viernes, 3 de agosto de 2012

LA BEATIFICACION DE JUAN PABLO II

Acerca de santos y beatos. Mi experiencia de los pueblos latinoamericanos es que la gente no presta atención a lo que el Papa dice en tal o cual discurso, sino a lo que el Papa mismo muestra.

Por: Eduardo de la Serna Coordinador del Grupo de Curas en Opción por los Pobres.
                       
Las diferentes notas y comentarios surgidos a partir de la beatificación de Juan Pablo II me motivan a hacer esta reflexión que quiero compartir. Creo que, para aclarar, es bueno distinguir qué es una beatificación, por qué se beatifica a una persona (y no a otra) y la devoción (o no) a determinados beatos o santos. Creo que son cosas diferentes y distinguirlas puede ayudar.

QUÉ ES UNA BEATIFICACIÓN. Cuando fue la beatificación de Josemaría Escrivá de Balaguer, recuerdo haber leído en un diario de España una nota de José I. González Faus que empezaba destacando qué son los beatos o santos. Decía ?creo resumirlo correctamente? que son personas de las que la Iglesia con su autoridad afirma que están junto a Dios. De aquí se concluyen dos elementos: (1) pueden servir como intercesores y (2) su modo de vida puede ser propuesto al Pueblo de Dios.
Un tema adjunto es el tema del "milagro" que actúa como una suerte de "garantía" por la que Dios confirma que esta persona está a su lado. Un P. General de una Orden me comentaba que debieron sacar al encargado de proponer los santos de la Orden porque sabía quiénes eran, dentro de la Curia Vaticana, los que ?previo pago? afirmaban que el "milagro" se había producido. "Dame medio milagro, que del otro medio me ocupo yo", afirmaba. Pero otro tema -que me parece extrañísimo? es el de una curación producida por intercesión del/la candidato/a. Pregunto irónicamente: ¿cómo saber si alguien se cura porque pidió el milagro al/la candidato/a, y no porque una viejita piadosa, enterada de su situación, pidió la intercesión de Santa "X"? Pero dejo este tema. Me interesa, para empezar, que un/a beato/a o santo/a es simplemente alguien de quien la Iglesia con su autoridad asegura que está "en el Cielo". Puesto que este es el punto, toda beatificación es simplemente eso; y, en lo personal, me alegro que sean más y más los que "vayan al cielo". Se lo deseo a todos y todas. Obviamente que esto no significa que millones de "no beatificados" no estén junto a Dios, no sean "bienaventurados", de allí que debemos destacar el siguiente punto.

¿POR QUÉ LA IGLESIA PROPONE A TAL O CUAL? Es evidente que decenas de grandes personas no han sido (aún) beatificadas, y parecen merecerlo más que otros, mientras que en otros casos se acelera el proceso al máximo. Obviamente en este caso se trata de que la curia romana quiere proponer a determinadas personas antes que a otras. Y, al menos en un primer momento, parece razonable: puede llamarse "estrategia pastoral". Dejo de lado los casos obvios de Romero y la multitud de mártires latinoamericanos, por ejemplo, y señalo (para parecer más imparcial) la impresionante demora que tuvo la beatificación de Carlos de Foucault, a pesar de haber inspirado decenas de espiritualidades del siglo XX. Las demoras o parálisis son ciertamente "estratégicas"; una estrategia que lamentamos. Es evidente que en este caso se trata de estrategias, se quiere proponer a la Iglesia estas personas y no otras. El mismo P. General me comentaba que la otra razón por la que fue desplazado el encargado de los santos de la orden fue porque buscaba proponer los santos que a la orden no le interesaba estratégicamente señalar, mientras que retrasaba los que para ellos eran importantes.
Siempre creí que en las canonizaciones debería haber una cierta jerarquización. Hay beatos y santos que son propios de una época y que con el paso del tiempo difícilmente debamos tener en cuenta uno de los dos aspectos señalados: "Su modo de vida", que difícilmente pueda servir al hoy del Pueblo de Dios (la propuesta del Cura de Ars en el año "sacerdotal" puede ser un buen ejemplo de esto). Centenares de santos (y beatos) pueden tenerse en cuenta como intercesores según la devoción de cada uno/a, pero nadie propondría su modo de vida en el presente. Hay otros santos o beatos que son propios de un "ambiente" y no de otros. Es el caso, por ejemplo, de muchos/as fundadores/as de congregaciones, que no sirven en su modo de vida fuera de su ámbito específico. Y --finalmente- hay santos/as que trascienden con su vida y testimonio todos los tiempos y todos los espacios. No son tantos. Quizás una suerte de jerarquización de este tipo ayudaría a mirar lo fundamental y dejar de lado lo accesorio. Ciertamente, un rey del 1200 difícilmente pueda servirnos de modelo hoy, por más que llevemos su nombre, y lo mismo hemos de decir de una fundadora de congregación dedicada a la educación de hijos de empresarios. Puesto que todo este proceso supone mucho dinero (y las "canonizaciones seriales" de Juan Pablo II evidentemente ayudaron mucho a sanear las financias vaticanas), esto contribuye a entender por qué son tan pocos laicos y pobres los beatificados y canonizados, y quizás -mirando esto desde las "bienaventuranzas"? debería exigir un replanteo total del tema, pero es otra cosa.
De todos modos, me parece importante un aspecto: cuando la gente "se apropia", de un/a santo/a o beato/a, ¿de qué se apropia? ¿Qué celebra? La devoción de la gente sencilla por San Cayetano no significa que la gente no sepa nada de este santo. Sabe nada o casi nada, y esto debemos tenerlo en cuenta. El pueblo se "apropia" (= devoción) de algún aspecto, a veces ni siquiera fundamental, del/a santo/a, y eso no significa que el pueblo "canonice" todo lo que este/a hizo, dijo o dejó de hacer. Nadie diría que lo principal de la vida, predicación o ministerio de San Antonio fue conseguir novio/a a la gente, por ejemplo. Este aspecto, en lo personal lo veo como muy importante, es qué dice "el pueblo" cuando acepta (o no) a un/a determinado/a santo/a; porque no necesariamente (es más, creo que prácticamente nunca) lo que el pueblo ha canonizado no es lo mismo que canoniza el "proceso de canonización" o la "estrategia curial" de proponer a determinada persona como beato/a o santa/o.
A modo de conclusión, señalo tres elementos:
1. Creo que la beatificación de Juan Pablo II es muy posible que sea "popular". Y me parece probable que el pueblo celebre -se "apropie"? que un Papa, con lo importante que es, haya dejado los "palacios" y se haya hecho cercano, haya "venido a casa". Mi experiencia de los pueblos latinoamericanos es que la gente no presta atención a lo que el Papa dice en tal o cual discurso, sino a lo que el Papa mismo muestra. Recuerdo el encuentro del Papa con los trabajadores en Buenos Aires: al lado mío había un señor muy sencillo. Cuando el Papa empezó su discurso, le dice al de al lado, "?¿Qué dice este polaco?". Pero diez minutos después estaba a los saltos cantando, "Juan Pablo II, te quiere todo el mundo". Creo que la gente puede canonizar a Juan Pablo II, y no necesariamente su "contenido". Me permito otro ejemplo: para la beatificación de Ceferino Namuncurá (por ahora, único beato argentino, indígena) fue a la Patagonia el secretario de Estado, el Cardenal Bertone. En la celebración había un cartel que decía: "Gracias, Cardenal, por beatificar a nuestro santito".
2. En lo personal creo que la curia vaticana propone acelerar las causas de Juan Pablo II (como la de Escrivá de Balaguer, o la de la Madre Teresa), porque son modelos que quiere proponer. En este caso, canonizar un modo de ser iglesia autoritaria, restauracionista, conservadora, limitadora al máximo del Concilio Vaticano II, para empezar. Creo que la curia romana quiere canonizar eso, pero ?repito? teológicamente, al canonizar al Papa, sólo está diciendo que Juan Pablo II está en el Cielo; y eso es algo que yo celebro. Una cosa es qué quiere la curia, otra es qué es un beato y otra es lo que vive el pueblo.
3. En lo personal, me encuentro con un problema: no soy Papa. Cuando sea Papa, además, creo que miraré más el modelo de Juan XXIII que el de Juan Pablo II, así que en cuanto "modelo de vida" no me sirve. Y en cuanto a "intercesor", en lo personal, también creo que nunca le pediré nada. Por tanto, celebro que esté en el cielo, pero, en lo personal, eso no me aporta demasiado; es más, creo que como la canonización de San Bonifacio o de Gregorio Magno, Papas, no aportan demasiado para mi vida. A lo sumo, me alegro de que la gente vea a un Papa cercano, y celebre su beatificación; mientras tanto, con la intercesión de Juan XXIII (y de Angelelli, Romero, Helder Cámara y tantos otros) seguiré soñando y buscando que la Iglesia sea cada vez más parecida al Reino de Dios, a pesar de las curias. <

Fuente: Tiempo Argentino.

1 comentario:

  1. Les recomiendo que busquen en YouTube un video que se llama El Tercer Secreto de Fátima que fue creado por vaticanocatolico.com. Además explican qué le ha ocurrido a la Iglesia católica después del Vaticano II, cómo estamos viviendo la Gran Apostasía profetizada en la Sagrada Escritura y en las profecías católicas. El link del video es el siguiente: El Tercer Secreto de Fátima y el Fin del Mundo

    ResponderEliminar