martes, 18 de agosto de 2009

MIGUEL BRU, LA MEMORIA ENCENDIDA


Tenía 23 años y la osadía de enfrentar al poder y precuparse por la suerte de sus compañeros. Por eso una policía maldita, entrenada para secuestrar, para torturar y asesinar, con la venia del juez, descargó sobre él toda su violencia. Pero el recuerdo de Miguel Bru enciende nuestros corazones. El recuerdo de Miguel Bru nos vuelve a unir en la lucha por un país diferente, a la medida de sueños todavía no escritos y de canciones todavía no cantadas.Una vigilia de lucha y esperanza nos convoca, 16 años después. Allí estamos por Miguel. Por todos nuestros Miguel, hasta la victoria.


El 17 de agosto se cumplieron 16 años desde que Miguel Bru, de veintitres años, fue torturado, asesinado y posteriormente desaparecido por personal policial de la comisaría 9ª de La Plata.


Días antes había denunciado a policías de la comisaría novena por un allanamiento ilegal en la casa donde vivía con algunos amigos. A partir de ese momento comenzó a ser amenazado de muerte y hostigado por estos funcionarios policiales, para que retirara la denuncia que había realizado en su contra. El 17 de agosto Miguel fue secuestrado, cerca de Bavio. Gracias a las declaraciones de seis detenidos en la Comisaría 9º que oficiaron de testigos del caso, pudo saberse que Miguel Bru fue ingresado en esa seccional el 17 de agosto de 1993, entre las once y las doce de la noche.


Tras 16 años, Miguel continúa desaparecido. En 1999 en juicio oral y público se condenó a perpetua a los ex policías Walter Abrigo y Justo López, por su muerte y desaparición, y se condenó por encubrimiento al ex comisario Domingo Ojeda y al ex oficial Ramón Ceressetto.Sin embargo, su familia y la Asociación Miguel Bru continúan exigiendo la investigación penal al ex juez Amilcar Vara, cómplice y encubridor de los policías asesinos, destituido en un jury político en 1996. Se continúa exigiendo también la investigación penal al resto de los policías que estuvieron presentes en la Comisaría 9ª la noche del crimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada