sábado, 2 de enero de 2010

"CUANDO SE APAGA LA CÁMARA SOY UN TIPO QUE SE TIRA BASTANTE ABAJO"


EDUARDO DE LA PUENTE, ES DESDE HACE AÑOS, UNO DE LOS PRINCIPALES LADEROS DE MARIO PERGOLINI. PERO TAMBIÉN CONSIGUIÓ ABRIRSE SU PROPIO CAMINO.



Eduardo De la Puente es uno de esos tipos eternamente cancheros. Hace radio en la Rock & Pop, tiene un programa en Canal 7, escribe libros de cuentos que son best bellers, toca la guitarra en una banda, y por sobre todas las cosas, fue quien estuvo a la derecha de Mario Pergolini durante años en Caiga quien Caiga, uno de los programas que, bien o mal, marcaron nuestra juventud.-


NiaP: ¿Cuál fue el aporte de CQC?-

CQC tuvo una forma de mostrar aquellas cosas que decían los noticieros o los programas políticos de forma tal que los pibes lo entendieran y se divirtieran en el proceso. Me parece que la gente sentía que se estaba tomando revancha con CQC. Cuando bardeábamos a los políticos en la época menemista, la gente nos gritaba por la calle "¡háganlos mierda!", cuando en realidad lo que hacíamos era sacarles la lengua y nada más. En realidad, no dejaba de ser un programa de humor, una forma de decir las cosas. CQC les faltaba el respeto a los políticos cuando nadie más lo hacía. Y le encontró vueltas audiovisuales, cierto dinamismo y cierta descontractura que iba más allá de los límites a los que hasta ese momento había llegado la tele. Y logró también proponer una buena combinación de humor inteligente con humor chabacano y pelotudo. Era una buena ensalada en ese sentido. Pero también confieso que CQC empezó a dejar de existir en el segundo año de Canal Trece.


- NiaP: ¿Por qué?-

Cuando empezó CQC éramos pocos. Teníamos mucha incidencia porque hacíamos de todo. Poco a poco se fue agrandando el equipo, nos fueron quitando laburo y terminamos siendo tres que presentábamos notas y nada más. En la segunda temporada del Trece ya estábamos afuera, no lo manejábamos y ya no era nuestro.


- NiaP: En los primeros años del kirchnerismo se los acusó de ser oficialistas.-

Es que fueron súper hábiles en tener cierta complicidad con los noteros. Por eso en algún momento se habló de un CQC oficialista. Era una mirada bastante cerrada porque en los pisos o en las bajadas después de esas notas, se notaba que no lo éramos. De hecho, no es negocio que CQC sea oficialista. CQC tiene que ser opositor haya el gobierno que haya.


- NiaP: ¿Cuál era la parte de humor inteligente?-

Inteligente en cuanto a que no ibas por el chiste fácil y si no tenías un pequeño background de información te lo perdías. Y con el tiempo se demostró que no era negocio eso. De hecho, una de las cosas que terminó de liquidar a CQC fue el minuto a minuto, que marcaba que medían más las notas con farándula que las de políticos y empezaron a aumentar las notas de farándula.


-NiaP: ¿Qué representaba para vos la dicotomía Marcelo Hugo (Tinelli)- Mario Daniel (Pergolini)?-

¿Sabes cómo lo veo, muy burdamente y a la distancia? Era como cuando en tu grado tomaban a uno de punto y el boludo siempre se enojaba. Las rabietas de Marcelo hacia nosotros nos divertían mucho. Yo creo que Marcelo tiene una deuda pendiente grande y es hacer algo que le permita irse a dormir sintiéndose muy digno y que además le vaya bien comercialmente. Marcelo se llenó de guita con cosas muy burdas, fáciles y choreadas. Lo cual hace que merezca mi respeto sólo como empresario.


- NiaP: Entonces vos no crees que se trate de una cuestión de "populares y elitistas"-

No creo en eso. Yo creo en lo fácil y en lo que es un poquito más pensado y laburado. No podes subestimar a todo el mundo.


- NiaP: ¿Entonces por qué todo el mundo ve a Tinelli?-

Porque en general es mucho más fácil tratar de que la cabeza no labure que intentar que trabaje un poco. No estoy diciendo con esto que le gente no tenga capacidad de pensar ni mucho menos.


- NiaP: ¿Por qué te fuiste?-

Básicamente porque coincidía con Mario en que había terminado nuestro ciclo ahí.


- NiaP: ¿Qué opinas del nuevo CQC?-

No veo CQC porque no veo televisión. Ernestina me parece muy talentosa y versátil. Y tiene los ovarios de oro para sentarse en el medio del escritorio de CQC, así como me parece buena la pateada de tablero de Cuatro Cabezas de poner una mina como punta de lanza en un programa históricamente misógino.


- NiaP: Es raro que no te intereses por CQC, cualquiera tiene intriga de su "ex novia"- Pero yo me separé hace mucho de CQC. El duelo había sido elaborado hace un tiempo largo. Ahora estoy con el duelo del sueldo...


- NiaP: ¿Qué no te gusta de la tele?-

Me rompe las pelotas la reacción de la gente que piensa que por estar en televisión o sos Gardel o estás medio metro elevado del piso y que lo que decís es palabra santa. O ese prejuicio de "vos sí que te salvaste". ¿Sabes cuánta plata tengo ahorrada? Nada. Y la presión del rating, por eso ahora es fantástico estar en Canal 7. Además, Recursos Naturales tiene mucho que ver con el cuidado del medio ambiente y con la divulgación de la ecología.


- NiaP: ¿No notaste una época muy macrista en CQC?-

Mario estuvo apoyando la gestión de Macri, pero no por cuestiones de intereses personales ni nada por el estilo, sino porque se había enganchado con eso. Tal vez se tiró para ese lado, pero jamás hubo una bajada de línea sobre lo que teníamos que decir. Era una cuestión de convicción. Hasta donde sé no había negocio.


- NiaP: ¿Vos lo compartías?-

Yo no comparto ningún tipo de convicción con ningún político. Cualquier tipo que pase de pegar afiches de su partido y ascienda medio peldaño, ya está. No hay que creerle. El tipo que ocupa algún cargo tiene una cuota de ambición de poder que es inevitable y el tipo que no la tiene, que es un tipo honesto y que quiere laburar por la gente ¡no lo vas a conocer nunca! No te podes mover honestamente dentro de la política. Te liquidan, te serruchan, no podes. Es una utopía pensar en un procer. Olvídate.


- NiaP: Entonces, ¿votas en blanco?-

No, impugno mi voto. No pasa por una cuestión de "soy un anarco y no creo en nada". Pero considero mi deber cívico impugnar cuando no estoy de acuerdo con ninguno. Impugno por convicción.-


NiaP: ¿No te preocupa terminar por favorecer al voto mayoritario?- (Piensa un rato)

No. Es la única forma que encuentro de patalear.


- NiaP: Sos, básicamente, un descreído.-

Creo profundamente en el ser humano: somos capaces de albergar sentimientos muy nobles. Pero no creo cuando se dice que somos un pueblo solidario porque regalamos el buzo que ya no usamos cuando viene el lodazal de Tartagal, mientras que si te pisan en la calle y se dan a la fuga nadie viene a ayudarte. En ese sentido somos muy hipócritas.


- NiaP: ¿Cómo te paras frente al tema de la inseguridad?-

El sábado, estaba yendo a tocar y en un semáforo un pibe me limpia los vidrios. Cuando abro la ventanilla para darle una moneda, me manoteó el celular y salió corriendo. En un momento me indignó y por otro lado entiendo que el tipo haga eso porque es su medio de vida y tuvo la oportunidad de afanar algo. No lo justifico, pero lo entiendo. Me rompe las bolas saber que en los semáforos ya no voy a bajas más las ventanillas. Por un lado, mi enano fascista dice: "¡Penas más severas!" y por el otro lado, desde un lugar más racional creo que nos tenemos que poner media pila y darnos cuenta que esto es una cuestión de educación y de inclusión social y eso es algo que no se implementa de un día para otro. La silla eléctrica sí. Entonces, tenemos que pensar a largo plazo, pero como no tenemos esa costumbre, no va a cambiar nada. La discusión de penas más severas me parece una discusión al pedo.


-NiáP: Vos escribiste varios libros. Uno de ellos se titula Por qué tardé tanto en casarme. Queremos conocer la respuesta.-

Porque tardé en encontrar a la mina con la que quería casarme.


- NiaP: Más allá de que ahora estés separado, ¿el matrimonio fue una buena experiencia para vos después de tantos años de soltería?-

Mi matrimonio no fue una buena experiencia porque lo desperdicié yo. Creo que puede ser una muy buena experiencia. No podría generalizar y decir: "No te cases, no seas pelotudo", si bien son más los casos que conozco de gente que se separó. En mi caso, no me arrepiento de haberlo hecho, lo manejé como el culo por cuestiones mías.


- NiaP: ¿Cómo te llevas con eso de ser un canchero constante?-

La soberbia esa es buenísima. Cuando se apaga la cámara se termina el personaje, si bien nuestros personajes están armados a partir de lo que somos y llevados a un extremo. Fuera de eso, se acabó el canchereo. Es más, yo soy un tipo que se tira bastante abajo. O cuando hacemos gala de un humor recontra misógino, soy el primero en reconocer que somos unos pollerudos, empezando por Mario. Lo que ves en la tele y escuchas en la radio, no es lo que es.


- NiaP: ¿Cómo crees que criticarías a tu banda si pudieras abstraerte y tratar de ser objetivo?-

Para empezar, la crítica no es objetiva. El que diga que es un crítico objetivo es un mentiroso porque estás tamizando con tus gustos personales, por el tipo de emociones que te mueven, etc. Entonces, no podría ponerme en objetivo con Tristemente Célebres como con ningún otro grupo. Te puedo decir que el último disco es un disco que me gusta, que me compraría, que está haciendo algo que hace mucho no se hacía y que es rock. Rock y punto. No es rock barrial, ni heavy metal ni nada. Son canciones rockeadas. Hay punk, hay soul, hay baladas, pero siempre tirando a un lugar poderoso y energético. Me encanta mi banda.


- NiaP: ¿Ya no se hace rock?-

No se hace rock en el más puro estilo. Me parece que las únicas bandas de rock que quedan son La Renga y Divididos, en un sentido purista. Después, se ha mezclado mucho de todo, se ha metido pop en el rock, lo cual está muy bien porque le aportó una cuota de melodía importante, pero también se le han sumado ritmos rioplatenses, se le ha sumado chabonismo y barrio, se le ha sumado bailan -ta. Es como que cuesta encontrar rock puro.


- NiaP: Las bandas que mencionas- La Renga, Divididos- están formadas por tipos ya cercanos a los 50 pirulos. ¿No hay renovación?-

No sé a qué obedece. Me parece que en un momento, la desaparición de Los Redondos permitió nivelar para abajo. Salieron un montón de clones que porque tenían un saxo y uno cantaba como el Indio, la gente que seguía a Los Redondos decía "bueno, a falta de Los Redondos, tenemos esto". Y eso no tenía nada que ver con Los Redondos, era una cagada básica. Y el efecto Calamaro ha sido devastador. Hay tipos que hacen melodías, ritmos, arreglos a lo Calamaro. Salen clones de los Redondos y de Calamaro, pero abaratados. Se bajó la exigencia por parte del público y se niveló para abajo.


- NiaP: Tu contestador automático dice "Carlos Gardel", ¿te gusta el tango?-

Sí, y Gardel me gusta, aunque de los tangueros es el más "Luismi" en el sentido de que tenía una técnica y un oficio bárbaros. Pero si Gardel es un cantante melódico latino, el Polaco Goyeneche es Pappo.


- NiaP: ¿A qué le decís Ni a palos?-

A vender mi dignidad. O por lo menos a venderla muy barata.


Por Julia Mengoli y Romina Calderaro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada