lunes, 25 de julio de 2011

CON CANCIONES PROTEGIÓ A SUS ALUMNOS DE UN TIROTEO EN MEXICO



Una maestra jardinera les cantaba mientras afuera sonaban los disparos. Fue condecorada.El estruendo de las ametralladoras sacude la clase. Los chicos, de cinco y seis años, se asustan. Preguntan qué pasa. La maestra, con toda la calma de la que es capaz, intenta tranquilizarlos. Les pide que se acuesten en el suelo y les canta. Afuera, el tiroteo entre bandas de narcotraficantes dura unos cuantos minutos.

La escena parece de película, pero fue real. Ocurrió el viernes en La Estanzuela, un barrio ubicado en Monterrey, capital del estado mexicano de Nuevo León. Y la maestra, Martha Ivette Rivera Alanis acaba de ser condecorada por las autoridades , después de que un video grabado desde su celular y puesto en Internet por un amigo se convirtiera en un éxito.

El video, de apenas un minuto y medio, muestra a la maestra, dirigiendo a los chicos cantando en el suelo del jardín de infantes Alfonso Reyes, en el corazón industrial del norte de México, mientras de fondo se oyen los balazos .

Ante el ajetreo de afuera, la docente transmite palabras serenas: “ No pasa nada, corazón, nada más pongan sus caritas en el piso, preciosos, aquí no va a pasar nada , nada más no levanten la cabeza ...”.

Los niños obedecen. Como los estruendos son cada vez más altos, ella propone cantar una canción. Todos gritan de felicidad ante el ofrecimiento y empiezan a tararear junto a su maestra, que entona las líneas con la mayor tranquilidad posible: “Si las gotas de lluvia fueran de chocolate me encantaría estar ahí”.

Luego de mantenerlos acostados con la cara pegada al piso por un tiempo se le ocurre que se coloquen boca arriba y que se imaginen recibir en la boca las gotas de chocolate. Su estrategia funciona para que los niños se mantengan tranquilos, mientras afuera se escuchan las ametralladoras de los criminales en el enfrentamiento.

El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, reconoció a la maestra este lunes “por su valor, devoción y el coraje para enfrentar la situación de riesgo” , informó el gobierno en un comunicado. Esto “nos indica el camino a seguir en momentos difíciles por los que pasa nuestro estado y nuestro país, y que es con ejemplos cómo este que debemos seguir avanzando”, añadió Medina.

Tras reconocerse su valentía por cómo mantuvo la calma cuando estaba dando clases a sus alumnos, esta mujer de 33 años, casada y madre de dos chicos, asegura que no hizo nada que cualquier otro profesor no hubiese hecho. “Me siento muy orgullosa de mis niños, porque ellos fueron los que me dieron el valor, me dieron el coraje para actuar de esa manera”, señaló.

La policía informó que cinco personas fueron asesinadas por los pistoleros en la estación de taxis donde ocurrió el choque, cercana a la escuela. Las autoridades presumen que estas balaceras en las centrales de taxis son resultados de ajustes de cuentas entre el grupo Los Zetas, formado por militares de élite desertores y sus ex aliados del cartel del Golfo. Ambas organizaciones actúan principalmente en el vecino estado de Tamaulipas.

Esto hace tiempo dejó de ser noticia en este país que sufre estas escaladas de violencia día tras día. Pero llama la atención la delicadeza de esta profesora que logró transmitir paz a sus pequeños alumnos en un momento de profundo terror.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada