nuevo disco transmite un mensaje muy positivo




Así como Emocionado encendió la mecha e I nternational Love explotó en cada rincón del continente, Forever Together llegará para ponerle el broche de oro a la trilogía que convirtió a Fidel Nadal en uno de los artistas de más expansión en los últimos años. El flamante material sigue presentando el lado coloquial y amable de un músico que hace años abandonó el ceño fruncido y la estela de enojado que coronaba su figura. “Un amor verdadero y sincero / No termina más / Nunca es pasajero”, canta Fidel en Me robaste el corazón , el primer corte de difusión y la canción que abre el álbum.


Sin solución de continuidad, se suceden una catarata de hits, los cuales abonan la idea de estar escuchando un Grandes éxitos más que un álbum de canciones nuevas. Siempre soleado y con un mensaje positivo a flor de piel, La otra noche , Campeón , Al country , Más que decir , Sentimiento de amor (dispone de todas la fichas para convertirse en “el” tema del verano), Good Fortune , Todo vuelve a su lugar y Llegando al bar derrochan vibra positiva, entre aires de dub, fragancias a reggae y gimnasia sound system.


Sin despeinarse y manteniendo la línea de su antecesor, Forever Together le abre la puerta a invitados estelares como Dj Blass de Puerto Rico (productor de cuatro canciones), Toy Selectah, I-Nesta de Panamá y Fabito, quienes le agregan colores a una obra que, de por sí, dispone de una paleta cargada de matices. El disco definitivo de Fidel Nadal.


El éxito a nivel internacional




Luego de haber conquistado cada rincón de Hispanoamérica y triunfado en el Vive Latino ‘09, Fidel puso un pie en los Estados Unidos, donde plazas como New York (7.000 personas lo vieron en el Prospect Park de Brooklyn) recibió con los brazos abiertos su reggae/dancehall. Algunas semanas más tarde, cruzó el Atlántico y desembarcó en España, país que absorbió su amor internacional con shows en Benicasim (en el marco del Rototom Sunsplash, el festival reggae más importantes del mundo), Barcelona, Gran Canaria y La Coruña. En cada punto, el músico argentino recibió los más encendidos elogios de la prensa especializada y se trajo en su valija la ovación del público español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada