viernes, 30 de julio de 2010

DE CÁBALAS Y AMULETOS


Por: Adriana Balaguer


Patas de conejo, cintitas rojas, una ropa especial, cuernitos y ademanes varios suelen nutrir la batería de amuletos y cábalas que usamos para pelear contra la envidia, la mala suerte y el desamor. Apelamos a ellos cuando necesitamos apoyo extra frente a las inseguridades de la vida. Los invocamos, los tocamos y los cargamos en momentos claves: campeonatos deportivos, exámenes, citas amorosas, viajes…

Y es posible que hasta los ocultemos públicamente por vergüenza (pensamos que dirán: “¡cómo alguien inteligente pude creer en estas cosas!”) Pero ¿cómo explicarle al mundo que, íntimamente, confiamos en sus atributos mágicos casi como si hubieran sido recetados por un médico?


Dicen que los amuletos están entre los objetos más antiguos de la humanidad, ya que el hombre se apegó a ellos cuando empezó a sentirse aquejado por males físicos, morales y hasta espirituales. Los primeros fueron extraídos de la naturaleza, como piedras, maderas talladas o cristales naturales, apreciados por su originalidad. Desde entonces, apelamos a ellos cuando nos volvemos supersticiosos.


Por las dudas, aquí van diez de los amuletos/cábalas más populares:


- Accesorios de indumentaria de color rojo sirven para alejar la envidia.
- Piedras naturales cuyo color obedece a nuestro signo del zodíaco, amplifican nuestra energía.
- Frente a alguien que es considerada una persona con “mala onda” (o en el caso de que se la nombre en nuestra presencia), no está de más tocarse los genitales o en el caso de las mujeres, el seno derecho.
- Hay plantas como la Ruda macho (Ruta graveolens) que es aconsejable tener en algún rincón de la casa para mantener alejadas a las personas negativas. En lo posible debe estar ubicada cerca de la puerta de entrada.
- Colocar monedas debajo del colchón es una forma de atraer el dinero.
- Dejar durante la noche un vaso lleno de agua para que absorba las energías negativas (fijarse que el agua suele estar con burbujas al día siguiente), es ideal para depurar el ambiente.
- Mantener baja la tapa del inodoro del baño es indispensable si se quiere evitar que la plata se vaya.
- Las tortugas y los cactus son considerados por algunos como fuentes de buena suerte, y por otros, de todo lo contrario.
- Los corales, las herraduras, los elefantes y el bambú solo son señalados como objetos positivos.
- El equeco es un dios de la abundancia, la fecundidad y la alegría de origen aimara o colla, que todavía recibe cierto culto en el altiplano andino. Es un ídolo que se cree provee de abundancia al hogar donde se le ofrenda alcohol y cigarrillos ¿?.


La lista es larga. Hay algunos amuletos y cábalas que son “reconocidos socialmente”, otros que son personalísimos. En ambos casos se trata de cosas que han sido dotadas por el ser humano de un poder especial que por sí mismas no tienen. Y si…aunque no nos guste, aunque nos haga sentir desamparadas, no hay secreto. Solo son objetos, rutinas, y su uso o repetición poco tiene que ver con que las cosas salgan bien o mal.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada