viernes, 3 de agosto de 2012

LA MARCA DE LA RESPONSABILIDAD

En la entrada de la empresa de Blaquier, el Ingenio Ledesma,en Jujuy, la semana próxima se instalará un cartel de dos metros de alto por tres de ancho que describirá el rol del ingenio durante la dictadura.
 

Comparta esta nota con un amigo

E-Mail de su amigo
Su nombre
Su E-Mail
Por Alejandra Dandan

El ingenio Ledesma suele funcionar para los habitantes del departamento jujeño de General San Martín en términos de Estado. Y porque ese Estado aún no cambió, algunos se estremecen cuando ven pasar frente a sus casas los camiones de la empresa de Pedro Blaquier. Algo de eso es lo que puede empezar a cambiar a partir de la semana próxima: a través de una articulación con la provincia de Jujuy, el Ejecutivo instalará una estructura de hierro con un cartel de dos metros de alto por tres de ancho sobre la ruta 34, justo en el ingreso al polo industrial de la empresa. “El cartel va a ser como el que se puso en la planta Ford de Pacheco: va a marcar la responsabilidad que tuvo Ledesma en la Noche del Apagón, a describir su actuación, el uso de las camionetas para trasladar compañeros y a señalarlos como parte del sector económico que se benefició con la dictadura”, dice a Página/12 Horacio Pietragalla, diputado, responsable de la Comisión de Derechos Humanos de La Cámpora y uno de los impulsores del proyecto. “Para profundizar el proceso de Memoria, Verdad y Justicia, la sintonía fina en el marco de los juicios de lesa humanidad es empezar a pasar de los militares a los responsables económicos.”
La señalización incluye tres placas: en la puerta de entrada de la Gendarmería y de dos comisarías que funcionaron como lugares de tránsito ilegal, interrogatorio y tormentos de los detenidos desaparecidos de las Noche del Apagón, del 20 al 27 de julio de 1976. Cada uno es emblemático para las víctimas. La Gendarmería y la Comisaría 24ª están ubicadas una al lado de la otra, dentro del terreno que es propiedad del ingenio (por lo menos así era en 1976). La otra comisaría es la de Calilegua, el pueblo vecino donde la primera noche levantaron a la mayor parte de los militantes gremiales y luchadores sociales.
Los carteles se instalarán entre el 10 y 13 julio, en el marco de la indagatoria a Blaquier prevista para el 10 y el comienzo del primer juicio oral, el día 12. La decisión política de poner los carteles fue producto de un trabajado acuerdo entre el Ejecutivo, la Secretaría de Derechos Humanos (a cargo de Martín Fresneda), el Archivo de la Memoria (coordinado por Judith Said), el programa de señalización a cargo de Gonzalo Vázquez y el área de Memoria y Movimiento, de Franco Vitali. La articulación más delicada, sin embargo, estuvo en Jujuy y en el departamento de General San Martín, el territorio donde la empresa es un órgano con tentáculos aún vivos y poderosos. Pietragalla estuvo a fines de mayo. Se reunió con el intendente Ramón Ale, lo comprometió a avanzar con el proyecto, pero a la vez entendió lo que podía significar.
“Me parece que es bueno destacar la presencia del Estado, la provincia y los municipios porque da la posibilidad de que una zona no dependa para sobrevivir de una gran empresa alojada en el lugar, como era antes. El caso de Ledesma es un ejemplo, hoy hay mayor presencia del gobierno nacional y eso hace a la municipalidad más autónoma y puede tomar decisiones como la de señalizar”, dice el diputado.
–¿Qué pasaba antes?
–El intendente anterior tenía una mayor relación con Ledesma. Este intendente le ganó y asumió en diciembre, es nuevo en el poder. Pero en algún momento fue clarito cuando nos dijo que ahí la que bajaba las bolsas de cemento para asfaltar la calle era Ledesma. “Para mí la Justicia tiene que avanzar”, me dijo, porque también él tiene compañeros desaparecidos, pero el tema es cómo se hace con una estructura tan poderosa. Yo sé que la articulación de estas cosas con la distancia y la comunicación se hace complicada, pero ahora hay un gobierno presente y eso favorece al avance de la justicia.
–¿Qué va a decir el cartel?
–Lo que se dijo en la Ford: queremos marcar la responsabilidad que tuvo Ledesma en la Noche del Apagón, describiendo el actuar de la empresa. Blaquier es uno de los símbolos de lo que sucedió. Y se va a señalizar sobre la ruta porque tiene más visibilidad, pero además porque si lo ponemos adentro corremos el riesgo de que lo rompan. Pero hay otra cosa: Ledesma no es el nombre del distrito, el nombre real es General San Martín, pero todo el mundo le dice Ledesma. Estas cosas pueden servir para que se empiece a llamar por el nombre y no por el nombre que le puso la patronal a una empresa. Eso también es emblemático.
–Da la impresión de que los carteles funcionan como los “escraches”: cuando la Justicia todavía no avanzaba, buscaban la primera condena social.
–En ese lugar, la escuela, las casas, la oficina de Gendarmería, todo dependía del ingenio. Yo esto se lo dije al intendente: es importante la señalización por el obrero que entra a trabajar y no se puede organizar porque la empresa todavía no se lo permite y entra agachando la cabeza. Es importante que esa persona vea ese cartel todas las mañanas y que sepa que hubo compañeros desaparecidos porque intentaron hacer lo mismo.
–¿Qué dice la gente del lugar?
–Lo que nos contaron los vecinos es el temor, una de las cosas que dejamos claras es que no queremos cerrar el ingenio. No queremos que la empresa cierre, lo que queremos es que los que fueron responsables se sienten en un banquillo. Hay un Estado que le pone un cartel en la entrada de la impunidad a un tipo de mucho poder, que no es un anciano de 84 años.

Fuente: Pagina/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada