lunes, 4 de marzo de 2013

"ELCIRCULO TODAVIA NO SE CERRO"

Los padres de María Soledad Morales creen que hubo más culpables que no recibieron castigo.
 
Después de dos décadas de llorar, luchar y buscar, persiste en Ada Rizzardo de Morales y en su familia la sensación de que el círculo no se cerró. De las 32 personas que iban a ser investigadas por falso testimonio ninguna llegó a juicio. Los sospechosos de coautoría y encubrimiento del crimen no recibieron castigo alguno y fueron sobreseídos por la Justicia.
La semana pasada, en una charla que tuvo con Alberto Lebbos –un tucumano padre de una joven torturada y asesinada hace siete años, cuyo autor jamás se conoció–, declaró que “hay que decir basta ya, basta de tanta impunidad, que no haya más injusticia”.
No hay persona que llegue a la casa de los Morales y no se lleve, si es época, una bolsa de naranjas de los árboles que cuida la madre de María Soledad. La familia vive de los pocos pesos de la jubilación de Elías, y poco más, como la ayuda de alguno de sus otros hijos.
“¿Y la plata del juicio?”, le preguntó una periodista local en una entrevista publicada en El Ancasti Digital. “Jamás recibimos un peso –contestó Ada–. Los condenados se declararon insolventes. Nosotros habíamos renunciado desde un primer momento a la plata, que se iba a donar al Hospital de Niños, en agradecimiento a la sociedad”. Pero ningún resarcimiento económico les llegó nunca, ni a ellos ni al hospital.
La muerte de María Soledad derrocó a la que era llamada “la dinastía” Saadi y encumbró a la coalición del Frente Cívico y Social en el poder desde 1991 hasta 2011. “Yo sólo soy una madre que pidió y sigue pidiendo justicia”, agrega Ada. Le ofrecieron un cargo durante el gobierno de Néstor Kirchner, pero lo rechazó. Después de ganar las elecciones provinciales en 2011, la actual gobernadora Lucía Corpacci –pariente de los Saadi–, dijo estar “orgullosa de ser Saadi”.
 
Fuente: Clarin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada