miércoles, 6 de enero de 2010

CRECEN LA VIOLENCIA Y EL SUICIDIO ENTRE LOS JÓVENES


LOS DATOS SURGEN DE UN INFORME DE CEPAL.


En la Argentina se discute sobre la irrupción de una ola de violencia juvenil a partir de casos policiales que tomaron estado público. Aquí es tema de debate incipiente, pero la situación de los jóvenes fuertemente asociados al delito es un hecho común en los países de América latina y el Caribe. El informe que presentó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) esta semana es concluyente al señalar que la mayor parte de las muertes de personas entre los 15 y los 29 años se debe a causas externas, como asesinatos, suicidios y accidentes de tránsito. La palabra con la que el organismo definió el escenario es por demás elocuente: "alarma". "La violencia creció en la mayor parte de la región en los últimos años y los jóvenes están sobrerrepresentados en la incidencia y gravedad de esta tendencia, como víctimas y como perpetradores", se afirma en ese trabajo de investigación de la Cepal, que tomó como referencia informes oficiales de 16 países de la región. Maras en América Central, organizaciones criminales insertadas en las favelas brasileñas o bandas articuladas dentro de asentamientos precarios en el conurbano bonaerense. Los nombres cambian, pero son todos grupos criminales con el común denominador de robustecerse con los jóvenes excluidos, sin mayores perspectivas de vida de la que llega emparentada con el alcohol, las drogas, la violencia y la muerte. La Cepal recomienda "combinar políticas y medidas preventivas con punitivas". También el pensamiento negativo sobre el futuro golpea la expectativa de vida de los jóvenes, especialmente en la Argentina, según el informe en cuestión. El documento, que fue entregado a los presidentes de los países considerados en el análisis, establece que el suicidio es la principal causa de muertes no naturales entre los varones argentinos, de 15 a 29 años. Preocupante tercer lugar La tasa de 19 muertes cada 100.000 personas en esa franja etaria determina que la Argentina quede en el tercer lugar en un ordenamiento de naciones con tasa más alta de suicidios. Uruguay (22 casos cada 100.000) y Chile (23) son los estados con mayor incidencia en ese rubro. El homicidio es el segundo factor de fallecimientos prematuros entre los varones argentinos, también entre los 15 y los 29 años. Diecisiete de ellos mueren cada 100.000 personas. En este caso, la Argentina figura en el puesto 10° entre los 16 países analizados. El Salvador (176 muertes cada 100.000), Colombia (159) y Venezuela (112) son los territorios más peligrosos para los jóvenes de la región. Los accidentes automovilísticos representan la tercera causa de muerte no natural de hombres jóvenes en la Argentina, con 16 casos cada 100.000 personas. Los decesos por causas externas alcanzan a 81 de 100.000 varones, de entre 15 y 29 años. Entre las mujeres argentinas, de la misma edad que los varones analizados en el informe de la Cepal, las muertes no naturales llegan a 17 de cada 100.000, con los accidentes (5) y suicidios (5) como principales factores de riesgo, seguidos por el homicidio (2). Las estadísticas femeninas de la Argentina se ubican entre las menos conflictivas de la región. El problema principal en nuestro país lo tienen los varones. Y puede ser peor en los próximos años, advierte la Cepal. "La crisis financiera podría agravar los factores que exarcerban la violencia juvenil en América latina, en la medida en que provoque un incremento del desempleo juvenil y mayor frustración de expectativas de movilidad social de jóvenes", dice el trabajo. Los investigadores tomaron en cuenta los datos referidos a cada país en el período 2004-2005 para comparar las cifras en las 16 naciones. El promedio de América latina y del Caribe indica que 141 varones jóvenes mueren por causas no naturales cada 100.000 personas, con el homicidio (68) como responsable de la mayor pérdida de vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada