miércoles, 15 de agosto de 2012

DOS PILOTOS DE AEROLINEAS DETENIDOS POR TIRAR AL MAR A LAS MONJAS FRANCESAS

Los Vuelos de la Muerte. Enrique José De Saint Georges y Mario Daniel Arru que durante el Proceso fueron oficiales de la Prefectura, luego pasaron a la compañia de bandera nacional.

Por Luciana Geuna.

A las 21 30 del miércoles 14 de diciembre de 1977, un avión Skyvan PA-51 de La Prefectura Naval Argentina despegó de Aeroparque tripulado por tres hombres, Enrique José De Saint Georges, Mario Daniel Arru y Alejandro Domingo D’Agostino. A pesar de que las planillas no reconocían pasajeros, adentro, inconcientes y adormecidas, habrían volado las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet. Dos de los pilotos, Saint Georges y Arru siguieron su carrera tripulando aviones en Aerolíneas Argentinas, la compañía en la que hasta hace apenas un mes cruzaban el Atlántico como comandantes.
Fueron detenidos por el juez Sergio Torres acusados de tripular el “vuelo de la muerte” que arrojó a las monjas todavía vivas al mar.
Junto a ellos, el magistrado encarceló también a D’Agostino, ya jubilado y jefe de los veteranos de guerra de La Prefectura; al abogado Gonzalo Torres de Tolosa, que habría participado de los vuelos según señaló el ex capitán Adolfo Scilingo, y al ex suboficial de la Armada Ricardo Rubén Ormello, quien habría confesado a compañeros de trabajo su participación en estos vuelos.
Los dos comandantes de Aerolíneas habían sido “desprogramados” de los vuelos comerciales el mes pasado cuando el fiscal del caso Eduardo Taiano los imputó y pidió a Torres que los llame a indagatoria. Ayer, voceros de la empresa informaron a Clarín que con su detención, fueron “suspendidos provisoriamente”, tal como indica la ley de Contrato de Trabajo.
Al cierre de esta edición, Torres y su secretario, Pablo Yadarola, seguían tomando las indagatorias a los detenidos excepto en el caso de Torres de Tolosa, quien se mantiene en su casa por problemas de salud que estaban auditando los peritos médicos.
El vuelo del 14 de diciembre de 1977 llegó a la investigación de la causa Esma luego de una investigación de la Unidad Fiscal de coordinación de causas de lesa humanidad de la Procuración General quienes rastrillaron 2758 vuelos realizados entre 1976 y 1978 utilizando como filtros algunas características comunes de los vuelos utilizados por la dictadura para desaparecer personas lanzándolas vivas al Río de la Plata.
Las monjas Alice Domon y Léonie Duquet fueron secuestradas el 8 de diciembre luego del operativo del grupo de Tareas de la ESMA en la Iglesia de Santa Cruz, donde se había infiltrado Alfredo Astiz haciéndose pasar por un joven desprotegido al que las primeras Madres de Plaza de Mayo decidieron cuidar. Él las marcó junto a las monjas antes de su secuestro. Ese procedimiento está siendo juzgado en estos días.
A ellas dos se las vio por última vez el 14 de diciembre cuando las fotografiaron en la ESMA con un cartel de Montoneros a sus espaldas y un ejemplar de La Nación de ese día. Era miércoles, casi de noche, el día y la hora en que solían despegar los aviones con los detenidos adormilados.
A las 21 30 salió de Aeroparque el avión de Prefectura. Voló casi cuatro horas sin tocar el suelo. Seis días después, el cuerpo de Duquet apareció en las playas de San Bernardo y luego fue enterrada en una tumba NN. El Equipo Argentino de Antropología Forense descubrió sus huesos en 2005. El informe decía: “Las fracturas son compatibles con la caída desde una altura determinada y el impacto contra un cuerpo duro”.

Fuente: Clarin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada