miércoles, 22 de agosto de 2012

LOS ANTICONCEPTIVOS TAMBIEN SALVAN VIDAS

CADA AñO, SU USO EVITA LA MUERTE DE 250 MIL MUJERES EN TODO EL MUNDO.
Un estudio publicado por la revista The Lancet revela que otras cien mil podrían salvarse si se garantizara el acceso a anticonceptivos a todas las mujeres. Las causas de la mortalidad son abortos, embarazos de riesgo y partos demasiado frecuentes.
 

Comparta esta nota con un amigo

E-Mail de su amigo
Su nombre
Su E-Mail
Cada año, 250 mil mujeres en todo el mundo salvan su vida gracias a los métodos anticonceptivos. Si el acceso a los anticonceptivos adecuados estuviera garantizado para todas, podrían salvarse otras cien mil. Eso señala un estudio publicado en el último número de la revista científica The Lancet, que refiere que, en los países en desarrollo, los avances en materia de salud reproductiva permitieron reducir la mortalidad materna en un 40 por ciento en las últimas dos décadas.
El estudio dirigido por John Cleland, un especialista en demografía médica de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, señala que 355.000 mujeres murieron en todo el mundo en 2008 como consecuencia de haber atravesado partos y abortos peligrosos. A la vez, ese mismo año otras 250.000 salvaron sus vidas gracias al acceso y el uso de anticonceptivos. Por ello la publicación destacó que, de acuerdo con el estudio, la mortalidad materna de los últimos 20 años bajó un 40 por ciento en los países en desarrollo.
Sin embargo, en regiones como el Africa Subsahariana, sólo el 22 por ciento de las mujeres casadas o activas sexualmente recurren a métodos anticonceptivos, mientras que en los países desarrollados lo hace el 75 por ciento de ellas. “Si todas las mujeres que lo desean tuvieran acceso a la anticoncepción en los países en desarrollo, el número de muertes maternas podría todavía bajar un 30 por ciento”, asegura la investigación a cargo de Cleland.
En concordancia con esas proyecciones, el investigador Saifudin Ahmed indica en otro estudio que el número de vidas que podrían salvarse de este modo ronda las 104.000 cada año. El mismo Ahmed registra la muerte de tres millones de recién nacidos cada año, en su gran mayoría bebés oriundos de países desarrollados y víctimas de complicaciones en el embarazo o el parto. De acuerdo con Cleland, la reducción del número de embarazos de riesgo y la ampliación del intervalo entre dos embarazos elevaría las posibilidades de supervivencia para los niños.
“En los países desarrollados, el riesgo de casos prematuros y de poco peso en el nacimiento se duplica cuando la concepción ocurre menos de seis meses después de un nacimiento, mientras que los niños nacidos menos de dos años después del hermano que les precede tienen 60 por ciento de riesgos suplementarios de morir en la infancia que los nacidos más de dos años después”, revela Cleland.
Consultada por este diario, la ginecóloga y directora del Hospital Alvarez, Diana Galimberti, evaluó que “el intervalo entre hijos es muy importante”. “En general, la mujer que tiene un embarazo muy seguido del otro no alcanza a recuperarse de todo el proceso, y tienen más problemas los bebés, sobre todo asociados a prematurez cuando el intervalo es muy corto. El artículo habla de porcentajes relativos a cuando los bebés nacen con intervalos de menos de seis meses. En Argentina, se trata de que el intervalo intergenésico entre un niño y otro sea de dos años o más, para permitir lactancia materna exclusiva, y que la madre se recupere del proceso de embarazo y parto.”
Por otra parte, Galimberti explicó que “cuando los niños son hijos de madres menores de 15 años, se duplican las cifras de mortalidad infantil”. La especialista recordó que en los países desarrollados “no se concibe que no haya asesoramiento preconcepcional”, mientras que “en los países del Tercer Mundo generalmente el 50 por ciento de los embarazos son no planificados”. “Es mucho”, señala Galimberti, cuando recuerda el trabajo del Estudio Colaborativo Latinoamericano de Malformaciones Congénitas (Eclamc), que arrojó ese resultado. “Lo que uno tendría que decir, aparte de que todas esas cifras sobre la falta de acceso a anticonceptivos adecuados son alarmantes, es que es preciso todavía promover el asesoramiento preconcepcional en todos los aspectos. Eso implica que toda mujer que va a querer quedar embarazada haga un estudio previo, para embarazarse en las mejores condiciones.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada