domingo, 18 de abril de 2010

"ESTÁ NATURALIZADA"


Las organizaciones contra la trata de mujeres reclaman una autorregulación para evitar los frecuentes avisos de prostitución. “Terminan por ser cómplices de las redes de trata”, advierten.



El debate abierto sobre los avisos de prostitución en los periódicos de España podría tener su correlato argentino si, por ejemplo, esta semana, alguien se hubiese indignado al leer: “Exub. rubia misionera, gigante kola. 20 pesos”. Para los integrantes de organizaciones que llevan años luchando contra la trata de mujeres para explotación sexual, subsiste una falta de ética en las empresas mediáticas que publican esos anuncios, al mismo tiempo que la prostitución aún está naturalizada para gran parte de la sociedad. Además, apuntan que el problema está en atacar a los “empresarios y políticos cómplices de la industria sexual”.


En algunos casos, incluso, los avisos van más allá de las ofertas sexuales: hay anuncios bajo el rubro “pedidos” en los que se ofrece “trabajo” a mujeres que obviamente deben tener “buena presencia” y a las que se ofrecen buenos porcentajes en las ganancias.


Liliana Caminos es vicecoordinadora de la Red Nacional Alto al Tráfico y la Trata (RATT) y acostumbra viajar por las provincias del país para reunirse con las organizaciones sociales que luchan contra el flagelo. En uno de ellos se encontró, en un periódico local, con el anuncio de la conferencia sobre trata de personas en la que iba a participar, y debajo una publicidad de locales de prostitución. Algo similar le ocurrió cuando fue entrevistada junto a un grupo de madres que pedían por la aparición de sus hijas, posiblemente capturadas por redes de trata. La nota fue enmarcada por avisos de chicas que ofrecían servicios sexuales.


“Debería crearse un código de ética por parte de los medios de comunicación, a través del cual se comprometan a finalizar con la publicación de ese tipo de avisos. Si no, terminan por ser cómplices de las redes de trata”, advirtió Caminos.


Para Alberto Ilieff, integrante de la Coalición Argentina Contra la Trata y el Tráfico de Personas (Catw Ar), la inclusión de avisos de servicios sexuales en los periódicos también implica hablar de ética porque “el mismo diario que denuncia la acción de la trata de personas es el que publica anuncios ofertando a las mujeres provenientes de las redes. Pero son intereses difíciles de detener, porque la trata mueve 32 mil millones de dólares cada año”.


La contradicción de mensajes llevó a la vicecoordinadora de la RATT a discriminar: “Una cuestión es el diario como empresa y otra el periodista. Los medios de prensa entendidos desde el negocio pueden llegar a poner muchos avisos publicitarios que incentiven a la industria sexual por el dinero que aporten, pero nada tiene que ver con la labor del periodista”. La Ley de Prevención y Sanción de Trata de Personas, sancionada en abril de 2008, tampoco introduce el tema publicitario. “En la ley no dice nada al respecto. Lo que sí menciona es ‘desalentar la demanda’, algo que podría sugerir el recorte de avisos”, aseguró la integrante de la RATT.


“La explotación sexual es una violación a los derechos humanos indicada por la ONU. Pero la práctica de la prostitución no está penada por ninguna legislación. Por lo que aparentemente en los avisos no hay presente un delito sino que son las mujeres las que ofrecen la actividad. Ellas son el gancho para los dueños de los locales, que no aparecen porque deberían ir presos –explicó el integrante de la coalición–. Las redes de trata existen por el negocio de la industria sexual, que tiene diferentes actores: los que atienden los prostíbulos, reclutadores de las redes y los empresarios y políticos cómplices que no ponen la cara.”


Las denuncias parecen no alcanzar para generar conciencia social. “Faltan años en los que debemos continuar peleando, porque la prostitución está naturalizada como algo que siempre estuvo y que es necesario”, indicó Caminos. En ese sentido, Ilieff analizó que “los países latinoamericanos son muy machistas” y en ellos la prostitución se naturalizó a tal nivel que se dice que las mujeres la eligen porque “quieren plata fácil o lo prefieren antes que limpiar casas”.


Informe: Nahuel Lag.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada