jueves, 8 de abril de 2010

GRUPO DE ARTE CALLEJERO: ACCIÓN EN LA CORNISA DE LO ARTÍSTICO


El colectivo fundado en 1997, plantea un arte que, más que reflejar los conflictos sociales, intervenga activamente en ellos.






Empecemos por la pregunta cantada: ¿Esto es arte? Demos una mirada a las fotos, que muestran obras del Grupo de Arte Callejero. ¿Son obras de arte? ¿Es una obra de arte tirar 10.000 soldaditos paracaidistas, de plástico, en el microcentro? ¿Es una obra de arte hacer un "juego de la silla" en la calle Florida simulando un concurso televisivo para conseguir un empleo precario? Repartir bananas, el 25 de mayo, con la frase "el pueblo ya sabe de qué se trata"... ¿es arte? ¿Y filmar un viaje por el riachuelo "en góndola"? ¿Y las encuestas realizadas por "promotoras" del "Ministerio de Control", que pedían detalles sobre cómo prefería el encuestado que lo desajolaran?

A esas cosas se dedica, desde 1997, el GAC. Y no les ha ido mal: en 2000 los invitaron al seminario Performance y política, en San Pablo, a una muestra colectiva en el Centro Cultural San Martín, organizada por el Gobierno porteño, en 2003, y ese mismo año a mostrar lo suyo en la Bienal de Venecia. En 2004 estuvieron en el museo Ludwig de Colonia, Alemania. Y ahora cuentan todas esas cosas -y sus porqués- en el libro GAC. Pensamientos, prácticas, acciones, que editaron recientemente.

¿Es arte?

Quien va a contestar es Mariana Corral, una de las cinco integrantes del GAC: las otras son Lorena Bossi, Vanesa Bossi, Fernanda Carrizo y Charo Golder.

Se parece al arte porque tiene un grado de metáfora que no tiene quizás un panfleto político. Hay una construcción irónica, hay una tergiversación de un determinado lenguaje, hay un disfraz.

Pero tiene un objetivo concreto.

El modo en que consideramos la imagen, lo visual, lo artístico si se quiere, no es sólo como representación de un conflicto, como podía hacer el muralismo mexicano. Buscamos que lo que hacemos (puede ser una imagen o una acción directa) sirva para visibilizar un conflicto y nos permita entrar en un diálogo con otros.

¿Qué otros?

Grupos o espacio en conflicto. Arte de denuncia hay mucho. "Sin pan y sin trabajo" (1892-1893), de Ernesto de la Cárcova es la denuncia hecha cuadro según la tradición pictórica dominante en una época. Pero el cuadro está dentro de un museo, nosotros no planteamos que lo que hacemos esté encerrado en un museo.

Pero fueron a Venecia, la cima del establishment artístico.

Fuimos a conseguir plata para imprimir afiches. Pusimos una especie de mapa de la frontera oculta del Riachuelo como la gran cloaca nacional, como un espacio donde se visibilizan los conflictos sociales. Y un video. Pero en realidad fue solamente una imagen dentro de un enorme dispositivo de exhibición multinacional del arte. Lo nuestro fue engullido por la Bienal.

Les quisieron comprar la obra...

Cuando terminó la muestra nos llegó un mail de alguien que quería comprarla. Dijimos que no, que lo que tenían que hacer con la obra era armar un paquete y tirarlo a los canales.

¿Y ensuciar el canal?

Y ensuciar los canales de Venecia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada