martes, 12 de marzo de 2013

"ES UN ORGULLO SER SUCIO, MALO Y FEO"

Entrevista a Martín Sabbatella, titular de la AFSCA. Nombrado al frente del organismo que debe aplicar la Ley de Medios. Las operaciones del Grupo Clarín, desafíos y un aviso: “La ley se aplicará a todos por igual”.
 
Por Adrián Murano
 
En la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual está todo por hacer. Literalmente. Al momento de esta entrevista, media docena de obreros atornillaban tomacorrientes en las flamantes paredes de durlok que, en breve, serán oficinas, las sillas saldrán del nailon que las protege y Martín Sabbatella, el flamante titular del organismo, sabrá cómo manejar los controles remotos de los plasmas que reinarán en una oficina aún a medio habitar.
Resulta curioso que a tres años de promulgada la denominada Ley de Medios, recién ahora muchos argentinos se enteraran que existe algo denominado AFSCA, y que ese organismo incidirá de manera crucial un elemento clave del hogar: la tele. La demora tiene su explicación. El Grupo Clarín, propietario del mayor oligopolio mediático del país, logró postergar la aplicación plena de la norma con recursos judiciales y chicanas políticas que suspendieron el estratégico artículo 161, que prevé cómo será la adecuación de los multimedios a la ley. La Corte Suprema, al fin, le puso fecha de vencimiento a esa dilación. El próximo 7 de diciembre –el 7D–, de no mediar un fallo sobre el planteo de fondo –Clarín planteó la inconstitucionalidad del artículo–, el Grupo deberá adaptarse a los postulados de la norma. Si no lo hace, la AFSCA que ahora conduce Sabbatella deberá entrar en acción.

–¿Qué pasará el 7 de diciembre?
–Ese día vence el plazo para la adecuación, por lo tanto tenemos que trabajar para que todos los licenciatarios que tengan que adecuarse presenten el plan de adecuación y estén en proceso antes de esa fecha. Después de ese día estarán fuera de la ley y con los plazos vencidos, por lo tanto deberemos actuar en consecuencia para hacer cumplir la ley.

–¿El vencimiento aplica para todos o sólo para el Grupo Clarín que interpuso la medida cautelar?

–La ley es la ley, y el mandato de la Presidenta es claro: que se cumpla la ley sin excepciones ni privilegios. Lo raro es que alguien considere que puede no cumplir la ley, lo raro es tener que aclarar una obviedad tan grande como que la ley es pareja para todos. Nuestra tarea es hacer cumplir la ley integralmente, a todo el mundo.

–En su presentación, la Presidenta destacó que no proviniera del partido de gobierno. Sin embargo, el Grupo Clarín y algunos opositores cuestionaron su nominación por su identificación política con el kirchnerismo…

–Las impugnaciones en todos los casos son las mismas, parecieran haber surgido de la misma usina. Y tienen dos características: una plantea dudas sobre si estoy en condiciones o no de cumplir esta función y la otra está relacionada con mi identificación con el proyecto kirchnerista. Respecto de la primera, y aunque no es agradable tener que hablar sobre mí, creo que superé la prueba de la gestión con diez años al frente de un municipio importante como Morón. Sobre la segunda, es obvio que yo no tengo la independencia política que plantean ellos. ¿De dónde creen que salgo, de un repollo? Es obvio que soy kirchnerista, que integro el mundo oficialista y que me siento parte del proyecto nacional liderado por Cristina. Y es tan obvio, que soy propuesto y designado por la Presidenta, como otros miembros del directorio serán propuestos por la oposición, el Consejo Federal y las universidades. Pero además, la función que me encomendaron es que se cumpla la ley, y la ley es pareja para todos, oficialistas y opositores. También dijeron que si uno estaba de acuerdo con la ley no estaba habilitado a aplicarla. ¿Hay planteo más ridículo que ese? ¿Acaso los opositores que integren el directorio de la AFSCA, y que hayan votado en contra en el Congreso, van a venir a cumplir la ley, o van a violarla por haber votado en contra?

–A propósito: hasta hoy la oposición boicoteó la conformación del directorio y de la comisión bicameral. ¿Cree que va a cambiar de actitud?

–Mi primera tarea fue reunirme con el vicepresidente (Amado) Boudou y (el titular de Diputados, Julián) Domínguez para poner en marcha la convocatoria a conformación de la comisión. También para acelerar el proceso de designación del defensor del público y convocar a la oposición para que propongan a sus representantes en el directorio. Si no lo hicieron hasta el día de hoy es porque formaban parte de un plan, que sale de la misma usina que gestó las impugnaciones, para desconocer a la AFSCA. Esto es lo que pretenden ciertos grupos hegemónicos: que los opositores no integren el directorio para desconocer la tarea de esta autoridad. Hay que decir además que durante los dos años que la oposición tuvo mayoría parlamentaria, jamás conformó la comisión bicameral de seguimiento prevista en la ley. Pero hay algo que muestra con mayor claridad que hay intencionalidad política en no ocupar estos lugares, y es que el Gobierno de la Ciudad nunca presentó a su representante en el Consejo Federal, sin que exista nada que impidiera al jefe de gobierno enviar la propuesta. Eso demuestra que hay una estrategia deliberada de no ocupar esos espacios como parte de un plan elaborado por esos grupos hegemónicos que resisten la aplicación de la ley.

–Una de las características de su partido fue diferenciarse de la maquinaria política y electoral del peronismo en la provincia de Buenos Aires. ¿Esta designación diluye esa equidistancia? ¿En las legislativas de 2013 su fuerza integrará las listas del PJ?

–Nosotros formamos parte de un proyecto nacional liderado por Cristina, y vamos a ser parte de la estrategia que surja de ese liderazgo. De modo que vamos a actuar en función de lo que este proyecte necesite. Los que coincidimos en este espacio pertenecemos a una fuerza política, como otros a otras, pero a todos nos une el mismo proyecto y aun en las diferencias trabajamos en la misma dirección. El corte es el bloque que quiere constituir la derecha para retroceder, para generar una restauración conservadora. Está claro que nosotros vamos a estar en el bloque de enfrente.

–Hasta no hace mucho, el Grupo Clarín y ONGs que participan de la oposición lo postulaban como un ejemplo a seguir. ¿Qué se siente ser sucio, feo y malo de un día para otro?

–Si eso significa pertenecer al campo nacional, popular y democrático, a un espacio que quiere construir una democracia para todos y no para una parte, y que tiene como objetivo fundamental defender los intereses populares, es un orgullo ser sucio, malo y feo. Ahora, la frase de la Presidenta surgió por todas esas organizaciones que nos reconocían como ejemplo de políticas innovadoras de transparencia en la gestión pública, cosa que es un rasgo de identificación que nos enorgullece. Pero el tema es que ellos creían que éramos eso y punto. Nosotros somos eso, pero también lo otro, que es el compromiso con la construcción de una patria más justa, con la distribución de la riqueza, con la justicia social. Nosotros creemos en la ética de la gestión, pero también creemos que no se mejora la democracia en un mar de pobres y excluidos.

–¿En lo personal cómo tomó esta designación?

–Para mí es un honor y un orgullo que la Presidenta haya pensado en mí para esta tarea. Estoy convencido de la importancia de la ley, estoy convencido de que es profundamente democrática, que amplía y mejora la calidad de nuestra democracia. Es una ley que garantiza la pluralidad, la diversidad, que estén todas las voces, todas las miradas, permite que lo diverso de nuestro país se pueda expresar, que nuestro pueblo tenga la palabra… Me enorgullece tener esta responsabilidad de aplicación de una ley que es parte de un proceso de transformación muy profundo iniciado en el 2003, donde la democracia empieza a construirse para todos y todas y no para una parte. De eso se trata esta ley, y por eso vamos a garantizar que se aplique.
_______________________________________________________________________________

Jueces y partes

El sillón vacante del juzgado número 1 del fuero civil y comercial federal generó una fuerte disputa político-judicial el pasado 2 de octubre. El debate sobre los posibles ocupantes del mentado despacho no es menor: el magistrado que ascienda a ese puesto deberá resolver un amparo presentado por el Grupo Clarín sobre la validez del artículo 161 de la Ley de Medios que establece la desinversión de los multimedios que superen el número de señales habilitadas por la nueva reglamentación.
El pasado 11 de septiembre, la Cámara en lo Civil y Comercial nombró como “subrogante permanente” de ese juzgado al magistrado jubilado Raúl Tettamanti y elevó la designación en estado de consulta al máximo tribunal del país. El martes pasado la Corte Suprema de Justicia dio su veredicto: consideró improcedente el planteo de la Cámara y la obligó a decidir el futuro inmediato de Tettamanti, quien tiene radicada una denuncia por estafa en el Consejo de la Magistratura.

En paralelo, otra polémica se desató en el órgano que selecciona y sanciona a los jueces. Al cierre de esta edición se discutía la oficialización de la lista de postulantes para ocupar cinco juzgados vacantes del fuero, entre los que se encuentra el subrogado por Tettamanti. Pero esto no es todo: a su vez, el consejo tiene pendiente una recusación contra Ricardo Recondo, vicepresidente de la Cámara en lo Civil y Comercial y consejero, quien fue acusado de colocar a dedo a Tettamanti (en la jerga conocido como “forum shopping”). La maniobra que se denuncia es que Tettamanti fallaría a favor del multimedios de Herrera de Noble. La acusación fue promovida por María Lorena Galgiardi, directora del Organismo Nacional de Bienes del Estado (Onabe), y candidata a ocupar el juzgado número 1 en lo civil y comercial federal.
 
 
Fuente: Revista Veintitres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada