martes, 26 de julio de 2011

TODOS LOS BARRIOS PORTEÑOS YA TIENEN ESCUDO PROPIO



Debieron pasar 22 años para que los 48 barrios porteños tuvieran cada uno su propio emblema . Representan una parte de su historia y los íconos que mejor los identifican.

Por Silvia Gomez



Edificios, esquinas, lugares, leyendas e historias del pasado. Emblemas a través de los que se puede adivinar a veces el origen del barrio , a los personajes que dejaron su impronta y los rincones que los hacen únicos. Así Carlos Gardel asoma imperante en el de Balvanera y el “Polaco” Goyeneche en el de Saavedra; la basílica San Carlos Borromeo domina el emblema de Almagro, la “Redonda” hace lo propio en Belgrano y la de San Cayetano luce en el escudo de Liniers, en el oeste de la Ciudad.

“Se cumplió el objetivo número uno: que todos los barrios tuvieran su emblema. El próximo paso es que las escuelas, los CGPC y las comisarías los incorporen . Creo que el desafío final será lograr un sentido de pertenencia de los vecinos con sus insignias”, dijo María Isolina Peña, del programa Pasión por Buenos Aires, dependiente de la jefatura de Gobierno porteño. La mayoría de las divisas ya fueron colocadas en esquinas representativas o plazas. Sólo faltan colocar los de Villa Riachuelo, Villa General Mitre y Agronomía.

Nora Matti, del CGPC 10 (que agrupa a los barrios de Villa Real, Monte Castro, Versalles, Floresta, Vélez Sarsfield y Villa Luro) cuenta que en su zona todos los emblemas ya fueron colocados. “Ahora esperamos que también se los mantenga, porque algunos fueron vandalizados en cuestión de días ”, se lamenta. Y los vecinos, que hicieron la denuncia en el CGPC, contaron que el de Monte Castro fue arrancado de cuajo de la plaza del barrio por la hinchada de All Boys. En esta zona de la Ciudad, tres de los escudos tienen a las locomotoras como protagonistas: Villa Real, Versalles y Floresta.

Respecto al mantenimiento, en foros y diarios barriales los vecinos se quejan de que muchos fueron destruidos. Es lo que sucede, por ejemplo, en Colegiales. Los vecinos denunciaron que fue robado y además aprovecharon para mostrar su descontento con la ubicación: la plaza San Miguel de Garicoits, en Alvarez Thomas y Forest. Dicen que esa esquina no representa a Colegiales. En los barrios de Retiro y San Nicolás los emblemas también desaparecieron.

La idea de que cada barrio tuviera su emblema data de 1989, cuando el polémico intendente de Buenos Aires, Carlos Grosso, firmó un decreto impulsándolos. “El proyecto nació incluso antes que se declarara la autonomía de la Ciudad. En general lo que he podido ver es que los emblemas representan más lo material que lo simbólico : es decir, las plazas o los edificios, más que los hechos históricos. Y lo que lamento respecto a la creación de cada uno es que no hayan participado más activamente las escuelas. Los chicos hubieran sido una fuente inagotable de ideas”, opinó el historiador Eduardo Lazzari, uno de los mayores especialistas en la historia de los barrios porteños.

Lazzari promueve la idea de que se reconozca también a los casi 50 barrios no formales , tan identificados por la gente como los formales. Por ejemplo Once, Congreso, Las Cañitas, Abasto, La Imprenta, Bajo Flores, Belgrano R, Palermo Viejo y tantos otros. “Estos barrios informales podrían tener sin dudas sus propios emblemas. Tienen su propia identidad, quién puede negarlo”, argumenta Lazzari. Así entonces el vals “Los cien barrios porteños” tendría su razón de ser: “Cien barrios porteños, cien barrios de amor, cien barrios metidos en mi corazón”, cantaba Alberto Castillo.

Por el momento falta difusión para que los vecinos conozcan sus emblemas y los tomen como propios. Algunas juntas históricas –hay unas 40 sólo en la Ciudad– proponen que se los incluya en otros lugares, más allá de las plazas y las esquinas representativas: por ejemplo hacer stickers para pegarlos en los comercios, incluirlos en los periódicos barriales, colocarlos junto a los escudos de las escuelas o imprimirlos incluso en los impuestos de la Ciudad. También en centros de jubilados y centros culturales. Lo cierto es que, pese a que algunos tienen mas de una década de vida, son muy poco conocidos por los vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada