miércoles, 26 de agosto de 2009

MAYO Y LOS PIBES


A casi doscientos años del sueño colectivo inconcluso llamado la Argentina, habría que revisar a qué distancia está la realidad social del país en relación a aquellas propuestas políticas del origen de la nación.Hombres como Manuel Belgrano, Mariano Moreno, José Artigas y José de San Martín, entre tantos que hoy suelen ser motivo de biografías para aumentar las ganancias de ciertas editoriales que perciben el valor simbólico de estos dos siglos, pensaban que la política debía generar la felicidad del pueblo.En sus escritos personales, en las cartas que todavía se conservan de estos viejos y casi desconocidos próceres, pueden leerse las preocupaciones sobre el presente que soportaban los chicos de aquellos tiempos.De alguna manera ataban la urgencia de profundizar la revolución a la suerte de la niñez en estos arrabales del mundo.No hay revolución si no hay vida plena para los pibes.Esa parecería ser la consigna de las letras ardientes de aquellos tipos que fueron consumidos en el fuego de la guerra por la independencia.Hoy, entonces, sus fantasmas estarán inquietos, indignados ante tanto desprecio descargado contra la niñez de estas pampas sin límites.El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, informó que en la Argentina “nacen 1.920 niños por día, el 31,6 por ciento de ellos nacen en hogares pobres”.A razón de 606 bebés pobres cada veinticuatro horas.Una fenomenal hipoteca contra la suerte del propio pueblo.Una obscena demostración de la distancia que separa la realidad del presente con la soñada por los fundadores del nuevo país.Pero la cifra no está sola.Sergio Britos, profesor de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Buenos Aires y director del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil, opinó que la situación no es tan mala como en el año 2002. Sin embargo advirtió que está en “camino a regresar, dado el aumento importante y vertiginoso que está teniendo la pobreza en los últimos dos años y más particularmente ahora. En la actualidad y proyectando datos de la Encuesta Nacional de Nutrición, en Argentina hay 55.000 niños menores de 6 años con desnutrición aguda (pérdida de masa corporal por hambre), 300 mil con desnutrición crónica (petisos sociales), 700 mil con deficiencias de nutrientes esenciales a causa de una dieta de baja calidad y 600 mil chicos (la mayoría menores de 2 años) con anemia por falta de hierro.


El futuro de estos chicos dependerá de cómo las políticas públicas reaccionen. Las políticas alimentarias se muestran hoy totalmente ineficaces", sostuvo el especialista.Números del espanto multiplicado, de la impunidad desbocada.A lo que hay que sumar un dato más.De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Censo, la canasta familiar es de mil pesos para la línea de pobreza y 550 para la línea de indigencia. Britos asegura que "el costo de una canasta alimentaria saludable triplica esos valores". A partir de estos datos “casi mil bebés pobres nacerán hoy. Y también hoy morirán 28 chicos por causas relacionadas con la pobreza. De ellos, 8 directamente morirán de hambre”, apuntaba la crónica periodística.A casi doscientos años de la revolución de mayo, la realidad de los pibes exhibe la historia en carne viva. Un dolor que necesita de una nueva y definitiva decisión colectiva de revolucionar la vida en estos parajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada