sábado, 29 de agosto de 2009

EL RESIDUO DE LA COCAINA


La pasta base de cocaína (paco) es un compuesto de varias sustancias, que constituyen el residuo de procesos de obtención de clorhidrato de cocaína a partir de la materia prima inicial, las hojas de coca. Contiene una pequeña proporción de cocaína, y el resto es producto de los agentes utilizados en el proceso de obtención de cocaína de alta pureza, incluyendo principalmente solventes orgánicos y ácidos, como ser tolueno, benzina, keroseno, parafina o ácido sulfúrico.


El componente altamente adictivo principal es la cocaína, pero posiblemente como consecuencia de encontrarse en pequeña proporción, los efectos son poco duraderos y obligan muchas veces a la persona que padece la dependencia, a usar varias dosis repetidamente para obtener el efecto buscado.


En efecto, un estudio reciente del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires ha encontrado que de las personas que consumen paco en un área del sur del conurbano bonaerense, el 68% lo hace a diario. De cada 10 de estas personas, 7 usan al menos 25 dosis y casi un tercio usan al menos 50 dosis al día.


El paco se fuma solo o a veces mezclado en cigarrillos de tabaco o marihuana. Los efectos son reportados generalmente por la persona dependiente como similares a los experimentados al consumir clorhidrato de cocaína, y consisten en el rápido inicio, en menos de 1 minuto, de una sensación de placer, autoconfianza y desinhibición, seguido de la extinción de esos efectos una vez que el compuesto activo desaparece de la circulación sanguínea luego de unos minutos.


Este estado puede incluir sensaciones como desesperanza, desgano, angustia y tristeza. La persona afectada experimenta por ello una alta motivación a conseguir más droga para mantener el efecto euforizante. Más adelante, con el consumo repetido y crónico pueden aparecer fenómenos de agresividad, paranoia y hasta alucinaciones.


El daño a diversos tejidos del cuerpo se debe no sólo al estimulante contenido en el paco sino también a los diversos solventes orgánicos, ácidos, y hasta la "virulana" o vidrio molidos utilizados para "estirar" la droga y hacerla más rentable para quien la comercializa.


Los blancos principales son el cerebro (donde además de los efectos mentales antes mencionados puede causar lesiones severas como atrofia o accidentes cerebrovasculares de distinta gravedad), el corazón (arritmias, infartos de miocardio), las vías respiratorias altas (nariz y garganta, donde puede producir lesiones de distinto tipo), los pulmones (mucositis, infecciones como la neumonía, y enfisema), y hasta el hígado, donde puede causar hepatitis de origen químico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada