lunes, 25 de marzo de 2013

EL METAL ES ASI

¿Demasiada diferencia entre los Teletubbies de tus niños y tu cuerpo revestido de cuero y tachas? Llegó la solución: Iron Maiden para niños.
 

Comparta esta nota con un amigo

E-Mail de su amigo
Su nombre
Su E-Mail
Por Mario Yannoulas
 
¿Cansado de que lo único que suena en tu casa sea un dinámico llanto de bebé? ¿Creés que a tu hijo le falta escuchar más música, pero te pasás horas frente a la batea dilucidando qué disco infantil suena menos pelotudo? ¿Demasiada diferencia entre los Teletubbies y tu cuerpo revestido de cuero y tachas? ¿Tenés miedo de que de tanto mirar a Barney siga hablando así hasta que tenga dieciocho? Una solución llegó a los escritorios de la Oficina de Cultura Parental Metalera del NO: se trata de Iron Babies, un compilado de dieciséis canciones de Iron Maiden reversionadas para bebés que acaba de ser editado para la Argentina y el mundo.
La oferta va desde las dulces Wasted Years y Revelations, con las que vas a terminar chupándote el dedo al lado de su cuna, hasta el agite de The Number of the Beast y The Trooper, que te pueden ayudar a ensayar su primer pogo: “El metal es un grito de rebeldía con distorsión, pero con esto busqué que la música del nene no sea un sufrimiento para los papás, sino que puedan compartir entre los tres esas canciones que de chicos nos hicieron soñar”, explica Gustavo Zavala, productor general de la placa y más conocido por ser el bajista de Tren Loco.
Las reversiones de los clásicos de la Doncella fueron mayormente hechas en MIDI, asignándoles sonidos de arpas, xilofones y otros timbres dulces sintetizados para el frágil oído del bebé. Algunos pasajes también incluyen instrumentos tocados, como bajos o guitarras criollas, que apoyan el ritmo de las canciones. Todo lo hizo Zavala desde su casa como continuación de una serie de discos similares que saca desde hace unos años. El primero fue en 2005 y se llamó Metal For Babies, que tuvo su secuela en 2008 e incluía canciones de Metallica, Megadeth, Judas Priest, Deep Purple y Led Zeppelin, entre otros referentes del rock pesado.
“La idea de hacer música metalera para bebés vino cuando nació mi hijo, y yo no quería que se quemara la cabeza con Floricienta y todas esas cosas. Como además de tocar el bajo compongo en el piano, grabé algunas lindas melodías de Metallica, Megadeth y Tren Loco con sonidos de campanitas, cajitas musicales, arpas, es decir que traspasé esas melodías aguerridas, las despojé de la distorsión y la estridencia de los tambores, y quedó la esencia, la armonía y la melodía, es decir, la música. Así logré que Dante se durmiera. Como cada vez más gente me pedía copias para sus hijos, averigüé en Internet que no había nada de metal para bebés, y lo patenté, así que es orgullosamente un invento argentino”, sigue Zavala, que durante el último tiempo giró por el país y el exterior junto a La Bestia, la banda tributo a Maiden que tuvo a Paul Dianno, primer cantante del grupo, como miembro estrella.
El álbum ya se consigue en rockerías del país y algunas casas grandes de discos, y en todo el mundo a través de la página oficial, metalforbabies.com.ar. Si creíste que ya estaba todo inventado, fallaste una vez más, porque se viene The Wall for Babies y Zavala advierte que no sólo les gusta a los recién nacidos: “Hay pibes que lo compran porque les sirve para estudiar o laburar. Funciona bien como relax”. ¡Llamá ya!
 
Fuente: Suplemento No

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada