martes, 16 de agosto de 2011

UNA OBRA CON LA MISIÓN DE BORRAR FRONTERAS



Romper las barreras entre la villa y el resto de la ciudad de Buenos Aires. Esa es una de las ideas troncales del grupo de jóvenes veinteañeros que creó Caacupé ONG en junio de 2008.


Y en esa premisa, justamente, también se basa su programa Apostolado Caacupé, que promueve la participación de jóvenes en actividades de voluntariado en la villa 21-24 de Barracas. Actualmente son 60 los que se comprometen con la realidad del lugar y buscan promover el diálogo entre la villa y el resto de la ciudad.
Los curas villeros de la Parroquia Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé fueron la chispa necesaria que permitió el nacimiento de la entidad. Sus fundadores se dirigieron a los sacerdotes para contarles de sus ganas de ayudar sin tener en claro cómo hacerlo y por dónde empezar. Guillermo Arce, presidente de Caacupé ONG, explica que, en realidad, actualmente la organización es una herramienta del trabajo social de los curas villeros, una extensión de lo que éstos realizan. "Cuando comenzamos, el padre Pepe Di Paola nos comentó que necesitaban ayuda en un nuevo asentamiento que estaba creciendo a orillas del Riachuelo, en una parte del camino de sirga en la villa 21-24", cuenta Arce.
Allí se encuentra la capilla Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, una de las doce que dependen de la parroquia de Caacupé, y que sirve de base de operaciones para sus actividades. No solamente el equipo se encarga del mantenimiento de la capilla, sino que también la refaccionaron y la pintaron con dibujos coloridos y característicos del lugar.
Si bien el programa Apostolado de Caacupé cuenta con varias actividades, como el apoyo escolar, la catequesis, la escuela de fútbol y el taller de arte -que lleva a cabo a través de una articulación con la ONG Arte para Todos-, su grado de impacto y el abanico de acciones en el barrio es aun mayor. Por ejemplo, Sembrando el Mañana es otro significativo programa que apunta a mejorar la calidad de vida de sus habitantes y acudir en su ayuda con soluciones efectivas, explica Ignacio Mendizábal, director ejecutivo de la ONG.
Por eso los voluntarios brindan apoyo educativo a más de 100 niños del hogar de día de la parroquia de Caacupé.
Estos jóvenes consiguen motorizar sus iniciativas gracias al apoyo económico de 80 padrinos. Esto está en concordancia con su prioridad de unir recursos de las personas que quieren ayudar con las necesidades de la villa. En junio de este año, comenzaron la primera etapa del Comedor Virgen de Copacabana y abrieron un merendero en la capilla de la Virgen de la Medalla Milagrosa.
Todos los que quieran conocer más o colaborar con esta organización solidaria, pueden hacerlo a través de su página web: http://www.caacupeong.org/ o llamando al teléfono (011) 4834-6626

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada