domingo, 27 de septiembre de 2009

ITALIA: CONSIDERAN QUE UN ILEGAL ES UN DELINCUENTE


La norma fue impulsada por Silvio Berlusconi y aprobada por el Parlamento. Prevé multas y expulsión para los inmigrantes sin papeles.


Entró en vigencia un polémico paquete de medidas propuestas por el gobierno conservador del primer ministro Silvio Berlusconi que introduce el delito de inmigración clandestina y legaliza las rondas nocturnas de ciudadanos.La nueva ley, que ya había sido aprobada por la Cámara de Diputados, fue adoptada por el Senado con 157 votos a favor, 124 en contra y tres abstenciones.Con el paquete de medidas, el gobierno liderado por el multimillonario Berlusconi, endurece su política contra la inmigración, tal como había prometido hace más de un año durante la campaña electoral. Las medidas han sido condenadas por la izquierda así como por las organizaciones de defensa de los derechos humanos y la Iglesia católica.El artículo más controvertido es aquel que introduce el delito de inmigración clandestina, castigado con una multa de 5.000 a 10.000 euros y la expulsión inmediata. La cárcel como castigo fue excluida debido a la superpoblación carcelaria en Italia que cuenta con una cifra récord de detenidos.Se amplía también de dos a seis meses la retención de los inmigrantes en los centros de identificación y de recepción con el fin de facilitar la identificación del inmigrante y su expulsión al país de origen.A partir de ahora, en Italia, el hecho de alquilar un apartamento a un inmigrante clandestino o simplemente ofrecerle el hospedaje podría ser sancionado con penas de hasta tres años de cárcel.En materia de seguridad interior, la medida más emblemática, adoptada bajo la presión del movimiento xenófobo Liga Norte (extrema derecha), aliado clave de Berlusconi, es la posibilidad de que "asociaciones de ciudadanos" realicen rondas para señalar las alteraciones del orden público.La ley obliga también a los padres extranjeros de un recién nacido a presentar el permiso de estadía para registrar el nacimiento, por lo que las asociaciones temen que florezca el fenómeno de los "niños invisibles"


VOCES EN CONTRA.


Para el responsable en asuntos de inmigración del Vaticano, Monseñor Antonio Maria Vegliò, se termina por "satanizar" al extranjero, considerado como una amenaza.El líder de la mayor formación de oposición, Dario Franceschini, del Partido Democrático, considera que las medidas aprobadas son "equivocadas, inútiles y dañosas" para Italia, porque no sólo "no sirven a reglamentar el problema, sino que alimentan el miedo y la xenofobia".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada