sábado, 18 de agosto de 2012

LAS DENUNCIAS EN TERRITORIO BONAERENSE

Impulsadas por la Comision Provincial por la Memoria, el Cels y sectores del oficialismo. El Servicio Penitenciario provincial y el ministro Ricardo Casal acumulan acusaciones de muertes violentas de detenidos. Los casos.

La desmentida del ministro de Justicia, Julio Alak, a la nota del diario Clarín sobre la supuesta salida de presos sin autorización judicial incluyó duras críticas a la política de seguridad en la provincia de Buenos Aires. Esos cuestionamientos hacen eje en la actuación del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y el ministro de Segurdad de la provincia, Ricardo Casal.
En febrero pasado, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) denunció que el 29 de enero un preso alojado en la Unidad 46 de San Martín había sido asesinado a golpes y acusó a las autoridades del penal de pretender encubrir el crimen. El homicidio se agregó a la lista de muertes violentas en el Sistema Penitenciario Bonaerense que, según los seguimientos que realiza el organismo, aumentan año tras año. Y 2012 no es la excepción: en lo que va del año murieron al menos siete presos. Por esos crímenes han sido denunciados aquellos que se suponía que debían cuidar la vida de los internos. Según denunció la CPM, el joven asesinado, Patricio Barros Cisneros, de 25 años, sufrió más de 30 golpes en la cabeza además de gran cantidad de lesiones en el resto del cuerpo. “Entre ocho y diez agentes penitenciarios le pegaron golpes de puño y patadas de manera muy violenta y con saña”, denunció el organismo. Por el caso hay cuatro penitenciarios prófugos.
Poco después, a finales de marzo, dos presos entregaron facas y un cuchillo al vicegobernador Gabriel Mariotto cuando culminaba una visita a la cárcel de régimen abierto, Complejo Penitenciario Conurbano Norte. Los presos acusaron a dos subdirectores de la Unidad Penitenciaria 47 de proveerles esas armas para asesinar a otro interno. La visita que Mariotto hizo junto al CELS y al Comité Contra la Tortura (CCT) el 29 de marzo, generó una inmediata represalia del SPB con traslados forzosos como forma de castigo. El resultado fue que en los primeros 15 días de abril Rodolfo Martínez, de la Unidad Nº1, Juan Romano Verón, de la U48, José Burela Sombra, de la U45, José Luis Acuña Silva, de la U9, y Nicolás Gómez Verdún, de la U54, fueron asesinados.
Más recientemente, el jueves pasado, una mujer identificada como Roxana Díaz Méndez murió en el sector de Sanidad de la Unidad 47 de San Martín y sus compañeras de prisión denunciaron que no tuvo la asistencia sanitaria correspondiente a su cáncer de útero.
Pero las denuncias no sólo involucran muertes: en marzo del año pasado se hizo pública una denuncia en la que tres detenidos acusaron a las autoridades de la U48 de proveerles uniformes, armas y celulares y sacarlos a robar autos. En su último informe anual sobre torturas en cárceles el Comité reveló que en 2010 murieron 133 personas en las cárceles bonaerenses, de las cuales 38 fueron “muertes traumáticas”, es decir causadas por armas blancas en peleas (23 casos) y suicidios (15 casos). En 2011 ese número aumentó: “En un año se incrementaron las muertes violentas en cárceles: de las 38 del 2010 pasamos a contabilizar 47 en el 2011”, explicó el coordinador del CCT, Roberto Cipriano García. «
 
Fuente: Tiempo Argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada