jueves, 25 de febrero de 2010

MERCOSUR RELIGIOSO


El presidente paraguayo y ex obispo Fernando Lugo aprovechó el Foro Social Mundial para proponer un Mercosur religioso. “No queremos que el Mercosur sea sólo una reunión de jefes de Estado”, explicó el mandatario, que participó junto a sus colegas de Venezuela, Brasil y Ecuador en el cierre del encuentro de movimientos sociales que se realizó esta semana en Belém, en el selvático noreste brasileño. El referente brasileño de la Teología de la Liberación Leonardo Boff, a quien Lugo calificó como su “padre espiritual”, celebró el llamado de su colega. “Pongámosle un fin a la cultura del consumo y creemos una del vivir simplemente, para que simplemente todos puedan vivir”, sugirió.

Lugo dedicó gran parte de su tiempo a explicar su proyecto. Fiel a su propia experiencia, el ex obispo de San Pedro defendió la necesidad de incluir a la religión en el diálogo social. “El Mercosur necesita de diálogos entre trabajadores, entre campesinos y entre jóvenes y en eso no puede faltar el diálogo de la religiosidad que es tan importante para los países de la región”, aseguró el hombre que puso fin a 60 años de reinado del Partido Colorado en Paraguay.

Ansioso de poner en marcha su propuesta, Lugo, que durante los próximos seis meses ocupará la presidencia temporaria del bloque, adelantó que invitó a los teólogos de la Liberación Boff y Frei Betto al encuentro ecuménico regional que se celebrará en Asunción los próximos 12 y 13 de marzo. El objetivo, explicó, es abrir el encuentro a los temas sociales, económicos y políticos que en este momento se están discutiendo en Sudamérica.

El mandatario paraguayo, Boff y Frei Betto recordaron que la Teología de la Liberación aún está prohibida en los seminarios católicos. “Jesús fue detenido, sometido a un juicio político, torturado y condenado a muerte. Siguiendo ese ejemplo, los cristianos siempre han hecho política, aunque algunos en favor de los oprimidos y otros en favor de los opresores”, aseguró Frei Betto. El brasileño propuso que la región, con Lugo y el Mercosur a la cabeza, se vuelquen hacia el primer grupo. “Hoy más que nunca es preciso construir el reino desde abajo hacia arriba”, aseguró.

Boff se sumó a su pedido. “Mientras los poderosos buscan soluciones para salvar su propio futuro, excluyen a los más pobres y sólo quieren salvar al sistema, para salvar sus riquezas –cuestionó el teólogo–. El problema es que vivimos en una cultura planetaria que dejó de amar a la vida y la convirtió en un objeto de mercado.”

Para los teólogos, la introducción de la religión al debate político, social y económico permitiría, por ejemplo, empezar a priorizar el cuidado del medio ambiente, un reclamo que estuvo presente durante todo el foro. “La Tierra es la única casa que tenemos para vivir, que fue hecha por Dios y fue hecha para todos”, recordó Boff.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada