martes, 15 de septiembre de 2009

LOS NUEVOS DESAPARECIDOS SOCIALES



La diputada Liliana Parada (del Bloque Igualdad Social) entregó una carta a los cuatro consejeros elegidos para el Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, en la que advierte sobre la situación de riesgo en que se encuentran los chicos en situación de vulnerabilidad, en especial los que habitan en villas y asentamientos de la ciudad y los que están en situación de calle.


“En los últimos años, el distrito más rico de la Argentina ha visto crecer los índices de desocupación, y junto con éste, los de pobreza”, advierte la legisladora. Y sostiene que “lo más preocupante es el alto número de niños y niñas que engrosan las filas de los nuevos desaparecidos sociales. Mucho más, cuando la situación de calle se encuentra con el flagelo del paco”.


“Antes los veíamos en las puertas de las casas, en las esquinas pidiendo monedas o en las plazas. Muchos de ellos siguen allí, pero otros, muchos otros, se recluyeron (o los corrieron) al interior de las villas, como en el caso de la Villa 21 24 y sus alrededores, donde sobreviven más de cien, si es que no mueren indocumentados, sin dejar rastro.”


Parada denuncia que “este fenómeno de reclusión en las villas de los pibes y pibas seguramente no es ajeno a la política de preservación de ‘ocupantes’ del espacio público que originó la creación de la UCEP, la Unidad Control del Espacio Público coordinada por el jefe de Gabinete del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, Fabián Rodríguez Simón”.


“Estos chicos terminan sus vidas en los pasillos de la villa, ya que no tienen opción. No existen resortes institucionales que trabajen seriamente con ellos con el claro objetivo de presentarles una alternativa con relación a la vida en la calle”, agrega la carta de la legisladora.


Según Parada, un recurso de amparo presentado recientemente por el asesor tutelar Gustavo Moreno “puso en evidencia la necesidad de abrir de inmediato un debate acerca del diseño de una política pública integral que permita aplicar la ley 114, la construcción de nuevos espacios en los que chicos y chicas puedan ser tratados por adicciones, especialmente por el paco”.


“Esto no es más que un pedido, en mi rol como representante del pueblo de la ciudad, para que hagan valer su función. Porque el pueblo somos todos, no un puñado de vecinos”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada