domingo, 11 de abril de 2010

UN SOL PARA LOS RICOS


Macri aumentó los subsidios para escuelas privadas. Mientras el presupuesto general educativo desciende,los colegios religiosos y de alto poder económico reciben cada vez más. La denuncia al INADI por sus declaraciones.



Por Tomás Eliaschev

La educación pública no es Pro. Y cada vez queda más claro. Por lo menos esto es lo que se deduce del contundente balance sobre la política educativa del gobierno porteño que realizaron los legisladores coordinados por Francisco “Tito” Nenna, del Encuentro Popular para la Victoria. “Hay un claro deterioro de la educación pública, así como en todas las políticas públicas que hacen a los derechos sociales. Se debilita lo público con medidas de corte privatizador. No sólo hay un descenso de la inversión en infraestructura sino que hay subejecución del presupuesto. Discriminan a los sectores más vulnerables de la población”, explicó el dirigente.

En el balance –al que tuvo acceso en exclusiva Veintitrés– se detalla críticamente el manejo del Ejecutivo porteño en un tema tan sensible como la educación. Algunos ejemplos:

- Para el 2008 se había asignado una inversión de 251,6 millones de pesos en materia de infraestructura escolar. Sólo fue ejecutado el 57,7%. Al año siguiente, asignaron menos: $ 199 millones, de los cuales ejecutaron 72,1%. Para este año, destinaron $ 159 millones.

- El crecimiento de las transferencias a las escuelas privadas es llamativo. En 2007, antes de que asumiera Macri, se habían asignado 604 millones de pesos. En 2008 el monto pasó a ser de 802 millones. Este año se asignaron 5 millones más. Y se incrementará un 15 por ciento, ya que se modifica de acuerdo con los aumentos salariales. O sea, alcanzaría a 928 millones. Entre los subsidiados se destacan escuelas confesionales y algunas a las que concurren alumnos provenientes de familias de alto poder adquisitivo, como por ejemplo el San Columba, el Colegio Guadalupe, el Instituto Summa, el Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús y el Martín Buber, instituciones que cobran aranceles que no bajan de los 500 pesos mensuales y llegan a superar los mil.

- Los subsidios a las escuelas privadas se concentraron en distritos ricos o de clase media y media alta, lo que incluye a barrios como Núñez, Belgrano y Palermo, en desmedro de lugares con poblaciones más pobres, como Villa Lugano, Barracas, La Boca y San Telmo.

- En la Dirección General de Infraestructura Escolar se duplicó la planta de autoridades y asesores al desdoblarse en dos direcciones generales, al tiempo que se redujo en más de un 60 por ciento el personal.

- El Plan Integral que comprende en cada etapa veinte escuelas, implica la licitación simultánea del proyecto, la obra y el mantenimiento. Esto genera mayor costo de obra e impide un adecuado control posterior de vicios ocultos, ya que la misma contratista que construye es la que tiene a su cargo el mantenimiento.

- Hay un vaciamiento presupuestario de programas, como el de Acción Comunitaria y Asistencia Alimentaria, lo que generó la disminución de la cantidad y calidad de las viandas escolares. También se redujo el presupuesto del programa de Educación Sexual, del Instituto Espacio para la Memoria y el de Investigación y Educación para la prevención, que depende de la Subsecretaría de Derechos Humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada