lunes, 25 de octubre de 2010

MONSEÑOR CASARETTO SE OPONE A JUAN PABLO II


En abierta discrepancia con los planteos de la Doctrina Social de la Iglesia, el presidente de la Pastoral Social del Episcopado, Jorge Casaretto, afirmó hoy que la iniciativa de participación de los trabajadores en las ganancias empresarias "no es lo que necesita hoy el país".


Casaretto sostuvo que "hay que pensar bien" la iniciativa, ya que un contexto de "alto porcentaje de excluidos" se "debe pensar también en los trabajadores en negro". Las palabras del prelado –que dan por descontado que el proyecto no estuvo bien pensado- se contrapone con al menos cuatro de los documentos más conocidos de los últimos 100 años en la historia de la Iglesia que impulsan la incorporación de los trabajadores a la gestión de las empresas.

De hecho, y tal como señaló Tiempo Argentino el 3 de octubre último, los documentos Rerum Novarum (1891), Mater et Magistra (1961), Gaudium et Spes (1965), Laborem Exercens (1981) defienden además la participación de los trabajadores en las utilidades –la famosa plusvalía– que obtienen sus empleadores.

La Iglesia, a través del titular del equipo de Pastoral Social del Episcopado, obispo Jorge Casaretto, cuestionó la ley impulsada por Hugo Moyano para repartir las ganancias empresariales, al considerar que "no es lo que necesita hoy el país".

Casaretto sostuvo que el proyecto presentado por el diputado Héctor Recalde no tiene en cuenta "a la gran cantidad de trabajadores en negro".

De manera tangencial, el Vaticano presentó en julio último la tercera encíclica de Benedicto XVI, "Caritas in veritate" (Caridad en la verdad), de marcado carácter social, en la que afirma que la economía necesita de la ética para su correcto funcionamiento y que el mercado "no es el lugar de atropello del fuerte sobre el débil".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada