viernes, 19 de febrero de 2010

LA TIJERA DE MACRI LLEGÓ AL AULA


A través de una resolución que había refrendado Posse en su fugaz paso por Educación, el gobierno porteño anuló 82 cursos, “el equivalente a diez escuelas menos”, según UTE-Ctera. Para los gremios docentes, avanza “una política de vaciamiento de la escuela pública”.

Por Werner Pertot

Los gremios docentes se declararon en estado de alerta y movilización luego de que el gobierno de Mauricio Macri resolviera anular 82 cursos, cuyos docentes habían concursado a fines del año pasado. La orden de la resolución provino del jefe de Gobierno, a través del secretario del área Andrés Ibarra, y la refrendó el inolvidable Abel Posse en su breve paso por el Ministerio de Educación en diciembre. Ayer los gremios hicieron una conferencia de prensa junto a legisladores de la oposición, en la que remarcaron que se trata de “una violación flagrante del estatuto docente” y anunciaron que le llevarán hoy el reclamo al actual ministro de Educación, Esteban Bullrich, en la reunión de paritarias.

El gremio UTE-Ctera presentó un recurso de amparo en la Justicia para que no se den de baja 82 grados de primaria, que se concursaron en diciembre pasado. En esa época, Mariano Narodowski evitó firmar la resolución, que finalmente fue suscripta por Posse en su fugaz paso por el cargo desde el que se despachó contra los gremios, contra el rock que “estupidiza a los jóvenes” y propuso una amnistía a los represores. Según los sindicalistas, el gobierno porteño amenazó a los docentes con sumariarlos si no toman posesión del cargo (los concursos fueron en diciembre, pero se toma posesión en febrero). Para cerrar un curso, según los gremios, tiene que tener menos de 15 alumnos. Para el gobierno porteño, con que sean menos de 22, alcanza.

Desde el Ministerio de Educación porteño aseguraron que los cursos todavía no están cerrados. Y argumentaron que se piensa en darlos de baja por la “escasa demanda en zona norte: hay cursos que tienen cinco o siete alumnos”. Otras fuentes del PRO, en cambio, señalaron a este diario que los cursos los cerraron viendo los números en un Excel y no se fijaron que en las aulas no entran más alumnos. Este fue el caso, por ejemplo, de la Escuela 17 del Distrito Escolar 19: hay un curso de 15 alumnos, en el que el aula es de 3 por 4 metros. Además de la zona norte, se cerraron cursos en Soldati y en la zona sur de Flores. “Es la lógica de Macri: con esto se ahorra un millón de pesos”, estimaron.

Los gremios convocaron a una conferencia de prensa en la Legislatura porteña. “Ochenta y dos grados es el equivalente a diez escuelas menos”, graficó el secretario general de UTE-Ctera, Eduardo López, quien planteó que “en vez de haber dos grados de 17 chicos, van a hacer uno de 34. Amontonan a los chicos y se ahorran un maestro”. “Macri representa una ofensiva sobre los trabajadores. Sincera con esto su política de vaciamiento de la escuela pública”, consideró Manuel Gutiérrez, de Ademys, mientras que Elías Capelutto, de Sedeba, advirtió que “es grave que se cierren 82 grados en medio de un concurso público”.

Los acompañaron los legisladores de Proyecto Sur Fabio Basteiro, Delia Bissutti y Laura García Tuñón, los kirchneristas Francisco “Tito” Nenna, María José Lubertino y Gabriela Alegre, la ibarrista María Elena Naddeo, el sabbatellista Gonzalo Ruanova y Martín Hourest, de Igualdad Social. El radical Claudio Presman mandó una adhesión. “Macri sostiene una mentira tras otra: habla de que invirtió en infraestructura y la ciudad se inunda; habla de prioridad para los chicos y vacía la educación pública”, planteó Basteiro. Bisutti señaló que “se está vulnerando el derecho a la educación de más de 1600 chicos”, mientras que García Tuñón destacó que “si la prioridad uno de Macri son los niños, como viene publicitando, nos preguntamos por qué hace un brutal ajuste impidiendo que estudien”.

“El gobierno porteño está ajustando y despidiendo contratados y de planta sin sumarios y sin comunicárselos”, advirtió Naddeo sobre los mil despidos de empleados municipales. “Macri va a tener que pensar en dejar de crear cargos políticos de 15 mil pesos y cerrar los puestos de trabajo de 1500”, consideró Nenna, quien remarcó que “el presupuesto educativo está a la baja en infraestructura y en salarios. En lo que piensa Macri es en la destrucción de la escuela pública”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada